La importancia de saber cuándo es el momento oportuno para pedir un préstamo

enero 16 de 2020

Uno de los principales métodos para apalancar proyectos profesionales o personales es el crédito. Aunque es una gran herramienta, antes de pedir un préstamo hay que pensarlo muy bien y no hacerlo a la carrera. Hay que equilibrar las finanzas familiares y usted debe estar en la capacidad de garantizar que podrá pagarlo..

La importancia de saber cuándo es el momento oportuno para pedir un préstamo

| Para que las obligaciones de pago de los créditos no se conviertan en una carga que asfixia las finanzas de una familia, es necesario que estos sean planeados teniendo en cuenta la capacidad real de pago | Por: © Archivo Dinero


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

Para los colombianos, el préstamo es el camino más tomado a la hora de comprar casa, carro, estudiar o emprender, es común acudir a un banco o cooperativa financiera en busca de un crédito. Hasta agosto de este año, según la Superintendencia Financiera, estas entidades habían prestado 488,5 billones de pesos.

 

Ante la gran demanda que tiene el mercado financiero con todo tipo de préstamos, altos, pequeños y sus diferentes modalidades, plazos y tasas de interés, es clave entender que cualquiera que sea la elección, existen los préstamos buenos y los malos. Y más si estos son para el desarrollo rural, donde los riesgos son más altos e imprevistos. Factores como el clima, el uso de suelos, plagas y demás pueden arruinar una buena iniciativa.

 

En cuanto a los créditos, hay algunos que le permiten generar el dinero necesario para pagar esa responsabilidad y además dejan un excedente. En otras palabras, son deudas que generan más plata para el bolsillo y dan un equilibrio más sólido a las finanzas personales.

 

©Archivo Dinero

Para lograr esto, es clave que antes de solicitar el crédito, usted defina el monto y el uso específico que se le va a dar a ese dinero y que esa utilización sea para invertir preferiblemente, en vez de gastarlo en cosas que no generan algún rédito. Por ejemplo, es mejor invertir esa plata en un negocio, que en un televisor o el celular de moda.

 

Según cifras de las entidades financieras, en Colombia, durante 2019, se expidieron cerca de 12.000 tarjetas de crédito al día, y la penetración financiera, es decir el número de adultos que acceden a algún producto financiero ha venido aumentando. Para el total nacional es de 83,3% y para la zona Pacífica del 74% según datos de la Superintendencia Financiera de Colombia.

 

El mayor acceso al sistema financiero se ve reflejado en mayor acceso a créditos. Bien sea usando tarjetas de crédito, créditos de libre consumo, microcréditos o préstamos de vivienda, entre otros, 14,6 millones de colombianos tienen hoy un crédito vigente en el sector formal.

 

Para que las obligaciones de pago de los créditos no se conviertan en una carga que asfixia las finanzas de una familia, es necesario que estos sean planeados teniendo en cuenta la capacidad real de pago. Fundaciones como WWB  prestan apoyo y capacitación para que las personas que quieran acceder a crédito puedan hacerlo de forma sostenible y responsable. En otras palabras, sin que los créditos se convierten en deudas que para pagarlas generen nuevas deudas en el sistema formal o informal. Esta situación desfavorable aparece de manera común en el país, ya que según cifras de las entidades bancarias en Colombia actualmente hay más de un millón de deudores morosos.

El estar en mora con algún banco por no poder cumplir con las cuotas del crédito trae varios riesgos: el primero de ellos es que la tranquilidad se va cuando en el celular aparece una llamada de un banco para recordar el atraso y buscando una fecha de pago. Además de esto, este tipo de incumplimientos puede generar un reporte negativo ante las centrales de riesgo y así perder la posibilidad de acceder a nuevos créditos, sin mencionar que si la situación se agrava las relaciones con familia y amigos se puede deteriorar.

 

Finalmente, un préstamo de dinero puede ser una experiencia muy positiva, ya que un uso de ellos ayuda a iniciar o ampliar negocios, auxiliar a una emergencia familiar, pero si se hace de manera impulsiva o irresponsable el riesgo de no poderlo pagar estará latente y con consecuencias no solamente financieros sino emocionales y en las relaciones con su círculo social.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.