Carnaval de Pasto: hacer una carroza cueste lo que cueste

enero 13 de 2018

Contribuir a la tradición y cultura del país no es tarea fácil. Este fotógrafo narra y captura los retos de un hacedor del Carnaval de Blancos y Negros que fabrica una carroza..

Carnaval de Pasto: hacer una carroza cueste lo que cueste

| La familia Burbano ha estado unida en torno a los carnavales desde hace décadas, como muchas otras en la capital de Nariño | Por: Juan Zarama Perini


Por: Juan Zarama Perini


A la mente de Carlos Burbano, de 57 años, vienen recuerdos de cómo fue crecer con su familia en el barrio Santa Bárbara de Pasto, su ciudad natal. Recuerda las ansias con las que desde pequeño espera cada cinco de enero, el día de los negros, y el tiempo que pasaba jugando a la “caricia”’o “pintica" con sus amigos de infancia, casi un ritual que consiste en maquillar y ser maquillado. El objetivo del juego es interactuar y mimetizarse, dejar el color original de la piel y relacionarse con todos sin importar la raza. Carlos recuerda ese pasatiempo con mucho cariño, pero también con nostalgia. Su mirada decae cuando dice que muchas personas ya no saben de qué se trata el juego, o el cinco de enero, y ni siquiera el carnaval.

 

 

 

«Éramos niños. Yo tenía como 6 o 7 años, y todos estábamos ansiosos por el día de los negros, sobre todo en los barrios populares. Me acuerdo que salí con mis hermanos y vi un charco muy negro. La gente usualmente se untaba betún, pero yo vi ese líquido y metí las manos hasta untarme todo. Jugué feliz todo el día, hasta que llegué a mi casa y mis familiares estaban muy molestos. ¡Resultó que me había untado de aceite quemado! pero yo estaba feliz, me sentía parte de todos»

- Carlos Burbano, hacedor del
Carnaval de Blancos y Negros.

El Maestro Carlos Burbano en su taller. Enero 9 del 2018


 

La primera participación de Carlos en el Carnaval de Blancos y Negros fue en 1972, cuando tenía 11 años. José Armando, uno de sus cuatro hermanos, llevaba un par de años participando en comparsas, y fue él quien le mostró al menor de los Burbano lo fascinante que podría ser la cultura de su ciudad. Después de esa ocasión, Carlos se volvió parte de ese mundo.

En 1984, doce años más tarde, los cinco hermanos Burbano, con el respaldo y participación de sus amigos, lograron conformar su primera comparsa y, en 1992, la familia fabricó Sueños y Realidades, la primera de las 24 carrozas que han hecho hasta hoy.

 

Todos los Burbano están relacionados con el Carnaval, incluso la esposa e hijas de Carlos, ellas lo ayudan a coser disfraces, pintar y a construir las carrozas para preservar la tradición.

 


 

smiley - El maestro Carlos Burbano cuenta sentado en su cama, acompañado por su perros Zoe y Ringo, las batallas que los artesanos han luchado para poder sacar adelante el carnaval.


 

El carnaval ha evolucionado. Hoy los estándares son más altos y se nota en la calidad actual de las carrozas, coreografías, colectivos. En 2009, la UNESCO nombró la fiesta Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. 

 


«Este carnaval ya no es amigable con el medio ambiente. Antes las decoraciones de la carroza se hacian en barro, y se cubrian posteriormente con papel y engrudo, pero eso llevaba tiempo y era aún más caro. Hoy algunos de nosotros seguimos haciéndolas de esa manera, pero tenemos que usar mucho icopor, por cuestión de costos»

- Maestro Carlos Burbano


 

smiley  - El medio ambiente está siendo afectado por los materiales que se usan ahora para hacer las carrozas.




La calidad del Carnaval ahora es mejor y por eso los costos se disparan.

El maestro Burbano cuenta que Corpocarnaval de Pasto ofrece a los fabricantes de carrozas que pasan el proceso de acreditación, un Aporte a la Calidad de 19 millones de pesos, sin descontar impuestos. Para ser beneficiario de esa ayuda económica, los artesanos deben presentar su modelo en una maqueta, y de ser aprobada, se acreditan y reciben el dinero. Es un buen aporte, pero no es suficiente. 

 

«Una carroza promedio, no hecha para ganar, si no para participar, está por ahí en unos 30 millones de pesos. Otras llegan casi al triple, es  increíble. Todos los compañeros son artistas dedicados, y siempre queremos hacer lo mejor cueste lo que cueste»

- Andrés Barrera, fabricante de carrozas
en el Carnaval de Blancos y Negros

 


 

Según Corpocarnaval, un fabricante de carrozas tiene la posibilidad de participar en concursos para alcanzar un reconocimiento económico adicional de 33 millones de pesos. Pero el monto sigue sin hacerle justicia a lo que gastan los hacedores. Asumiendo que una carroza gane, no consigue ser rentable si su fabricación cuesta más de 50 millones, solo en costos de materiales y alquiler de transporte. La mano de obra y el tiempo invertido por cada artista termina sin valor económico.



«La situación es tan complicada que hace dos años, el compañero que hizo la carroza que ganó, no pudo volver a hacer carrozas por que no pudo recuperar la inversión. Los artistas no participamos en el carnaval por negocio, lo hacemos por amor, por un compromiso con nuestra cultura»

- Maestro Andrés Barrera

 

Con estas cuentas, surge la pregunta ¿Por qué los hacedores siguen participando? Carlos Burbano tiene una respuesta:

 


´´En este mundo globalizado, los lugares que van a sobrevivir, son esos que cuiden sus raíces y costumbres, son los que vivan su cultura. Hay que mantener la identidad, sobretodo cuando lo demás sea igualito. Imagínese si le quitamos a esto las carrozas, comparsas, colectivos, y todo lo que significa el Carnaval… Terminamos siendo una fiesta cómo cualquier otra´´ Dice el Maestro Carlos Burbano, cruzando sus manos robustas, marcadas por el trabajo artesanal, y seguidamente con voz tranquila procede a afirmar ´´Quizás un día todo lo que estamos haciendo tenga efecto.  Que las tradiciones no se pierdan, que el Carnaval vuelva a ser  amigable con el medio ambiente. Lo haremos paulatinamente, pero lograremos sostener nuestra fiesta, y que no se pierda por la inconsciencia de unos pocos´´.


 

 

«Desafortunadamente, la cultura en este país tiene que arañar de donde sea para salir adelante»

- Carlos Burbano

 

 

  ZOOM   EN LA VOZ DEL FOTÓGRAFO

 

- Mientras ves las fotos, escucha la historia de este reportaje gráfico en la voz de su autor Juan Zarama Perini -


 

Por:  JUAN ZARAMA PERINI

Soy un fotógrafo de 26 años, nacido en Pasto, Nariño.  Conocí la fotografía por un accidente en el 2015. Desde entonces, me enamoré de ella. Me dedico a la reportería gráfica y la fotografía documental freelance para diferentes medios.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario


Te puede interesar






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.