Así entrenan atletismo en la cuna de Caterine Ibargüen

julio 13 de 2018

El equipo en el que se formó la atleta olímpica es el histórico campeón de Antioquia, actualmente entrena en precarias condiciones. Esperan que les cumplan con la inauguración de su propio estadio apropiado para practicar este deporte. .

Así entrenan atletismo en la cuna de Caterine Ibargüen

| | Por: Alejandra Machado


Por: Alejandra Machado
alejalthamar

“Si yo arranco mal pierdo un segundo de la carrera y si la carrera demora nueve segundos, he perdido buena parte de la carrera. Tendría que ser Usain Bolt para ganar”, le explica Sergio Hernández a un grupo de 50 niños y jóvenes que practican atletismo.

Entrenan en la cancha del Estadio Santiago Santacruz Rambay de Apartadó, donde también practican varios equipos de fútbol, rugby y patinaje; a veces, todos al tiempo. “Tratamos de entrenar en las horas menos concurridas. Los de patinaje entrenan por arriba y nosotros por debajo, tratamos de no estorbar para que cada quien pueda hacer su trabajo”, dice Sergio.

 

 

En total son unos 200 atletas de todas las edades, que practican en distintos horarios del día. En este estadio se han formado alrededor de 150 atletas que hoy tienen el título de campeones nacionales y también la actual campeona mundial en salto triple, Caterine Ibargüen.

Pese a las precarias condiciones en las que practican los deportistas, Apartadó tiene el 25% de todos los récords nacionales en atletismo, desde las categorías infantiles hasta las mayores.
 


 LA RUTINA 

Una rutina de entrenamiento para atletismo inicia siempre con el calentamiento, los deportistas corren 800 metros o hasta 3 kilómetros, dependiendo del atleta, para calentar los músculos. Este equipo lo hace en una pista de asfalto, dura, en la que al mismo tiempo hay patinadores dando vueltas en la cancha sobre ruedas.

Después de calentar practican desarrollo de la velocidad, se dice que los primeros 40 o 60 metros son la clave para esto. “Hoy vamos a hacer carreras de 40, 30 y 20 metros y luego terminamos con la vuelta a la calma, trotando dos vueltas en la grama, haciendo estiramiento y recuperación”, explica Sergio.

Esos primeros segundos de una carrera significan el triunfo o la derrota para atletas como María Alejandra Murillo, a quienes sus profesores de atletismo han catalogado como la próxima Caterine Ibargüen de la velocidad en los 80 y 150 metros.

 

 

Con apenas 13 años ya tiene lo que parece ser una carrera prometedora, en 2017 ocupó el cuarto lugar en los Juegos Sudamericanos realizados en Cochabamba (Bolivia). Para ese viaje el Imder de Apartadó le dio un subsidio de 200 mil pesos. Cuando le preguntan para qué le alcanzó ese dinero sonríe y dice: “Para nada, mi mamá me ayudó con la plata para poder viajar”.

 

Esta promesa del atletismo también ostenta los títulos de campeona departamental en 200 y 4x100 metros, campeona regional en los 100, 200, 400 y 4x100 metros, campeona departamental de los juego intercolegiados, campeona zonal del Eje Cafetero y el Pacífico de los juegos intercolegiados y subcampeona nacional de Supérate Intercolegiados.

 

***

«Me propuse ser una atleta profesional y seguir representando a Colombia, sueño con llegar a unos Olímpicos»

***

 

En medio de la clase, y a manera de ilustración, el profesor Sergio llama a María Alejandra y a Elizabeth -una de las atletas que tiene menos experiencia- a la línea de partida. Les dice que van a competir, que Elizabeth comenzará a correr cuando suene el silbato y que María Alejandra lo hará cuando él le dé una palmada en la espalda.

Primero suena el silbato, uno o dos segundos después María Alejandra recibe la señal. Pero ni con todos sus títulos pudo alcanzar a Elizabeth, el profe logró probar su teoría: el arranque lo es todo en la modalidad de velocidad. 

 


 CATERINE Y OTRAS GLORIAS DEL ATLETISMO EN APARTADÓ 

La historia del atletismo de Apartadó comenzó en 1993, cuatro años antes de que Caterine Ibargüen comenzara a formar parte de ella. Wilder Zapata, actual coordinador deportivo del Imder Apartadó, fue quien estuvo detrás del telón orquestando las glorias de los atletas.

 

Tiene 22 años de experiencia en entretenimiento de atletas, es entrenador certificado por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) y fue quien descubrió el talento de la campeona nacional en salto triple, de hecho, fue él quien la puso a competir en esa modalidad cuando ella practicaba velocidad, salto alto y salto largo.

Primero lo primero. El inicio de la racha ganadora del atletismo de Apartadó tuvo sede en Arboletes, en los juegos regionales de 1993. Ese año ganaron cerca de 10 medallas de oro, sobrepasando los logros del municipio de Turbo, que hasta entonces era el más veterano y exitoso en el mundo del atletismo urabaense. Después, pero ese mismo año, en Támesis, en el suroeste de Antioquia, ganaron otras tres medallas de oro y seis de plata, además, sentaron el precedente para la historia que comenzaría a escribir el atletismo de Apartadó.   

  

En 1994, ese mismo grupo de atletas ganó por primera vez unos juegos departamentales de Segovia, nordeste de Antioquia, logró conseguir 14 de las 15 medallas de oro que hicieron a Apartadó el absoluto ganador. Luego de eso el éxito fue consistente: campeones en 1994, 1995, 1997, 1998, 2001, 2002 y 2003. Hace tres años ganaron por última vez y el año pasado quedaron de segundos a nivel departamental.

