Tres grandes ideas colombianas para seguirles la pista

diciembre 08 de 2017

Educación, alimentación y cultura son los temas de estos proyectos, que fueron presentados en TEDx Bogotá 2017..

Tres grandes ideas colombianas para seguirles la pista

| Mirian Jiménez, una docente antioqueña del municipio de Uramita, trabaja para evitar que estudiantes de zonas rurales abandonen el colegio. | Por: César García / Semana Rural


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

Las grandes ideas deben ser compartidas para que tengan impacto. Este es el principio detrás del trabajo de Olga Bocarejo, Mirian Jiménez y David Hernández Salazar. Olga creó un banco que permite intercambiar residuos sólidos por alimentos, Mirian aplica un modelo en el que los estudiantes de zonas rurales se forman como bachilleres desde sus propias fincas y David trabaja en un proyecto de educación artística para niños de todo el país.

Los tres hacen parte de un grupo de diez conferencistas que se presentaron en TEDx Bogotá, un evento que busca dar a conocer ideas y proyectos que esperan cambiar el mundo. En SEMANA RURAL nos sentamos a hablar con ellos.

 

   smiley | Foto: TED.


 

Un banco que genera seguridad alimentaria con residuos sólidos.

Olga Bocarejo (Ramiriquí, Boyacá)

 

Foto: Colombia-inn.com.

 

Bancalimentos SAS es un emprendimiento que busca combatir tres situaciones que se dan en el campo colombiano: la incorrecta disposición de residuos, la exclusión financiera y la inseguridad alimentaria.

A través de este proyecto, las personas en zonas rurales dispersas pueden intercambiar residuos (orgánicos, sólidos y tela) por dinero para comprar alimentos, insumos agropecuarios, medicamentos esenciales, preservativos y productos de aseo.  Además, quienes pertenecen a Bancalimentos tienen acceso a servicios de asistencia social y técnica, un crédito alimentario y un seguro nutricional –que también se pagan con residuos–.

 

Foto: TED.

 

Bocarejo creó este emprendimiento luego de trabajar durante tres años en una finca de Boyacá. “Pude comprobar que para conseguir alimentos había que caminar bastante y que lo que se conseguía era caro”, afirma. Por eso, decidió organizar “una oferta integral de servicios más cerca y más justa”. Con su empresa, Olga busca mejorar el ingreso y la nutrición de las familias campesinas, y reducir el impacto ambiental en sus entornos.

En dos años Bancalimentos SAS ha impactado a 1.500 personas en cinco pueblos de Boyacá, que han reciclado 1.700.000 toneladas de basura para comprar alimentos. Hoy están concentrados en el municipio de Ramiriquí, en donde buscan que el modelo se consolide y así convertirlo en ejemplo a nivel nacional. 


 

Una educación campesina

con laboratorios vivientes.

Mirian Jímenez (Uramita, Antioquia)

 

Foto: César García / Semana Rural.

 

Más de la mitad de los estudiantes de zonas rurales del país abandonan el colegio antes de ingresar al bachillerato. Según el Ministerio de Educación Nacional, hay una fuga del 52 % una vez llegan a quinto de primaria.

Mirian Jiménez, una docente antioqueña del municipio de Uramita, trabaja para revertir esta situación. Hace 23 años creó la Corporación para la Investigación y Ecodesarrollo Regional (CIER), una institución en la que los estudiantes aprenden mientras realizan labores del campo.   

“En general, para los jóvenes campesinos no hay posibilidad de estudiar bachillerato en la vereda. Si quieren seguir estudiando, les toca irse para el pueblo. Esto es muy difícil, porque ellos tienen que aportar a la economía de sus familias”, explica Mirian. Por eso, cuenta que su modelo de educación les permite a los jóvenes avanzar hacia un título de secundaria sin dejar atrás la vida campesina.

 

Foto: TED.

 

Los estudiantes reciben guías con las que pueden estudiar de forma autónoma. Luego, se reúnen con otros jóvenes para compartir sus aprendizajes y después se encuentran con profesores itinerantes en espacios comunitarios. “Aprenden química abonando el cultivo de café; física diseñando las máquinas que se necesitan para tostar el café; matemática tabulando los datos del cultivo”, ejemplifica Mirian.

Hoy, al menos 1.200 estudiantes entre los 17 y 25 años aprenden a conservar las costumbres agrícolas de la región. La deserción escolar en la CIER no supera el 5 %. “Organizarnos nos ha permitido transformar proyectos de vida de nuestra comunidad. Cada vez que uno de estos bachilleres se gradúa, sabe qué hacer con su vida”, dice Mirian, quien espera que los modelos de educación rural en el país se flexibilicen y reconozcan el valor de los saberes del campo.


 

Utilizar el arte para democratizar los procesos de enseñanza.

David Hernández Salazar (Bogotá)

 

Foto: Politécnico Grancolombiano.

 

El ludófono es una caja acústica de resonancia con el que las personas pueden aprender las notas musicales a través de colores. El instrumento combina la percusión, los vientos y las cuerdas con el fin de que los niños identifiquen desde pequeños el área que más les llama la atención.

Este proyecto empezó siendo un instrumento que David creó con varios compañeros como proyecto de grado de su carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. “Se empezó a transformar porque empezamos a trabajar con unos programas de educación con Colsubsidio y nos dimos cuenta que necesitábamos brindar un nivel de atención más grande”.

 

Foto: TED.

 

Hoy el proyecto también incluye ludotecas, conciertos, conferencias y talleres de artes integradas para completar el proceso en el que los niños pueden tener un acercamiento inicial a las distintas disciplinas artísticas. Este año esperan establecer un centro de desarrollo en el corregimiento de Palomino, en La Guajira.

Para Hernández, la música tiene un efecto transformador en el desarrollo de los niños, ya que tiene un impacto en su sensibilidad, su aprendizaje y su lenguaje. Por eso, ve en este proyecto una vía para democratizar los procesos de enseñanza con proyectos enfocados en la enseñanza del arte.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.