¿Cómo será la vacunación en zonas rurales?

febrero 01 de 2021

A los territorios más apartados del país no llegará la vacuna que necesita ultracongelación y el Gobierno espera aplicar en estas regiones la tecnología que solo requiere una dosis. ¿Cuánto se tardará y cómo será la logística en el campo colombiano?.

¿Cómo será la vacunación en zonas rurales?

| | Por: Archivo Semana.


Por: Juan David Naranjo Navarro
@JDNaranjoN

En el programa de vacunación contra la covid-19 que publicó recientemente el Gobierno nacional parece haber claridad sobre cómo se priorizarán la vacunación en el país. En los primeros lugares están los adultos mayores, el personal de la salud y quienes tengan enfermedades preexistentes o comorbilidades. Estos criterios responden en buena medida a que son las personas que más expuestas están al virus o más riesgo tienen de morir en caso de resultar contagiados.

 

Sin embargo, en ese mismo plan que explica cuál será la ruta y la logística de la vacunación, hay un vacío de información sobre cómo será el proceso en las zonas rurales del país. De hecho, en todo el documento solo se menciona a estas áreas, en donde viven más de 10 millones de personas, en una sola ocasión.

 

“Con el propósito de no discriminar, características como el sexo, el credo, ideología, capacidad económica, orientación sexual o identidad de género no se utilizarán arbitrariamente como base para la asignación diferencial a la vacuna. No obstante, sí se considerarán otros aspectos como la mayor vulnerabilidad territorial, de manera que la población que reside en zonas rurales, rurales dispersas y territorios con menos de 1.500 habitantes puedan también ser vacunados contra el COVID-19”, dice el Plan de Vacunación, sin especificar con claridad cómo se llegará a estas zonas.

 

En este proceso de vacunación, que según confirmó el presidente Duque iniciará en la tercera o cuarta semana de febrero, las zonas rurales son especialmente importantes pues allí las tasas de población en edad avanzada son mucho mayores que en las zonas urbanas, de acuerdo con las estadísticas del Dane. El último censo nacional de población y vivienda del 2018 arrojó que de la población total que vive en las zonas rurales, cerca del 30 por ciento de los campesinos tienen más de 50 años, lo cual implica que un buen número de las personas priorizadas en los criterios establecidos por el Ministerio de Salud deberán ser vacunados en estas áreas.

 

Ante esta situación, diferentes voces encendieron las alarmas y pidieron mayor claridad. “Esta vacuna privilegia a la población que vive en las siete grandes ciudades. Esa ubicación es muy diciente porque deja a 14 millones de colombianos que viven en la ruralidad por fuera de la posibilidad de vacunarse”, señaló en una audiencia pública el médico y senador por el Partido Verde, Juan Luis Castro.

 

Con la misma cautela se pronunció el presidente de la Federación Colombiana de Municipios (Fedemunicipios), Gilberto Toro, quien aseguró que “la logística para estos territorios tiene un requerimiento muy especial y es indispensable una pronta y fluida comunicación (del Gobierno nacional) con los municipios para aclarar los protocolos de vacunación”.

 

 

Definir y aclarar cómo funcionará la logística de vacunación en las zonas apartadas y rurales cobra mayor relevancia si se revisan, por ejemplo, las cifras de mortalidad en el país. Según las estadísticas del Instituto Nacional de Salud, los 10 municipios con mayor índice de mortalidad están ubicados en la periferia y todos tienen poblaciones ampliamente rurales (ver gráfica).

 

De hecho, Héctor Zapata, secretario de Salud de Maicao (La Guajira), uno de esos municipios con mayor tasa de mortalidad en el país y que tiene características especiales por estar en una región apartada, con altos niveles de comorbilidades, con una amplia población rural y con comunidades indígenas, le expresó su preocupación a SEMANA RURAL. “Si las vacunas llegan en febrero quién sabe nosotros cuándo estaremos vacunando por estos lados. Yo, por ejemplo, no sé qué tipo de vacuna va a llegar aquí por temas de logística, pero estamos pendiente de las indicaciones del Ministerio de Salud”, dijo.