A Caterine Ibargüen la descubrieron en 1997, tenía 12 años y estudiaba en el Colegio San Francisco de Asís, de Apartadó. “Desde los primeros test que hicimos ella me deslumbró en la carrera de 60 metros, porque le ganó a las de grado décimo y once, era la más pequeña y el mejor tiempo fue el de ella”, recuerda Wilder.

 


  LOS PRIMEROS PASOS DE LA LEYENDA DEPORTIVA 

Esa misma semana comenzó a entrenar y a competir. Un sábado la citaron a competencia en velocidad y salto largo, en este último sacó una marca de 5,25, bastante alta y difícil de conseguir para una niña recién llegada al mundo del atletismo. Es más, para cualquier niña de su edad o hasta de 17 años.
 

A Wilder se le eriza la piel cuando recuerda la primera vez que Caterine compitió en salto triple, hizo cinco récords nacionales en un solo día. Fue el 2011 en Medellín y nadie sabía que era capaz de competir en esa modalidad, pero su profesor sí y la inscribió en salto alto, largo y triple, modalidades que, según Wilder, dominaba a la perfección desde entonces.

En su primer salto tripe se pasó de la medida de la tabla de salto este no fue válido. “Le di las indicaciones de lo que tenía que hacer y arrancó la segunda carrera”, dice Wilder.

En ese salto Caterine hizo su primer récord nacional. Llamaron al juez árbitro, quien midió el salto, luego cambió de cinta, volvió a medir, confirmó el récord y se fue del lugar porque era poco probable que ella volviera a hacer una marca igual o mayor que esa.  

 

Tercer salto y Caterine volvió a hacer récord nacional, tumbando la marca que ella misma había hecho minutos atrás. Pidieron al juez que regresara, este midió, cambió de metro, confirmó el record y se volvió a ir.


Cuarto salto y otra vez un nuevo récord. El juez midió, cambió la cinta, confirmó el récord y decidió quedarse en el lugar al ver que la fiesta de Caterine iba para largo. Ella no lo hizo quedar en vano, en su quinto y sexto salto también volvió a tumbar su propia marca y a hacer récord nacional.  

 


“Yo la entregué [a la cubana Regla Sandrino] con 11 récords nacionales, un récord a nivel internacional y todas las marcas nacionales de salto alto y salto triple: menor, juvenil y mayores. Un récord Bolivariano y el 98.7% de la marca mínima para los Juegos Olímpicos del 2004 en Atenas. Le faltaba poco cuando la entregué. Pero en noviembre de 2003, en Venezuela, hizo la marca que necesitaba para ir a los esos Olímpicos” 

Wilder.


 EL NUEVO ESTADIO 

Con el éxito que estaba tomando la carrera de Caterine ibargüen y viendo que para esa misma época Apartadó era el municipio que más deportistas le había puesto a Colombia en campeonatos mundiales, en la categoría menor y juvenil en atletismo, Wilder comenzó a inquietarse por la necesidad de tener un estadio para los atletas.  

“Gonzalo Giraldo, el alcalde anterior, aprovechó ese auge y pidió un escenario grande. Yo le propuse a él que hiciera un estadio completo que fuera exclusivo de atletismo. Fueron dos o tres años de estudio, lo aprobaron y comenzó el proyecto. Esta administración pública continuó y hoy estamos a punto de que nos lo entreguen”, explica Wilder.


El sueño de este profesor es que Urabá sea la sede de los Juegos Nacionales de Atletismo, pues dice que eso significaría más inversión en infraestructura y la posibilidad de que esta región sea reconocida como un “polo de desarrollo deportivo”.  

 

Se calculaba que la construcción del Estadio Caterine Ibargüen, que mide 150 metros de largo por 130 de ancho, terminara en el pasado mes de junio pero su inauguración no ha sido posible. "La obra tiene un retraso de un mes, quizá la entreguen el próximo mes. Lo que le hace falta es muy poquito: poner la cubierta a las gradas, el pasamanos externo de la pista, terminar una parte en la recta de los 100 metros y enmarcar la pista. Además de hacer los carriles, con  líneas blancas", asegura Wilder Zapata, director deportivo del Imder Apartadó.

 

Este es el terreno destinado para la construcción del Estadio Caterine Ibargüen / FOTO: Cortesía Alcaldía de Apartadó

 

Después de una inversión cercana a los 10 mil millones de pesos, los deportistas podrán contar con una pista de 400 metros con 8 carriles, gradas, camerinos y todos los escenarios especiales para practicar las modalidades de este deporte. Está ubicado en el corazón del barrio Obrero, la comuna dos de Apartadó, lugar del que han salido los mejores atletas del municipio, incluida la campeona olímpica.   

 

Colombia reconoce que Urabá es un polo de desarrollo deportivo y ya nos han comenzado a devolver cosas, pero todavía nos hace falta infraestructura y conocimiento, cuestiona Wilder, al tiempo que pide que él y otros entrenadores sean capacitados.

 

En los últimos Juegos Olímpicos participaron 16 deportistas de Urabá, formados desde cero por los entrenadores de la zona, quienes aseguran que los trabajos de base son los más importantes para un deportista de alto nivel.

 

 


 TEXTO Y FOTOS:  Alejandra Machado

 

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos



DeporteOportunidades

¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.