Minuto a minuto | Así avanza el paro en las zonas rurales

mayo 05 de 2021

Semana Rural registra los pormenores de la jornada y le cuenta cómo y dónde comprar los alimentos represados a los cultivadores de varias regiones del país.

Minuto a minuto | Así avanza el paro en las zonas rurales

| | Por: ©Cristiam Cubillos


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

Los bloqueos en las carreteras del país están afectando a los agricultores del país. Hoy hay más de 750 mil toneladas de alimentos represadas, 30 millones de aves y 1.300.000 cerdos en riesgo de morir de inanición por falta de alimento. Muchos productores han recurrido a las redes sociales y otros canales para tratar de vender sus productos. SEMANA RURAL registra las principales noticias del Paro en las regiones y le cuenta cómo ayudar a los productores.
 

“Un buen queso los llena de energía para seguir en resistencia”

 

Ante las noticias y las peticiones de ayuda en redes sociales, Jose Alexander Monroy decidió salir y apoyar a los habitantes de Zipaquirá. Siempre quiero ayudar a las personas y sentí mucha impotencia con lo que estaba pasando —cuenta—. Más allá de lo financiero me interesa colaborarle a los demás”. Alexander es gerente de Lácteos El Musa, una pequeña empresa que produce y comercializa quesillos y quesos pera. Debido al Paro Nacional y las restricciones de movilidad, se quedó en Zipaquirá para ofrecer sus productos a quienes marchan o necesitan algo de comer, pues siempre lleva quesitos extra para entregar. Los ciudadanos pueden reconocerlo por su uniforme y su mochila verde. Quienes quieran comprar, pueden escribir en WhatsApp al 3045994918, o en Instagram a Lácteos El Musa.
 

 

El regreso del glifosato

 

En la cordillera nariñense, especialmente en Leiva y Rosario, los campesinos marchan temerosos frente a la amenaza de que vuelvan los aviones y rocíen con glifosato sus tierras. “Tenemos miedo. El glifosato llega y daña todo, no se salva ningún cultivo”, explica Myriam Ceballos, coordinadora de la Corporación para el Desarrollo Sostenible de la Fosa del Patía (Corfopatía) y productora de limón tahití.

 

En esta región, por el Paro Nacional, todas las vías están cerradas, incluyendo la Panamericana, que los conecta con el norte del país y la vía a Pasto, que los conecta con el sur. Hay escasez de alimentos, gasolina y hasta papel higiénico. Para Miriam, mientras la crisis de los limoneros crece de manera constante, el panorama se complica, su esperanza es que en el país exista un diálogo. El reclamo es justo, necesario, pero para que el malestar social baje tiene que haber un cambio real —dice Myriam—. Tiene que parar la corrupción, el río de sangre y el olvido. Tenemos que pensarnos otro país desde la base”.

 

smiley

Varios prodcutores de limón en esta zona de nariño recurrieron a este cultivo como método de sustitución de cultivos de coca. Por eso conocen bien del glifosato y lo que puede causar en los cultivos. 

©Corfopatia

 

“Tenemos acumulados todos los tomates porque la vía está cerrada”

 

Varios productores en Choachí (Cundinamarca) han perdido sus cultivos de tomates, ahuyamin, cebollas y pimentón a consta de los bloqueos generados por el Paro Nacional. Como le contó Weimar  Amorteguí, productor de tomate, a Semana Rural: “Ha sido muy complicado, los productos que tenemos que sacar, pero los pocos que llegan a las centrales de abastos se demoran el doble por los bloqueos y la otra mitad la perdemos”. Esta situación es la que viven varios agricultores en este municipio, que desesperados, han tratado de vender sus productos a los supermercados locales, por muy poco dinero. Por el paro también han subido los precios en mercadería, hoy no tenemos los mismos ingresos y la comida cuesta el doble”, denuncia este productor. 

 

smiley

Weimar ha perdido casi toda su cosecha. En la foto se puede ver todo su tomate y ahuyamín represeado por el cierre de las vías.

Cedida por Weimar Amorteguí

 

Papa, arveja y resistencia

 

Para Nelson Niño, cultivador de papa y arveja en la Vereda Pijaos en Cucaita, (Boyacá), a pesar de perder algunos de sus productos, el Paro Nacional lo representa a él y a miles de colombianos. Estamos de acuerdo con que las personas le exijan al Gobierno. No queremos que nos regalen nada, queremos las garantías para trabajar —dice—. A pesar de lo que está ocasionando el paro, como los bloqueos, los estamos apoyando. Están resistiendo para que nosotros podamos tener mejores condiciones”. A costa de los cierres en la vía que separa Tunja de Bogotá, este productor ha tenido que vender una carga de arvejas, que antes comercializaba por 300.000 pesos, en 80.000. Según cuenta, pierde casi el 80 por ciento de lo que cultiva. Su llamado, como le expresó a Semana Rural, es que los bloqueos al menos permitan a los agricultores movilizar sus productos.

