“No soy amigo de los subsidios, prefiero inversión en bienes públicos”

octubre 26 de 2019

Jorge Enrique Bedoya, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, habló con SEMANA RURAL sobre su visión del desarrollo rural en el país y los subsidios. El economista será uno de los panelistas en la Gran Cumbre Colombia Rural que se realizará en Bogotá el próximo 30 de octubre..

“No soy amigo de los subsidios, prefiero inversión en bienes públicos”

| Este economista llegó a dirigir la SAC hace un año. Para Jorge Enrique, el sector agropecuario es el corazón de la ruralidad | Por: SAC


Por: Semana Rural


Semana Rural: ¿Cuál es su visión del desarrollo rural en los últimos cuatro años?

Jorge Enrique Bedoya: Parte del desarrollo rural pasa por el futuro del sector agropecuario. Muchas actividades agropecuarias han logrado consolidarse generando empleo, rentabilidad y riqueza en los productores. Entre ellas se cuentan avicultura, porcicultura, piscicultura y otros sectores formales que generan empleo, sobre todo a mujeres, como la floricultura y los cultivos de caña de azúcar y aceite de palma.

Otro sinónimo de desarrollo rural es el alza en la exportación de cacao y el aguacate, que no solo han generado empleo sino consumo en los hogares rurales. Por otro lado, el sector del café, que se ha mantenido como una de las actividades más importantes en materia de control territorial y sostenibilidad de los habitantes en la ruralidad, aunque no ha logrado dar el salto para convertirse en generador de riqueza.

SR: ¿Qué ha faltado para incrementar el desarrollo del campo o el sector agropecuario?

JEB: En mi opinión ha faltado mayor presencia del Estado en provisión de bienes públicos: todavía falta saldar las deudas históricas para lograr un desarrollo rural. Cuando uno mira los 1.100 municipios y calificas la presencia del Gobierno en ellos, se da cuenta de que falta mucho. Este déficit no se firma en uno o dos mandatos porque es un proceso de largo plazo. Es necesario que los presupuestos de los ministerios también tengan enfoques de ruralidad, no que se concentre todo en cabeza del Ministerio de Agricultura. El desarrollo de la actividad agropecuaria no es suficiente porque hay más factores que inciden en el desarrollo rural y el bienestar de los habitantes del campo.

 

Hay 1.100 municipios en la que falta mayor presencia del estado | © Daniel Reina

SR: ¿Cuáles son las deudas históricas que más han retrasado el desarrollo rural?

JEB:
La construcción de vías terciarias es una de las grandes deudas. Solo tenemos 175 mil km de carreteras terciarias de las cuales solo el 10% están en buen estado. Sin carreteras no llega el desarrollo económico ni hay presencia de muchas entidades estatales; además, no hay conectividad para llevar a menos costos los productos del campo a los centros urbanos de consumo y eso tiene un efecto multiplicador de rezago.

El Estado también tiene una deuda en la calidad de los servicios de educación, salud, electricidad y acueducto. Además, es muy difícil tener un desarrollo rural integral con la presencia de más de 200 hectáreas de cultivos ilícitos y pocas garantías de justicia y seguridad.

SR: ¿Qué avances han logrado hasta ahora en el desarrollo de la ruralidad?

JEB:
El Estado le ha apostado a temas de infraestructura para conectar a las regiones. En eso ha avanzado un poco después de un proceso de paz que le apostó a mayor presencia de la fuerza pública.  Son garantías pero, repito, todavía falta mucho. Por otro lado, el tema de crédito agropecuario ha hecho más eco en los sectores rurales, sin embargo queremos darle más fuerza para que crezca la generación de negocio y empleo en la ruralidad.

 Es muy difícil llegar a un desarrollo rural integral con la presencia de más de 200 hectáreas de cultivos ilícitos y pocas garantías de justicia y seguridad| ©José Puentes Ramos

SR: ¿Podrían los subsidios ayudar al desarrollo rural?

JEB:
No soy amigo de los subsidios porque terminan limitando la posibilidad de generar bienes públicos para cualquier actividad, en este caso para el campo. Rinde más la plata invertida en bienes públicos porque puede beneficiar a más de un sector y a muchas más personas que los subsidios focalizados.

Los subsidios terminan perpetuando ineficiencias y no generan un impacto de mayor competitividad a los sectores que son cobijados por los mismos. Prefiero más inversiones, por ejemplo, en vías terciaras, conexiones a internet o electricidad.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.