Así es el primer colegio rural bilingüe en inglés del país

octubre 30 de 2020

Se trata de la Institución Educativa Rural Bilingüe Domingo Savio, en Rionegro (Antioquia). ¿Cómo fue que un colegio con problemas de drogas y bajo rendimiento escaló a los primeros lugares? Esta es la historia. .

Así es el primer colegio rural bilingüe en inglés del país

| En el país hay otro colegio rural bilingüe en el Putumayo , pero este tiene certificación bilingüe en una lengua nativa y no en inglés. | Por: Cortesía Alcaldía de de Rionegro


Por: Natalia Prieto C
@NataliaPC_

Fernando Frasser va de aula en aula con sus compañeras inseparables. Aunque es el rector, la máxima autoridad, los niños no se asustan cuando lo ven llegar a sus salones. Por el contrario, esperan su visita. Saludar a las dos perritas que lo acompañan, Covi y Luna, emociona a más de un estudiante de la Institución Educativa Rural Bilingüe Domingo Savio. En la vereda Guayabito, en el corredor de Llanogrande, ya no se escuchan rumores de venta de drogas o problemas juveniles, ahora hablan sobre Covi, Luna y el rector que les cambió la vida… todo en inglés.

 

Frasser no la ha tenido fácil. En 2014, cuando llegó a Rionegro, recibió una institución en una situación difícil. Con una capacidad para 600 estudiantes, solo tenía matriculados 300 y las cifras continuaban bajando. En el ICFES tenían clasificación “C”, la penúltima en su rango. “Había una situación social realmente muy fuerte, problemas no solo de drogas y de convivencia, sino espirituales, una tristeza infinita por la poca inversión y el poco reconocimiento que tenía la institución -cuenta el rector- muchos miembros de la comunidad no querían tener sus hijos acá”. El grupo de docentes era muy reducido. Había profesores que enseñaban hasta cuatro asignaturas.

 

Desde aquel miércoles de ceniza en que llegó, los cambios empezaron. Modificó el sistema de evaluación, el manual de convivencia, diseñó un nuevo uniforme, inauguró la jornada única e instauró un nuevo modelo pedagógico. A algunos les incomodó su pasión por la transformación del territorio a través de la enseñanza: lo amenazaron y le rayaron su carro. Eso no lo detuvo.

 

Tampoco lo hizo el aumento en la deserción que llegó con sus cambios. El amor y la fe que le tiene a la educación no lo dejaron caer. Como un resorte, la escuela Domingo Savio tocó fondo sólo para empezar un camino de subida que continúa. En tres años, consiguió la clasificación “A”, con un promedio de casi 60 puntos en todas las áreas, algo poco común en una escuela rural. “Casi 7 puntos por encima de la media nacional” comenta con orgullo. La escuela cuenta hoy con la tasa de deserción más baja del municipio.

 

Y como si fuera poco, a pesar de que tienen el presupuesto más bajo de la región, el colegio se convirtió en la primera escuela rural bilingüe en inglés del país.

 

smiley

 

Según manifestó el alcalde, Rodrigo Hernández, esperan contar con docentes nativos en el lugar para, incluso, replicar esta modalidad en las demás instituciones rurales del municipio.

©Cortesía Alcaldía de de Rionegro

 

Desde 2016, Fernando le apostó a la inclusión de la lengua extranjera con mayor pie de fuerza. Como parte de una propuesta de la alcaldía para incentivar el inglés en todos los colegios de Rionegro, inició formando a los jóvenes de los grados 10 y 11. “Fue tan bueno el resultado que yo llamaba desde diciembre a insistir para que me tuvieran en cuenta los otros grados” cuenta Frasser.

 

Comenzaron a dar cinco horas de inglés en toda la primaria. En bachillerato, de seis a nueve horas. En once, las tres horas básicas, sumadas a las cuatro más que daba el operador externo propuesto por la alcaldía. “Cuando se inició el proceso muchos docentes se capacitaron, algunos terminaron maestrías con becas del gobierno, o con sus propios salarios”, comenta el rector.

 

Con estas iniciativas, las matrículas empezaron a subir. En los últimos dos años alcanzaron casi 100 estudiantes nuevos. Viendo el crecimiento, la alcaldía del municipio comenzó a invertir. “A comienzo de año nombraron al nuevo secretario de educación, Juan Sebastián Castro. Él me llamó y me habló de la posibilidad de un colegio bilingüe, entonces yo sonreí y le dije "vea hermano, el colegio bilingüe para mi ya es una realidad, nosotros empezamos todo este sueño hace 3 años. Pero si usted cree en el proceso y quiere que lleguemos a ese nivel, el colegio y todos los maestros están listos", dice Fernando Frasser.

