Una banda sinfónica...sin recursos

septiembre 22 de 2017

Ibagué, la capital musical de Colombia se sume en un extraño silencio. La causa: un decreto de carácter nacional mandó a callar a los músicos que pasaron de ser funcionarios a contratistas. Ahora, lo que se escuchan son protestas.

imagen

| Más de un siglo de existencia tiene la Banda Sinfónica del Tolima. Hoy se extraña su música. | Por: Tutto Labrador


Por: Camila Torres
@M_CapriChos

La Corporación Banda Sinfónica Departamental del Tolima es, aparte de un bien cultural de la región, un retazo de la historia del departamento. Su nacimiento se remonta a 1889, cuando el entonces gobernador, general Manuel Casabianca, la puso a andar y a sonar, entre otras razones, con el fin de atender actividades propias de las fuerzas militares y los actos sociales más importantes. Treinta años después, en 1919, la banda se hizo oficial, adscrita a la guardia civil del Tolima, con el maestro Guillermo Quevedo como director.

Esos recuerdos de aquel pasado notable se refunden hoy, cuando lo más probable es encontrarse con la imagen de los músicos de la banda tocando, solo que a voz en cuello y en protesta, frente a la Gobernación del Tolima.

¿Qué piden? Sonar. “No es posible que, siendo Ibagué la capital musical de Colombia, sean tan pocas o casi nulas las oportunidades o vacantes laborales para nosotros y la falta de apoyo por parte de quienes tienen la responsabilidad de cuidar este patrimonio. Quien habla es el coelluno Diego Soto, saxofonista de la corporación desde hace cuatro años y también director de la banda sinfónica de Chaparral. Sus quejas tienen un claro destinatario, el director de cultura departamental, Carlos Leal.

Al igual que Soto, el director de la banda Reynaldo Murillo, como la mayoría de sus 33 músicos, dicen no entender “por qué él, siendo músico, no apoya la banda, las tradiciones ni la cultura, porque la falta de ayuda también afecta a otros sectores”. Las diferencias ya existentes entre las partes se agudizaron en el tradicional Festival Folclórico Nacional, cuando en el homenaje a Adriano Tribín Piedrahita o en las celebraciones del día del sombrero, de la lechona y del día del tamal, la banda fue la gran ausente.

 

Los músicos de la Banda Sinónica Departamental del Tolima  pasaron de ser funcionarios a contratistas. | Foto: Tutto Labrador.


Para el director de cultura departamental Carlos Leal, quienes lo señalan de ser el único responsable de esa situación parten de lecturas equivocadas de la realidad. 
 

Una de ellas, que la situación a la que ha llegado la banda no es por culpa del Gobierno local actual. En realidad, desde el 2001 no existe la figura de Banda Sinfónica Departamental del Tolima. Con la ley 550 hubo recorte de presupuesto y se eliminó como tal, para dar lugar a la figura de corporación, una entidad privada 


A partir de ese momento, explica Leal, sus integrantes dejaron de devengar salario y primas, para empezar a devengar como miembros de una entidad prestadora de servicios. En consecuencia, los músicos dependen del presupuesto del departamento. “El año pasado, por ejemplo, nosotros realizamos una contratación directa, mediante prestación de servicios por medio de un convenio interinstitucional, asignándoles alrededor de 200 millones de pesos, para realizar 30 conciertos en el año”.

Entre tanto, el maestro Murillo encabeza las manifestaciones que, gracias a su divulgación en medios de comunicación y redes sociales ya consiguió que la Gobernación del Tolima buscara una alternativa para lanzarle un salvavidas a la corporación sinfónica, mediante un convenio de 100 millones de pesos para cumplir con una serie de 18 conciertos, desde el mes de julio hasta finales de noviembre, a través del Conservatorio del Tolima.

Por otro lado, el actual alcalde, Guillermo Alfonso Jaramillo, quien tuvo que tomar en su momento la decisión de finiquitar la banda como entidad pública, ha propuesto que la corporación realice una serie de talleres didácticos para niños, aunque eso está por verse, según el maestro Murillo. “Estoy a la espera de que me agenden una reunión para concretar ese ofrecimiento”.


 

smiley

La Banda Sinfónica fue creada en 1889. | Foto: Archivo Revista IMA


Por ahora, dicen desde la Gobernación, luego de asegurar que la ausencia de contratos este primer semestre se debe al decreto 092 del 23 de enero de 2017 (donde se reglamenta la contratación con entidades privadas sin ánimo de lucro), se ha buscado ayudar a la banda brindándole las instalaciones del teatro Tolima y entregándoles en comodato la mayoría de los instrumentos. “Es por eso que a mí y al gobernador nos sorprenden este tipo de protestas y exigencias”.

Mientras los ánimos se tranquilizan y las notas vuelven a los pentagramas, la Corporación Banda Sinfónica Departamental del Tolima espera poder presentarse a la convocatoria con el Ministerio de Cultura, para conseguir más recursos económicos y no dejar morir este importante ícono cultural musical, para cumplir ese sueño que nació dos siglos atrás y que no quieren callar.
 

¿En qué consiste el decreto 092?

Las entidades deben demostrar idoneidad y la contrapartida económica de entre el 30 y 70 por ciento del costo del proyecto. Además de esto, los obliga a competir con cualquier entidad a nivel departamental y nacional que se encuentre en capacidad de brindar dichos servicios mediante convocatoria pública, donde gana el que cuente con la idoneidad y cobre menos por el servicio.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.