julio 29 de 2020

El tesoro de Colombia está en el campo

Por: Adriana Senior

El mundo ya venía en una transformación en cuanto a sus tendencias de consumo. Cada vez la apuesta era más saludable y con productos como los que Colombia puede ofrecer. Sin embargo, la coyuntura de la covid-19 ha generado que el sector agroalimentario se encuentre con nuevos retos que debemos enfrentar y verlos como una gran oportunidad para que nuestro país transforme tierras improductivas en tierras cosechadas con mercado asegurado, lo cual generaría empleo e ingresos, en especial para los pequeños productores.

 

Una de las razones más importantes para trabajar en seguridad alimentaria es la realidad de estar pasando más tiempo en los hogares con nuestras familias, lo que implica mantener salud mental y física desde la virtualidad. Es así que debemos optar por una alimentación fresca, saludable y de fácil preparación. Sin duda, una de las mayores apuestas es concentrarnos en fortalecer el consumo local y darles el verdadero valor a las comidas autóctonas colombianas; las frutas y verduras que son oferta exportadora también deben promocionarse de manera interna al igual que los lácteos, las carnes blancas y rojas, el arroz, los tubérculos y los granos en general.

 


Te puede interesar: En video | Los cultivadores no se rinden ante la pandemia


 

Hemos venido trabajando en la apertura económica con los tratados de libre comercio y desarrollando productos que cumplen con los estándares internacionales para acceder a unos mejores ingresos vía exportación. Sin embargo, en medio de esta contingencia, desarrollar la producción con destino al consumo local para sustituir importaciones de alimentos se hace más que necesario.

 

El consumo de alimentos de los cinco meses de emergencia sanitaria ha venido de las cosechas ya sembradas desde el 2019 y lo que más debemos hacer es impulsar nuevamente las siembras cumpliendo los protocolos de seguridad, para así garantizar que alimentos de calidad lleguen a las mesas de los colombianos y que los ingresos lleguen a los bolsillos de los productores. Para esto, es fundamental que haya acceso al crédito en condiciones favorables por la emergencia y contar con la asistencia técnica integral para que la gente se quede en el campo y perciba ingresos dignos por sus labores y por su compromiso con el país. Aunque doloroso, el coronavirus ha sido fascinante para valorar la importancia de la seguridad alimentaria de la población y reconocer que el campo hoy es el tesoro de nuestro país.

 


Te puede interesar: Proyecto de ley busca dar alivios financieros a los campesinos


 

Es indispensable que desde ya aumentemos el área de los cultivos y trabajemos por llegar a los mercados indicados con precios y pagos justos. Es claro que los precios de los alimentos no han bajado; al contrario, muchos de ellos han subido según cifras del Dane. Así que debemos trasladar esos mayores ingresos a nuestros productores y realizar una programación de siembras y cosechas acordes con la demanda local e internacional. Productos como el banano y el aguacate siguen creciendo en demanda extranjera, lo cual ha genera en los productores ingresos permanentes y un aumento en sus siembras; sin embargo, la demanda local también ha aumentado dadas las propiedades de estos productos. Es por lo anterior que se hace necesario priorizar aquellos alimentos de mayor importancia en la canasta familiar y lograr la demanda que garantice el cierre exitoso de la cadena de valor.

 

En estos cinco meses, desde la CCI, hemos venido creciendo de manera decidida en nuestro apoyo a los campesinos colombianos, garantizando que sean proveedores del mercado tanto de materias primas como de productos transformados. Es fundamental seguir promoviendo las labores del campo con prevención al contagio de la enfermedad, logrando así que nuestros campesinos sigan produciendo y que no se queden con sus cosechas sin vender o que las vendan a pérdida. La estrategia entonces debe pasar por un liderazgo claro para saber qué sembrar, dónde sembrar, qué cultivos podemos mejorar para aumentar su producción, cuál es la mejor cadena de abastecimiento y cómo se logra una rentabilidad que permita afirmar que el tesoro de nuestro país es la población que nos permite continuar con la vida misma.

 


Adriana Senior, presidenta de la Corporación Colombia Internacional (CCI)


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.