 

smiley

Cerca de 150 buleto de arveja se han perdido en la región.

Cedido por Nelson Niño

 

Los productores se resisten al olvido


A pesar de las advertencias de su mamá, Quillian Rugeles marchó en Neiva y exhibió una pancarta que decía: “Salgo por mi familia, por los campesinos, por mis paisanos”. Quillian es de la vereda Santa Ana, ubicada en el municipio de Colombia. Ella, su familia y otros productores de la vereda Santa Ana cultivan yuca, granadilla y plátano; aunque su producto insignia es el frijol. Más allá del Paro Nacional, los campesinos de la región afrontan dificultades de carácter estructural. En el municipio hay más trochas que carreteras en buen estado, no hay auxilios económicos para los productores y las largas distancias o el cauce de los ríos les impiden salir. La labor del campesino es supremamente importante y muy desagradecida —dice—. Cuando no son las lluvias, el sol o algún factor climático, son la indiferencia o las políticas del gobierno. A través de las redes sociales, Quillian pide ayudas para los productores de la región y comenta que, si alguien está interesado en comprar frijol, puede llamarla al 3102995584.

 

“Hasta las trochas están cerradas. Hoy no podemos trabajar”: productores de fresa

 

En la sabana de Bogotá, cientos de cultivadores de fresa están perdiendo sus cosechas. Con las fruta aún colgando de la mata, la lluvia y con varios días sin poder ir a sus cultivos, el miedo a perder todo el producto es latente. Para Jhon Betancour ir a trabajar ha sido imposible. Todas las vías de acceso que conectan Gachancipá (Cundinamarca) con Briceño, hasta las trochas están cerradas. Algunas motos habían podido pasar, pero mientras el Paro Nacional toma más fuerza, más personas han salido a las calles y los bloqueos se incrementan. En el cultivo de fresas, donde estoy solo, trabajamos tres personas. Nosotros vivimos del diario”, cuenta. A pesar de la situación, Jhon apoya las manifestaciones, pero les pide a quienes hacen los bloqueos que los dejen al menos salvar sus cosechas. Estoy de acuerdo con el paro, la lucha es justa: lo que no puede pasar es que no dejen pasar a las personas a trabajar, bloqueen, formen trancón, visibilicen lo que pasa, pero tenemos que ir a trabajar, a conseguir el sustento para nuestras familias”.

 

smiley

Los bloqueos en Gachancipá llegan hasta las trochas. En la imagen se ve a marios manifestantes, quienes con la quema de llantas y troncos evitan el paso de las personas.

Cedida por Jhon Betacour

 

En Fusagasugá, los mercados de Isabel están a punto de perderse

 

“Hoy es un día angustiante, como un poquito gris”, dice Isabel Acero, quien hace 9 años dejó el ajetreo de la ciudad para vivir en Fusagasugá. “Aquí aprendimos a cultivar la tierra, a comer comida sana, a criar animalitos”, dice Isabel Acero. Ella es la abanderada de un proyecto familiar agroecológico del que participan varios agricultores que le apuestan a liderar una gran ecodespensa de productos de primera calidad. Isabel pasa por las fincas y concerta un precio con los productores para evitar intermediarios. La noche del 4 de mayo, Isabel envió con su hija y su yerno 22 mercados a Bogotá, además de tres pedidos de supermercados. Pero cuando llegaron al parque central de Soacha tuvieron que devolverse, pues amenazaron con quemar el carro si seguían adelante. Esta noche, hacia las dos de la mañana, lo intentarán de nuevo. De no lograrlo, los mercados se perderán, pues productos como el brócoli y el cilantro no aguantan más días. 

 

Yo no he podido dormir de pensar en que es la primera vez que les incumplo  a mis clientes”, dice Isabel. Si quiere comprar la mejor comida del campo, alimentos limpios, sanos y justos, puede contactar a @miecodespensa en Instagram, y a Isabel y Erika, su hija, en los siguientes teléfonos: 314 3068837 y 311 5350639.