 

La preocupación sobre la logística en estas regiones se debe, principalmente, a que una de las vacunas que adquirió Colombia (y que, de hecho, se espera sea la primera que llegue el país según ha dicho el presidente) es la de la farmacéutica Pfizer. El problema con esta tecnología es que requiere ultracongelación para su conservación, lo cual dificultará su almacenamiento en zonas apartadas que no contarán con estas tecnologías.

 


Te puede interesar: Ir al médico, toda una odisea en la Colombia rural


 

¿Qué dice el Gobierno?

Para entender mejor cómo será la logística y el proceso de vacunación en estas zonas, SEMANA RURAL conversó con Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud y quien ha estado en el equipo encargado de diseñar el Plan. Su primer mensaje busca tranquilizar a la población y asegurarle que será vacuna en el momento indicado. “Una de las grandes fortalezas de Colombia es el poder tener más de 2.795 puntos de vacunación que incluye todas las zonas rurales y las zonas dispersas del país y la capacidad que se tiene en los territorios para poder llegar con las vacunas normales a estas zonas alejadas y profundas. Esa estructura, esas capacidades y esa experiencia que ya tiene Colombia con su Plan Ampliado de Inmunización (PAI) la vamos a aprovechar para la vacunación contra el covid-19”, expresó el funcionario.

 

Cuestionado sobre la logística para llevar las vacunas hasta estos territorios y sobre el hecho de que no haya ultracongeladores para almacenar las dosis, Bermont le redujo la importancia a este tema, que considera ha sido sujeto de desconocimiento y malinterpretación. “El ultracongelador sencillamente es para garantizar la estabilidad de la vacuna en la condición original que nos llega. Pero en el momento en que se retira de la ultracongelación tenemos la posibilidad de pasarlo a una cadena de frío de +2° a +8° centígrados, que es con la que opera normalmente toda la vacunación en el país, y en esas condiciones puede estar por cinco días para vacunar a la población que se alcance en ese tiempo”, explicó.

 

Gerson Bermont, director de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud.

 

En ese sentido, el funcionario del Ministerio de Salud aseguró que con los 19 puntos de ultracongelación que se están instalando en diferentes regiones será posible cubrir las necesidades y “llegar a cualquier parte del país, sin contar la Colombia extremadamente profunda”. Podemos sacar la vacuna de un ultracongelador ubicado en una ciudad y en cinco días transportarla, llegar a otro territorio y aplicarla. Solo tenemos que ser muy estrictos en el agendamiento y cumplimiento de las citas, de manera que todas las vacunas que se sacaron del ultracongelador se apliquen en los siguientes cinco días”, aseveró.

 

Sin embargo, Bermont sí reconoció que en los territorios de la Colombia más profunda, en donde un recorrido para llevar una vacuna puede durar hasta 40 días con viajes por aire, tierra y agua, no será posible aplicar la vacuna que requiere ultracongelación. Por esta razón podrían tener que esperar más tiempo para recibir la inmunización, de acuerdo al calendario en que vayan llegando las diferentes tecnologías al país. “En estos territorios demasiado alejados y complejos esperamos aplicar no solo las vacunas que no requieren ultracongelación, sino aplicar la vacuna que solo requiere una dosis. Es mejor esperar a que llegue esa vacuna al país y utilizar esa para las poblaciones remotas”.

 

Las diferentes tecnologías se refieren a que hasta el momento Colombia ha adquirido vacunas para 35 millones de personas con cinco casas farmacéuticas (Pfizer, AztraZeneca, Janssen, Moderna y Sinovac). Las que requieren ultracongelación, y que por lo tanto serán privilegiadas para las zonas urbanas, son las cinco millones que se adquirieron con Pfizer. Mientras que las 9 millones de vacunas que se adquirieron con Janssen solo requieren de una dosis para lograr la inmunización, por lo que se espera que sean estas las que se privilegien para las zonas rurales.

