enero 06 de 2021

A reciclar agua

Por: Daniel Werner

El agua es uno de los recursos naturales más importantes. Muchas regiones del mundo están experimentando crecientes problemas de déficits hídricos debido al aumento de la población, el calentamiento global y el cambio climático. Estos fenómenos son los principales generadores de estancamiento o déficit en las reservas de agua, transformando al recurso en un artículo costoso que conlleva graves efectos económicos, sociales e incluso políticos.


Casos de extrema escasez obligan a derivar el agua de los agricultores hacia las ciudades. ¿Cómo podemos enfrentarnos a esta problemática y cuáles son los caminos a seguir? Los expertos señalan tres opciones que en realidad deberán aplicarse en forma individual o conjunta acorde con las necesidades específicas de cada región: ahorro de agua por intermedio de tecnologias de riego eficientes, reciclaje y desalinización.


La cantidad de agua promedio que un hombre o mujer utiliza se calcula entre 200 a 400 litros diarios. ¡75,000 litros promedio al año! El 30 % del agua es usada en el inodoro; 40% en la ducha, lavamanos y similares; 14% en el lavado de ropa; 6% en el lavado de vajilla; 5% en jardinería y otro 5% para cocinar y beber. De estas cantidades, prácticamente la mitad son lo que comúnmente se conoce como aguas grises y un porcentaje menor son aguas negras, ambas perfectamente reciclables mediante diferentes procesos. 


El uso en agricultura de agua reciclada es una opción que se está adoptando cada vez más en regiones con escasez de agua, poblaciones urbanas crecientes y con una mayor demanda de agua de riego. Esto significa diferentes niveles de eliminación de agentes patógenos, tipos de minerales, etc.


En estas circunstancias, el uso de agua regenerada en agricultura permite conservar agua dulce para un fin de mayor valor económico y social y, al mismo tiempo, los agricultores reciben un suministro de agua fiable y rico en nutrientes. Este intercambio también acarrea posibles beneficios ambientales, al permitir que las plantas asimilen los nutrientes de las aguas residuales y reducir así la contaminación de otras fuentes de agua.


Los últimos años se caracterizaron por un continuo desarrollo de sistemas de reciclaje que son capaces de transformar el agua que usamos en los inodoros, llevando las aguas negras a un alto grado de purificación. Sin embargo, el uso de estas aguas tiene en mayor barrera en la opinión pública, pues muchas personas evitan el uso de agua que proviene de aguas residuales incluso cuando innumerables pruebas muestran que es completamente segura para su uso.


Se ha demostrado que el cambio en la opinión publica deberá basarse en programas de educación que puedan explicar en detalle el proceso durante cada etapa, pues solo convenciendo a la población esta accederá a ahorrar agua y activar sistemas que reciclen las aguas residuales. Esta es una condición para alcanzar la sustentabilidad de la agricultura y ofrece además un “triple dividendo” para los usuarios urbanos, los agricultores y el medio ambiente.
 


Daniel Werner es el director de Proyectos y Misiones Especiales de desarrollo rural en programas de cooperación internacional de Israel en América Latina, Asia y África.


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.