 

smiley

Cedida por Isabel Acero

 

Gran Lechetón en Paipa

Para mitigar las pérdidas causadas por los bloqueos en las carreteras, la Secretaría de Agricultura de Paipa convocó a #LaGranLechetón. Este 5 de mayo, los lecheros  de la región pueden acudir a la concha acústica y la plaza de mercado para vender al público sus productos. En los mismos lugares se podrán hacer trueques de alimentos no perecederos. Hasta el mediodía, los 16 productores que participaron en la actividad habían vendido 2.608 Litros de leche,30 Quesos y 7 Cuajadas.

 

smiley

© Cortesía

 

Criollitas para los bloqueos

 

“Anoche quemaron el peaje de Casablanca, estamos encerrados y no podemos vender. Apoyamos el paro, pero estamos perdiendo todo”, dice Igor Fallad Rincón. En su municipio, Nemocón, cientos de productores dependen del cultivo de papa para su sustento. Por los bloqueos en su vereda, Cerro Verde, y en todas las trochas y carreteras de la zona, no ha podido vender su producto. “Pocas personas nos compran y los intermediarios nos están pagando precios muy bajos”, agrega. El bulto de papa criolla, que solía venderse entre 150.000 y 120.000 pesos, bajó a 70.000 pesos. Por eso, como un apoyo al paro y en búsqueda de conseguir vender, este productor está comercializando sus productos sin intermediarios. Si quiere comprar lo puede hacer en los siguientes números: 3204565721-3124807451

 

smiley

Cientos de kilos de papa se están perdiendo por los cierres a nivel nacional.

Cedida por Igor Fallad Rincón

 

Productos en moto para sortear los cierres 

 

Productores campesinos de Subachoque (Cundinamarca) denuncian varios bloqueos para ingresar a la ciudad de Bogotá. Marcela Zambrano, cabeza del mercado campesino en línea Becampo, denuncia que la situación para los campesinos es crítica. Según cuenta, muchos camiones fueron pinchados y los alimentos se están dañando. A pesar de los bloqueos, Becampo sigue trabajando gracias a sus domiciliarios en moto, que han sorteado los bloqueos para entrar algo de comida a la ciudad.Hemos logrado entrar comida en moto por la calle 13, por la 80, por Guaymaral y hasta por trochas para que no se pierda toda la comida”. Durante las manifestaciones, los pedidos se han triplicado, y la escasez se empieza a sentir.  Si quiere hacer su pedido, lo puede hacer haciendo clic en el siguiente enlace: Becampo.

 

smiley

Mercado Becampo nació en plena pandemia para apoyar a los productores de fresa, papa y hortalizas de la Sabana de Bogotá. 

©Becampo

 

Lechetón en Duitama 

 

En el municipio de Duitama (Boyacá), la finca Las Margaritas convocó a una Lechetón para vender miles de litros de leches de productores de la zona, que están represados por los bloqueos en las carreteras. Hasta las 3:30 de la tarde, quienes quieran comprar leche a buen precio y ayudar a los productores pueden acercarse a la calle 3 # 9 esquina (Frente a Districarnes Miguel). Los lecheros de la zona envían el siguiente mensaje: “solicitamos urgentemente que permitan el paso de camiones de leche de Duitama a Zipaquirá, de Ubaté hacia Bogotá. Y en todas las regiones del país”.

 

Mesas de concertación en Ubaté

 

En el municipio de Ubaté (Cundinamarca), el primer productor de leche del país, la alcaldía adelanta mesas de concertación para abrir la posibilidad de transportar la leche. Según el alcalde del municipio, Jaime Torres, mientras tanto nos ha tocado ayudar con el banco de alimentos para repartir la leche y no botarla. Ayer 4 de mayor entregamos 20 mil litros y hoy seguimos con la actividad”.

 

Desabastecimiento de carne en Anolaima

 

Henry Sánchez, productor de carne en el municipio, asegura que la falta de alimentos inició hace una semana. Los expendedores de Anolaima salieron el pasado viernes camino a Facatativá con los semovientes que sacrificaron, pero la falta de cadena de frío dañó la producción. Según los cálculos de la Gobernación de Anolaima, la pérdida económica alcanza los 15 millones de pesos. “Anolaima tiene un matadero pero faltan cosas mínimas para abrirlo. La Alcaldía lleva más de un año haciendo la gestión para instalar las neveras”, cuenta. Esta problemática ha incrementado los precios de compra y transporte de reses al doble de su precio original: la arroba de carne cuesta $140.000 y un ternero, $2’000.000. De acuerdo con Henry, Cachipay es otro municipio afectado por el desabastecimiento de carne. 

 

smiley

© Archivo SEMANA

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.