Así se descontamina Colombia

diciembre 09 de 2020

El presidente Duque presentó 25 nuevos municipios declarados libres de artefactos explosivos. SEMANA RURAL le explica en qué va el desminado humanitario en el país y cómo los excombatientes están aportando en el proceso .

Así se descontamina Colombia

| | Por: UNMAS Colombia / Cortesía


Por: Mateo Medina Abad
@teomedinabad

Hoy el presidente Iván Duque anunció 25 municipios declarados libres de sospecha de minas antipersonal que se suman a los 407 que ya habían sido descontaminados desde el 2012. Con este avance, quedan pendientes 283 de los 715 que en algún momento tuvieron sospechas y que representaban casi el 70 por ciento de los municipios del país.

 

Según el alto comisionado de Paz, Miguel Ceballos, de estos 283 municipios hay 145 en operación de desminado, cinco recibieron recientemente la autorización y 133 están aún por priorizar. “En el gobierno del presidente Iván Duque hemos declarado 154 municipios libres de sospecha de minas de los 180 estipulados en el Plan de Desarrollo. Esto representa el 36 por ciento del total de municipios liberados desde el 2012”, aseguró Ceballos a SEMANA RURAL.

 

Pese a lo dicho por el comisionado, según el último informe de la Procuraduría General de la Nación, el proceso de desminado aún es bastante lento. El Ministerio Público resalta que el proceso no avanza al mejor ritmo sobre todo en los municipios más afectados por el conflicto y que fueron priorizados por el Acuerdo de Paz con los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET).
 

smiley

El Alto Comisionado para la Paz presentó los avances en el proceso de desminado en Ibagué

©Oficina del Alto Comisionado para la Paz

 

Actualmente, de los 170 municipios PDET, 86 tienen sospecha o presencia de minas, y no han sido priorizados para intervención. Además otros 24 tienen las operaciones suspendidas.

 

Frente a este hecho, Ceballos fue enfático en que la dificultad con los PDET y otros municipios del país es que la situación de seguridad ha frenado el proceso. “De acuerdo con los estándares internacionales, para el desminado humanitario debe haber condiciones de seguridad, y quien determina si las hay es el inspector general de las Fuerzas Militares”, explica el funcionario.

 

De los municipios anunciados por el presidente este miércoles, tres hacen parte de los PDET: San Juan Del César en La Guajira, San Onofre en Sucre y San Juan Nepomuceno en Bolívar. Estos se suman a los 28 municipios que hoy están libres de presencia de minas, lo que representa el 32,56 por ciento del total de municipios PDET.

 

El comisionado agregó que, a pesar de que no se puedan llevar a cabo procesos de desminado humanitario en estas zonas debido a las condiciones de seguridad, en cada uno de los 170 municipios PDET se implementa un componente de educación en el riesgo de minas y se avanza en el desminado militar.

 

smiley

©UNMAS Colombia / Cortesía 

 

“Uno de los problemas más complejos que tiene Colombia es que estamos en proceso de desminado aún en medio de una confrontación con grupos armados ilegales”, aseveró Ceballos, quien resaltó los beneficios de lograr descontaminar los territorios: avanzar en la restitución de tierras, crear proyectos productivos para las comunidades y mejorar la conexión de estos territorios con los mercados y el resto del país.

 

Pero más allá de los logros en términos de municipios declarados libres de minas, preocupa que en los últimos años ha venido aumentado el número de víctimas por estos artefactos. Mientras en el 2017, tras la firma del Acuerdo de Paz, se registraron 57 víctimas, y en el 2018 hubo 221, en el 2019 esta cifra aumentó un 59 por ciento, de acuerdo con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR). 

 

Además, según el informe de la Procuraduría, en los primeros ochos meses del 2020 ocurrieron 113 accidentes por minas antipersonal y artefactos explosivos de tipo improvisado, que han dejado un saldo de 18 personas muertas y 96 heridas, una cifra que puede dar muestra de cómo se ha recrudecido la violencia en algunos territorios del país.


¿Cómo están contribuyendo los excombatientes?


Las minas les robaron a miles de comunidades del país la capacidad de sentirse tranquilas en sus territorios. Les quitaron también la capacidad de caminar por sus propias tierras sin el miedo de encontrarse con un aparato explosivo que, en cuestión de segundos, cambiara sus vidas para siempre o incluso se las arrebatara. Pero con la firma del Acuerdo de Paz de La Habana las comunidades vieron con esperanza la posibilidad de volver a sentirse seguras en sus municipios.

 

Desde 1990 hasta julio de 2020, 11.892 personas han sufrido por la explosión de minas antipersona que sembraron los grupos armados. De este número, el 40 por ciento han sido civiles; y de ellos, el 20 por ciento han sido niños, niñas y adolescentes, de acuerdo con la Oficina del Alto Comisionado para la Paz.

