enero 12 de 2018

Los jóvenes de Tawa por la paz

Por: Cristian Córdoba

Los sueños son posibles. Esa es la enseñanza que me traje para Quibdó del campamento de jóvenes en San Carlos y que rememoro cuando digo la palabra Tawa. Así se llamó la semana de actividades en este campamento, diseñada para fortalecer los principios y valores fundamentales de vida en los 65 jóvenes que llegaron de Quibdó, Bojayá, Apartadó, Turbo, Medellín y San Carlos, para participar de este encuentro.

La palabra Tawa la usaron allí para motivarnos a resistir y a persistir día a día en nuestros sueños y para trabajar por estos. Ahora que estoy aquí en mi tierra pienso luchar por ese tan esperado cambio que soñamos los jóvenes para nuestro Quibdó y contagiar a los niños y a los jóvenes de mi comunidad para encender el fuego.

Hace dos años inicié con un proyecto que llamé ‘Menos palabras y más hechos´, para resaltar lo que los jóvenes queremos expresar sobre lo que sentimos, sabemos y también podemos hacer frente a nuestras realidades. En Quibdó hay mucha violencia, discriminación y pocos espacios y oportunidades para desarrollar nuestro talento.

De ahí, que con este proyecto busqué llegar a instituciones, barrios, parques, para que cambiemos las mentalidades negativas y pasivas, y en lugar de esto creemos proyectos de vida alrededor de nuestro municipio. Les digo que no importa cuán talentoso sea uno: si no estudiamos, trabajamos duro y nos esforzamos por ser cada día mejores, no habrá diferencia.

Este proceso no ha sido nada fácil, pero asistir a esta semana de fortalecimiento, memoria y reconciliación, me motivó a aprender y a enseñar lo aprendido. Todo lo vivido en el campamento ha sido ganancia. Desde montar por primera vez en avión rumbo a Medellín, hasta el asombro de encontrarme en San Carlos con jóvenes como yo, de distintas etnias, de diferentes partes del país y cada uno con su historia, todos buscando generar un cambio y mejorar nuestro territorio.

Reímos, compartimos nuestras historias y hubo momentos de agradecimiento para con nosotros, por la labor que venimos haciendo en nuestros municipios. En Tawa aprendí y conocí lo que necesitaba para crecer, enfrentando actividades como los torrentes de aguas, ascender y descender por cascadas de más de 30 metros… Y a pesar de las dificultades y los miedos siempre escuché: “Cristian: eres grande, dale que sé que puedes llegar; no te rindas”. No fue fácil, pero lo conseguí. Uno ve que los cambios son posibles.

Tawa me enseñó que debo luchar por salir adelante. Lloré de alegría al despedirme y me devolví con la mentalidad de luchar por resolver las necesidades de nuestro entorno. Nos dirán quizá que estamos perdiendo el tiempo, pero recordaré cuando escalaba y escuchaba a quienes me decían: “Vamos Cristian, que eres capaz, vamos que lo lograrás”.

**Cristian es uno de los jóvenes que asistió al Campamento de Verano en San Carlos, que reunió a 65 adolescentes de regiones afectadas por el conflicto. Estos municipios necesitan de su vitalidad para salir adelante. **

 

 

CRISTIAN DAVID CÓRDOBA | 
Estudiante de la Institución Educativa Carrasquilla Industrial de Quibdó

 

Otra columna que puede interesarle

 

Tramsformando la realidad para que los hechos la superen

 

Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.