 

Fue así como la iniciativa se convirtió en realidad. El equipo de la institución, en cooperación con la alcaldía, empezó a trabajar en la resolución y los lineamientos del Ministerio de Educación  para darle a la escuela el estatus de bilingüe. “Cualquier profesor habría podido decir que no, porque no les disminuyen las horas de trabajo y no recibimos un peso más por dar clases en inglés. Todo es por trabajo y por amor a la profesión” asegura agradecido.

 

A los tres días de recibir la resolución, iniciaron la alternancia con los estudiantes de grado once, que llevaban semanas pidiendo al rector volver al colegio. “Yo recibí algunas llamadas de los estudiantes de décimo y once queriendo volver -comenta Frasser-. Ellos me decían muchas cosas, se comprometían, a mi me dolía el corazón. Aquí había mucho miedo de volver. Pero al segundo llamado del gobierno iniciamos, tenía los protocolos organizados desde junio”

 

A través de la estrategia ‘Rionegro Bilingüe’, se espera iniciar la implementación del currículum a partir del año 2021. Sin embargo, ya iniciaron las intervenciones en señalética y adecuación de las aulas, que permitirán que la institución cuente con las herramientas necesarias.

Los estudiantes de preescolar y primaria tendrán cinco horas semanales de inglés, de los grados 6° hasta 9° serán ocho horas a la semana y los grados 10° y 11° tendrán hasta 7 horas semanales. Además, verán asignaturas como física, matemática y biología en la lengua extranjera.

 

En la actualidad, la institución cuenta con 8 profesores bilingües para acompañar el proceso de aprendizaje. Sin embargo, el ciento por ciento de los maestros se capacita en esta lengua extranjera.

 

La escuela recibe niños de todas partes de Rionegro y el oriente antioqueño. La mayoría vienen de municipios como El Retiro, la zona rural de Envigado, el corregimiento de Marinilla y zonas vulnerables de Rionegro. Su sede principal queda en la Vereda Guayabito. Ahí van a clase los estudiantes de sexto a once. Más adelante está la sede de Puertas, que recibe a los estudiantes más pequeños, de preescolar a segundo. Y la sede de Chipre, donde estudian de tercero a quinto. Ya sea caminando más de 20 minutos para bajar la montaña, o en un par de bicicletas, los estudiantes llegan hasta la institución esperanzados en el cambio.


 

Una institución diferente


 

Además del bilingüismo, la escuela cuenta con varias iniciativas que enorgullecen a su comunidad. Desde hace 4 años realizan los “carnavales de lectura”, donde todos los días del mes de agosto, se dedican a leer lo que cada estudiante quiera. “Una vez un niño leyó 12 libros en ese mes”, asegura Fernando con tono de orgullo. En esta ocasión, debido a la pandemia, el evento se realizó a través de un Facebook live que reunió a toda la comunidad educativa.

 

"Lecturas sin fronteras"  es otro proyecto que trabajan en la escuela. A través de los  contactos con familiares que tienen en el exterior, los pequeños pueden presenciar, todos los viernes, lecturas en diferentes idiomas. “Nos han leído en Catalán, dialectos indígenas del Putumayo, en inglés británico y alemán -cuenta el rector- Primero nos muestran la ciudad, nos cuentan cómo es y luego nos leen”

 

Otra de sus apuestas es promover el cuidado del medio ambiente: en la institución se recicla todo. En la tienda los estudiantes tienen que llevar su propio vaso para poder tomar el café o la gaseosa, venden las bebidas en envase normal al doble del precio, así incentivan a los niños a dejar de consumirla. No usan vasos desechables, ni pitillos de plástico y, para el café con leche,  utilizan mezcladores en madera que luego recogen y emplean en las plantas del colegio. 

 

A Fernando poco le importa si l@s niños llegan a la escuela con el pelo azul, aretes o las uñas pintadas de colores estrambóticos. “Como si eso impidiera el conocimiento -reflexiona-  En estos días tengo a niños de once con el cabello blanco y yo hasta les digo que a mi me gustaría, pero me falta la berraquera pa' hacerlo”.

 

En la institución todo tiene un significado, desde el uniforme, hasta los árboles de limones y guayabas que han plantado. De vez en cuando los recibían con un ‘canelazo’ o con arroz con leche. El amor de Fernando por su escuela se evidencia en todo momento. “Lo que uno recibe son muchas bendiciones: las sonrisas de los muchachos, la alegría de las niñas. Que lleguen y lo saluden. Yo llego contento y salgo más feliz. Un maestro solo tiene la palabra y la tiza, somos compañeros de vida”

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.