 

Con el propósito de cumplir uno de los puntos del Acuerdo de Paz y ayudar en el desminado de Colombia, fue fundada HUMANICEMOS DH, la primera organización civil de desminado humanitario conformada por excombatientes de las Farc y financiada por el Fondo Europeo para la Paz. “Por la Vida, la Reconciliación y la Reconstrucción de los Territorios” es la visión de la organización que hoy conforman 113 personas, entre ellos 75 en proceso de reincorporación.

 

smiley

©UNMAS Colombia / Cortesía 

 

Pese a que HUMANICEMOS DH se fundó en el 2017, solo empezó a operar en agosto de 2020. No habían podido certificarse ante la Organización de Estados Americanos —encargada de monitorear el proceso de desminado en Colombia— pues las Farc seguía haciendo parte de la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

 

Marcela Moreno, líder del proceso de Educación en el Riesgo de Minas (ERM), fue una de las primeras personas en formar parte de la organización. Había estado presa por casi dos años hasta que fue indultada gracias al Acuerdo de Paz. Sin saber bien  cómo iba a ser su proceso de reincorporación, entró a ser parte de HUMANICEMOS DH con otros excombatientes que en ese momento ni siquiera contaban con una cédula. “Parece algo pequeño pero, como excombatiente, saber cómo ejercer la ciudadanía en el marco de la legalidad es difícil. Nos tocó aprender hasta cómo introducir una tarjeta en un cajero”, recuerda.

 

Por la imposibilidad de certificarse ante la OEA y la presión de los cooperantes que no veían resultados en el desminado, HUMANICEMOS DH recibió apoyo del Servicio de Acción contra las Minas de las Naciones Unidas (UNMAS), por sus siglas en inglés), quien se comprometió a verificar su trabajo y darles asistencia técnica.

 

smiley

©UNMAS Colombia / Cortesía

 

Hoy ya tienen equipos desplegados en el territorio y han empezado con el primer paso del desminado. Su sede está en La Montañita, Caquetá, un municipio que fue epicentro de la violencia en esta zona del país. “Es muy importante trabajar en las comunidades a las que llegábamos en el marco del conflicto para realizar ahora una acción humanitaria. Es una actividad que queremos hacer para salvar vidas”, explica Marcela.

 

La acción integral contra minas está compuesta de cuatro aspectos clave: los estudios no técnicos, donde se hace un relacionamiento con las comunidades para conocer e identificar zonas con presencia de minas; el desminado manual, que consiste en descontaminar estas zonas; la educación en el riesgo de minas (ERM); y las evaluaciones de impacto después de que se han descontaminado los territorios.

 

Esta integralidad permite a HUMANICEMOS DH contribuir a la transformación de las comunidades y resarcir parte del daño que causaron durante los años de conflicto. “Es una de las mejores herramientas para la reincorporación desde el tema económico y social, pero también desde la reparación. A través del proyecto podemos llevarles tranquilidad a los territorios y ayudarlos en su transformación”, explica Heider Taborda, miembro de HUMANICEMOS DH desde 2018. 

 

smiley

©UNMAS Colombia / Cortesía

 

Heider fue uno de los 600 excombatientes que quisieron ser parte de HUMANICEMOS DH cuando la iniciativa empezó a conformarse. Vivía en Anorí, Antioquia, cerca de su familia, pero no le importó trasladarse hasta La Montañita pues veía en este trabajo una forma de reincorporarse a la vida civil.

 

“Nosotros anteriormente fuimos los responsables. Hoy con nuestro propio esfuerzo les vamos a mostrar a las comunidades que estamos comprometidos con la paz”, dice Heider mientras recuerda el proceso de selección que se llevó a cabo en los 23 Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) donde los miembros de las Farc se agruparon a lo largo de todo el país.

 

Franklin Guarín, quien lidera a los primeros trabajadores desplegados en el territorio para realizar los estudios de identificación de posibles zonas contaminadas, considera que las comunidades son un eslabón clave en el proceso de desminado, pues deben identificar las posibles zonas en riesgo y son las que finalmente autorizan el ingreso de HUMANICEMOS DH al territorio.

 

smiley

©UNMAS Colombia / Cortesía

 

Tras una espera que parecía interminable, HUMANICEMOS DH hoy piensa en fortalecer aún más su capacidad. Una vez logren descontaminar La Montañita, municipio que para ellos representa un nuevo comienzo, esperan llegar a otras zonas del país con sus trajes azules y su voluntad de ayudar.

 

El trabajo de HUMANICEMOS DH, que apenas empieza a dar frutos, ha sido reconocido por la Procuraduría e incluso por el Alto Comisionado para la Paz. “Lo que hace esta organización representa una muestra de la voluntad de paz por parte de los excombatientes. Por eso volvimos a acreditarlos y además les asignamos un nuevo territorio en Solita, Caquetá. Es un reconocimiento a la labor que hoy están realizando”, aseguró Ceballos.

 

“Fue lindo para nosotros empezar a cuestionarnos qué queríamos para el futuro. Siempre tuvimos una directriz, una orden que debíamos acatar, pero ahora uno es su propio comandante. Gracias a HUMANICEMOS DH y al Acuerdo de Paz, hoy tenemos sueños individuales y metas por cumplir junto a las comunidades”, concluye Marcela.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.