Aunque Colombia redujo la deforestación las cifras siguen siendo alarmantes

junio 05 de 2020

Desde 2016 el país se raja en deforestación. Las areás protegidas siguen siendo las más golpeadas.

Aunque Colombia redujo la deforestación las cifras siguen siendo alarmantes

| Colombia es dueña de más de 980 áreas protegidas y cinco regiones mega ecosistémicas e hidrológicas, sin embargo, los hechos dan cuenta de la falta de protección de estas áreas.  | Por: Archivo Semana


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

En el Día del Medio Ambiente uno de los temas más importantes para Colombia y Latinoamérica tiene que ver con la deforestación. Según el último informe de Global Forest Watch, en el 2019 Colombia perdió 115 mil hectáreas de bosque primario, una cifra alarmante que ubica al país entre los de que más ha perdido bosques en el mundo, solo superado por países como Brasil, Perú, Bolivia e Indonesia

 

A pesar de las cifras negativas, el país disminuyó la pérdida de bosques  con respecto a los años anteriores. Entre  2010 y 2015 la deforestación oscilaba entre las 60 mil y las 80 mil hectáreas por año. En 2016 casi se duplicó, con un total de 110 mil hectáreas perdidas. Las cifras continuaron en ascenso en 2017, cuando se deforestaron 160 mil hectáreas. Para 2018, fueron 177 mil. Hasta el año pasado hubo una reducción de 22 hectáreas deforestadas.

 

Pese a que la cifra de hectáreas perdidas disminuyó, fue aún mayor que cualquier otro año registrado antes del acuerdo de paz, con pérdidas significativas en varias áreas protegidas. Macarena, en el departamento de Meta, es una de estas áreas. En febrero de este año las autoridades extinguieron un incendio en el Parque Nacional Sierra de la Macarena que casi llegó a las orillas del río Caño Cristales, una atracción turística que proporciona hábitat a miles de especies, entre ellas a una planta submarina llamada Macarenia clavigera, que explota en colores verde oliva, azul, negro y rojo durante algunos meses cada año.

 

En el 2019 se redujo la deforestación en 22 mil hectáreas    ©Global Forest Watch

 

 

El Ministerio de Defensa de Colombia  informó que el incendio fue provocado por las disidencias de las FARC mientras intentaban expandir el cultivo de coca en la región. No obstante, fuentes consultadas por medios internacionales dijeron que los pequeños agricultores de la zona provocaron incendios para protestar contra las recientes operaciones del Gobierno y disminuir la deforestación. Las acciones del Ejército en esta zona también fueron señaladas como determinantes en el desplazamiento de las familias que vivían dentro de los parques nacionales del país. Aunque se produjeron algunas capturas, no hay claridad sobre los responsables del incendio que arrasó con más de 1.900 hectáreas de bosque. El ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, explicó que "recuperar los daños causados por la deforestación puede durar entre siete y diez años para tener una cobertura forestal suficiente que permita el retorno de algunas especies de animales”. 

 

Colombia es dueña de más de 980 áreas protegidas. Tiene  cinco regiones mega ecosistémicas e hidrológicas: Andina, Orinoquia, Pacífica, Caribe y Amazonia, con océanos que hacen parte de la diversidad de ecosistemas oceánicos y a su vez, base económica de la pesca para las familias de los territorios y el país. Sin embargo, los hechos dan cuenta de la falta de protección de estas áreas. 

 

Un reporte del 2019 del Proyecto de Monitoreo de la Amazonía Andina MAAP muestra que durante el 2016 y 2018 se deforestaron 29 mil hectáreas en los Parques Nacionales Tinigua, Serranía de Chiribiquete, Sierra de la Macarena y la Reserva Nacional Nukak. Para finales de julio de 2019, Tinigua, Chiribiquete y Macarena perdieron más de mil hectáreas cada uno. El Parque Nacional Tinigua es el área protegida más afectada por la deforestación. Entre 2017 y julio de  2019 perdió 16 mil hectáreas, con un pico pronunciado en 2018. Mientras tanto, el Parque Nacional Chiribiquete perdió 2600 hectáreas desde su expansión, en julio de 2018, de las cuales el 96 % eran bosque primario.

 

Frente a los motivos de deforestación, el Ministerio de Defensa ha dicho que la siembra de cultivos ilícitos es la principal razón de pérdida de selva. Sin embargo, entidades que trabajan para preservar la salud del medio ambiente y para promover el desarrollo sostenible han dicho que esta no es la principal causa. “El acaparamiento de tierras o especulación, la ganadería extensiva y la industria extractiva son las causas directas de pérdida de selva en el país”,  explica Diego Cardona, coordinador general del Centro Nacional Salud, Ambiente y Trabajo (Censat). 

 

Según Global Forest Watch, en el primer trimestre del año el número de alertas por deforestación fue anormalmente alto. Se teme que el total de hectáreas deforestadas este año aumente con respecto a las del año pasado. El mayor pico se produjo en febrero, con un total de 302.510 alertas. En marzo se reportaron más de 281 y  en abril más de 262 mil. Cardona  recuerda que “el impacto de la pérdida de los ecosistemas no se puede medir sólo en carbono, sino que,  se debe tener en cuenta que en estos lugares se desarrollan culturas de indígenas y campesinos, sin contar las relaciones biológicas que se alteran”.

 

El aumento de alertas puede significar una mayor cantidad de hectáreas deforestadas al cerrar el 2020  ©Global Forest Watch

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.