«No se debe juzgar a un campesino que mate a una especie protegida»

septiembre 04 de 2017

Tras la muerte de un oso de anteojos, una especie protegida en Chingaza, la directora del Instituto Humboldt criticó el facilismo de juzgar a los culpables sin conocer el porqué..

imagen

| Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humbolt, aboga por comprender a los campesinos que acaban matando a especies protegidas. | Por: Juan Carlos Sierra / Revista SEMANA


Por: Jaime Abozaglo
jgabozaglo

El Instituto Humboldt promueve, coordina y realiza investigaciones que contribuyen al conocimiento, la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad como un factor de desarrollo y bienestar de los colombianos. Para ello trabaja en red con múltiples organizaciones y su objetivo es incidir en la toma de decisiones y en las políticas públicas. 

En SEMANA RURAL hablamos con su directora, Brigitte Baptiste, sobre cómo actuar en el escenario de encontrarse con una especie protegida, como sucedió en el triste caso del oso de anteojos que fue muerto en junio pasado a manos de un campesino.

 

smiley | El oso andino, de aproximadamente 10 o 12 años de edad, fue encontrado muerto entre las veredas Quebrada Blanca y Chinia, del municipio de Fómeque, jurisdicción de Corpoguavio, muy cerca del Parque Nacional Natural Chingaza, ubicado en el departamento de Cundinamarca. | Foto: @CorpoGuavio


 ¿Cuáles son las especies animales protegidas en Colombia?  
 

Como tal no existe una lista de esas especies. Lo que sí es claro es que existen dos grupos: los depredadores como el puma, el jaguar, los cóndores, las águilas y las serpientes grandes; y otro grupo de pequeños animales que, aunque no hacen mucho daño, a la gente le da ira compartir el territorio y la producción con ellos. Allí entran aves que comen frutas, pequeños mamíferos, murciélagos e incluso insectos.
 

 ¿Por qué los matan? 
 

Muchos campesinos montan guardia para matar estos animales y esto se debe a malas prácticas en el manejo de las fincas o porque no tienen plata para los corrales. Es un tema cultural que involucra a personas que viven al borde de la pobreza, que carecen de conciencia ambiental porque nadie les ha explicado de qué se trata eso y que esos animales les generan una frustración grande.
 

 ¿Qué debe hacer un campesino si detecta la presencia de animales que puedan afectar su hábitat y economía? 
 

Informar a la Alcaldía, primera autoridad ambiental del municipio, y esta debe informarle a la corporación autónoma correspondiente. Normalmente esto fluye rápidamente y la corporación debe considerar si envía una persona o inicia un operativo.


 ¿Cómo debió actuar el campesino que mató al oso de anteojos en Chingaza? 


 Antes de juzgar es muy importante que explique por qué lo hizo. La sociedad en general lo está juzgando muy duro y lo trata de asesino, pero ignora que la perspectiva de esta persona puede ser totalmente opuesta, no cree que hizo ningún mal y le cuesta trabajo entender el porqué lo condenan. En cualquier caso, así sea por defender la economía o hasta la vida, hay que entenderlo. También se pude tratar de un acto cultural por obtener prestigio o un acto recreativo: la cacería sigue siendo un acto deportivo en muchas comunidades rurales colombianas. En Colombia, mucha gente no tiene acceso a suficiente información, ni tiene claro que matar a un animal amenazado es un delito.


 De acuerdo con su perspectiva, ¿cómo se debe castigar al culpable? 


El castigo ideal es que pase a formar parte de un grupo de conservación ambiental para proteger especies como la que mató por ignorancia. Que sea un guardián y un protector de los osos. Que se convierta en un aliado de la conservación mediante un mecanismo que le ayude a reconciliarse con la naturaleza. No debemos olvidar que muchos de los campesinos colombianos, además de vivir en la pobreza, solo les notifican la ley, pero no hay información para ellos ni mucho menos pedagogía positiva. Nunca se les debe aplicar la autoridad ciega.

 

Iván Valencia / REVISTA SEMANA


 ¿Hoy día qué hacen las entidades pertinentes para evitar que casos como la muerte del ojo de anteojos no se vuelva a presentar? 


Algunas corporaciones autónomas y ONG han realizado programas de divulgación y educación ambiental que en general no logran cumplir con su objetivo. Por tanto, deben evaluarlos mejor para así ajustarlos. Me parece que tales programas tienden a ser muy verticales y desconocen la historia y cultura de los campesinos. De ahí que se le ataque con un discurso facilista al campesino desde la comodidad de un sofá en Bogotá, Medellín o Cali sin entender que ellos no tienen conciencia ambiental. Eso es totalmente injusto.

 

 ¿Cuáles son las regiones más vulnerables para las especies protegidas? 

 

En cuanto a las águilas y los osos, las zonas de páramo y alta montaña. Los jaguares en el Magdalena Medio, parte de Antioquia, Orinoquia y Chocó.

 

 ¿El Estado está haciendo bien la tarea? 


No. Hay que repensar las estrategias de educación ambiental y divulgación de las normas mediante un ejercicio más constructivo y no de una simple autoridad asimétrica. No hay que ser duro con las personas más vulnerables, que son los campesinos. Lo mismo aplica para los cultivos ilícitos y la minería ilegal artesanal. La gente hace lo que puede para sobrevivir y tenemos que entender mejor las relaciones de la gente entre sus comunidades y el ecosistema para poder legislar de otra manera. 

 

 OTROS CASOS 
 

En Jambaló, Cauca, un puma fue muerto a manos de la comunidad por resultar peligroso para los estudiantes de una escuela rural. En Dagua, Valle del Cauca, un ocelote fue cazado y degollado por ser considerado un peligro para la comunidad. Así mismo, por redes sociales se conoció que varias panteras, manatíes, águilas y hasta un cóndor fueron sacrificados por diversos motivos.

 


Por: Jaime Abozaglo | Periodista SEMANA RURAL
 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.