Así se vive en Cerro Gordo un año después de la tragedia de Chapecoense

noviembre 08 de 2017

La escena del accidente aéreo más grave de los últimos años en Colombia se convirtió en un atractivo turístico del Oriente antioqueño. Son buenas y malas noticias .

imagen

| Entre semana llegan turistas en moto, carros particulares e incluso caminando desde la carretera principal por el acceso que hay a cinco minutos del casco urbano de La Unión. | Por: Sebastián Aguirre / SEMANA RURAL


Por: Sebastián Aguirre
aguirresebas

Un fogón improvisado con piedras, leña recién quemada que sirvió para cocinar, tal vez, un sancocho de gallina. Lonas verdes rasgadas que protegían cultivos de fresa y tomate de árbol. Un alambre de púas que de tanto subirlo y bajarlo para entrar al morro ya perdió su función… Así se ve Cerro Gordo (Antioquia) casi un año después del accidente aéreo del 28 de noviembre.

“Eso fueron los turistas, en su mayoría extranjeros”, dice Miguel Ramírez, jornalero y habitante de la región, quien agrega que brasileños y europeos comandan la lista. Antes era muy raro ver a algún forastero asomarse por vereda Pantalio, pero tras el desastre aéreo pasan y pasan turistas, algunos sin pedir permiso, hacia el ahora llamado "Cerro Chapecoense", cuyo cambio de nombre fue aprobado en el Concejo de La Unión a principios de año.
 

smiley | Accidente aéreo en el Cerro Gordo de La Unión, cerca a Medellín, en el  que viajaban 77 pasajeros la gran mayoría jugadores del equipo de fútbol Chapecoense. La tragedia dejó 71 muertos y seis heridos. Foto: Pablo Andrés Monsalve / SEMANA


El morro se convirtió en un destino que mezcla curiosidad y morbo. Decenas llegan para conocer el lugar exacto del accidente de esa noche lluviosa en el que murieron 71 personas y del que sobrevivieron solo seis. El vuelo que transportaba al Atlético Chapecoense, el equipo de fútbol que debía jugar dos días después la final de la Copa Suramericana ante Atlético Nacional, se convirtió en motivo de culto y peregrinaje. Cambiaron muchas cosas desde entonces, además del nombre del cerro. También la cotidianidad de su gente y hasta su forma de ser. “Por aquí poco se asomaban extraños”, recuerda Miguel, el papá de Johan Alexis, el recordado “Niño ángel” que ayudó a los rescatistas a encontrar el camino más expedito para retirar a los heridos de las profundidades del bosque.
 


 

smiley | Los pobladores de la zona ya están prevenidos y se sienten constantemente expuestos a situaciones como el robo en sus cultivos. FOTO: Sebastián Aguirre


Anteriormente, cuenta, la gente vivía tranquila, concentrada en sus cultivos de fresa, de flores, de legumbres, de tomate de árbol y arreando vacas. En sus labores del campo. Hoy el panorama es distinto. Entre semana llegan turistas en moto, carros particulares e incluso caminando desde la carretera principal por el acceso que hay a cinco minutos del casco urbano de La Unión, para luego tomar la ruta destapada que los lleva, en media o una hora y media, según si se llega en carro o a pie.

 

En el lugar del accidente aún permanecen restos de los homenajes que hace un año hicieron familiares, amigos y desconocidos.
FOTO: Sebastián Aguirre / SEMANA RURAL


 

Hoy los pobladores deben estar más pendientes de sus cosas, no solo los cultivos. Las puertas se cierran más que antes e incluso entre algunos de ellos hay recelos, pues mientras unos piden que se aproveche el auge del turismo para hacer algo, otros piden que los dejen en paz.

La misma carretera se ha visto afectada. Por ella solo pasaban los populares chiveros, una que otra camioneta, mulas, caballos y gente a pie. Ahora llegan buses, vans, motos y más motos. En días de lluvias el panorama empeora. Los rieles se pierden y la conducción se hace difícil.

Los fines de semana pueden llegar incluso buses contratados por empresas formales de turismo como Citravel, que ofrece planes de hasta 60 mil pesos con todo incluido: transporte, alimentación, guía y recorrido por el local acondicionado como Museo que resguarda sillas, zapatos, uniformes, y otros objetos no reclamados o de "memorabilia", que se recuperaron tras el desastre o fueron donados por las familias de los futbolistas y la Policía.

Los pobladores de la zona ya están prevenidos y se sienten constantemente expuestos a situaciones como el robo en sus cultivos. Las lonas que los protegían han sido semidestruidas para hacerse a frutos y legumbres.

Juan Carlos Vallejo, exalcalde de La Unión y líder de la Corporación Binacional La Unión-Chapecó, creada después del accidente y que está a cargo del Museo, dice que hay turismo “del bueno”, el que respeta el entorno, como el que realizan empresas formales, y el irresponsable, generalmente entre particulares, en el que no solo no se piden permisos sino que se les generan molestias a los campesinos.

El secretario de Desarrollo y Bienestar Social de La Unión, Jorge Eliécer Ruiz Alonso, explica que antes del accidente la municipalidad había diseñado un plan de turismo en el que no había acciones dirigidas al fomento de esta actividad en Cerro Gordo, pero que la tragedia los tomó por sorpresa y por ende aún no han establecido estrategias de control turístico.

Ruiz Alonso hace énfasis en que en la actualidad no disponen del suficiente pie de fuerza policial para garantizar la presencia de uniformados que cuiden y protejan el Cerro, del cual advierte, es propiedad privada y por ende la municipalidad no tiene cómo intervenir en él. 




En el cerro se encuentra la Estación de Policía de Cerro Gordo. Entre 8 y 10 uniformados se turnan la vigilancia cada día. De acuerdo con el reporte de la autoridad, el patrullaje en la zona es permanente, aunque no reportan denuncias de la comunidad.

Los habitantes y líderes cívicos le han propuesto a la administración que adquiera esos terrenos, tres en total, y haga una construcción que no solo les rinda homenaje a las víctimas, sino que sirva para atender el turismo creciente y por momentos desbordado que el accidente aéreo atrajo a la zona.


POR: Sebastián Aguirre Eastman
 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.