diciembre 22 de 2017

Víctimas del desarrollo

Por: Karolina Guerrero

Cinco billones de pesos anuales es una cifra significativa y más si vamos a hablar de desarrollo. Esa es la cifra que anualmente el puerto de Buenaventura aporta al país en impuestos, de los cuales, en inversión social, le son devueltos menos del 5 %.

Si bien es cierto que el desarrollo en su sentido más estricto se refiere al crecimiento, progreso, evolución y mejoría, lamentablemente en algunas regiones del país es generador de miseria y de conflicto, pues es un desarrollo meramente económico que deja de lado a la persona y se centra en el crecimiento económico de un sector —el portuario para el caso concreto— y unas pocas élites que no habitan el territorio, pero sí lo explotan para su beneficio.

Esto deja a los habitantes del mismo como simples espectadores del desarrollo, quienes deben conformarse con el reconocimiento de ser un territorio rico y estratégico que aporta al país más del 60 % de su economía, mientras su gente se muere en la miseria.

Cabe preguntarnos, entonces, ¿qué tipo de desarrollo merecen y quieren nuestras comunidades? Estas se encuentran apartadas, no son reconocidas y han sido marginadas del poder, por un centralismo que se piensa nuestro desarrollo, pero no conoce ni padece las consecuencias del mismo.

¿Es el desarrollo económico, así, a secas? o ¿es un desarrollo más humano, como el teorizado por el nobel de Economía Amartya Sen? Este último refiere a un proceso de expansión de las libertades reales de las que disfruta la persona y en el que entran en juego diferentes instituciones, como son los mercados y las organizaciones relacionadas con ellos, los Gobiernos y las autoridades locales, los partidos políticos y otras instituciones ciudadanas, los sistemas de educación y las oportunidades de diálogo y debate público, incluida la prensa.

En este enfoque, tienen un papel importante los valores sociales y las costumbres, las que influyen en las libertades de los individuos. Por eso, es nuestro deber reflexionar sobre el modelo de desarrollo impuesto y preguntarnos si queremos seguir siendo parte de ese desarrollo que nos vuelve víctimas del mismo. En gran medida, las desgracias de Buenaventura se deben a ese desarrollo portuario invasivo y acelerado que llegó hace más de 20 años y sumió en la miseria a un puerto no solo rico en cultura, minerales y fuentes hídricas, sino también en amor y en solidaridad.

Este desarrollo también nos impuso una guerra por la supervivencia. En Buenaventura se nos obligó a pescar para nuestro propio canasto, cuando antes lo hacíamos de manera colectiva. Se nos obligó a no ser solidarios, a no abrir la puerta, a desconfiar argumentando que eso es lo que garantiza nuestra vida.

¿Dejaremos todo esto atrás y vamos a empezar a construir ese desarrollo solidario que nos compromete a todos? Debemos rehusarnos y darle la espalda a un desarrollo que no se concerte con las comunidades, debemos decirle NO MÁS a un desarrollo que nos genera más conflictos que progreso integral.

 

KAROLINA GUERRERO OBREGÓN
Miembro del Comité Central del Paro Cívico de Buenaventura

Otra columna que puede interesarle:

 

Derechos Bioculturales en el Rio Atrato

 

Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.