 


Te puede interesar: Protestas, renuncias y cese de actividades: la dura realidad de hospitales en varias regiones del país


 

Esta situación en la que las zonas rurales estarían obligadas a esperar por más tiempo puede implicar que se vaya en contra de la equidad, que es precisamente uno de los pilares sobre los que se diseñó el Plan de Vacunación. Por eso, Bermont explicó que a estos territorios que al inicio no reciban la vacuna tienen pensado compensarlos rápidamente apenas lleguen las tecnologías de más fácil logística y aplicación. “Cuando lleguemos a esas poblaciones se rompen las fases y se procede a vacunar a toda la población de esos territorios apartados, no solamente a los mayores o al personal de la salud, sino a todos porque la logística es más compleja”, detalló Bermont, quien sentenció que la variable más importante para poder llegar a estos territorios apartados es que llegue la cantidad suficiente de vacunas.

 

Sobre la distribución, el director detalló que desde el Ministerio se entregará la lista de priorizados a los entes territoriales y a las EPS para que ellos las convaliden y completen, contacten a las personas priorizadas, agenden las citas y apliquen las vacunas. “Si nos llega un millón de vacunas, hacemos una distribución equitativa a cada ente departamental y ellos deben hacer una distribución equitativa entre su territorio de acuerdo a la proporción de personas priorizadas en cada municipio”, dijo Bermont, quien agregó que vienen preparando a miles de vacunadores en todo el territorio nacional para que le hagan frente al mayor reto de salud pública en la historia del país.

 

Al respecto, el presidente de Fedemunicipios insistió en que “se debe hacer mucho trabajo de campo, mucha convocatoria casi que presencial, voz a voz, con perifoneo, el uso de los medios de comunicación locales para poder convocar a muchas personas que integran esa población vulnerable que no están familiarizadas con la tecnología o no tienen conectividad”.

 

Otra preocupación latente es si habrá alguna priorización especial para los territorios que no han logrado durante esta pandemia ampliar de manera significativa su infraestructura de salud. Este cuestionamiento es especialmente importante porque un brote de coronavirus en estos territorios podría implicar mayor mortalidad, como ha ocurrido en Manaos (Brasil), donde se han desbordado las capacidades del sistema de salud y la tragedia ha alcanzado grandes magnitudes.

 

Ante esa inquietud, el Ministerio de Salud deliberó nuevamente si era posible incluir este criterio en la priorización de las vacunas y decidió que será especificado como un elemento a tener en cuenta para reducir precisamente las muertes.

 


Te puede interesar: 27 camas para medio millón de personas: la dura realidad de Chocó


 

Plan de seguridad para el transporte de las vacunas

Conscientes de los problemas de seguridad que tiene el país, especialmente en regiones apartadas, el Gobierno nacional, en cabeza del Ministerio de Defensa, también diseñó un plan para salvaguardar y acompañar tanto el transporte como el almacenamiento y la aplicación de las vacunas que se distribuirán.

 

El viceministro de Defensa, Jairo García, manifestó que lo que se pretende es detectar cualquier tipo de amenaza que pueda poner en riesgo el proceso de vacunación. Para esto se instalarán varios Puestos de Mando Unificado (PMU) en zonas clave del territorio nacional que cuenten con la colaboración de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional.

 

 

Datos que usted debe tener en cuenta

Los grupos que serán priorizados en la primera fase son los mayores de 80 años y el personal que está en primera línea contra la covid-19. La segunda fase incluirá a las adultos entre 60 y 79 años, y a los demás trabajadores de la salud, incluidos estudiantes en práctica y médicos ancestrales. Adicionalmente, se priorizará también a las personas que tengan comorbilidades por enfermedades preexistentes y eventualmente a los educadores.

 

A usted lo contactará su prestador de salud a través de teléfono, mensaje de texto o correo electrónico para agendar la cita para la vacunación. En la medida de lo posible, ingrese a la página web "Mi vacuna" para conocer la etapa en la que fue clasificado y solicite la cita en su IPS en caso de no haber sido contactado. Si no asiste a la cita para la aplicación de la vacuna, no la perderá sino que será reagendada. Después de que se aplique la vacuna, usted recibirá un carné que lo certifica.

 

Tenga presente que todas las vacunas que fueron adquiridas por el Gobierno nacional cuentan con el respaldo científico y han demostrado efectividad en reducir los síntomas del coronavirus y la propagación del virus. Los efectos secundarios de estas vacunas son mínimos; sin embargo, usted debe permanecer en el centro de salud durante 30 minutos después de haber sido vacunado para que puedan hacer control de sus síntomas.

 


Te puede interesar: ¿Qué impacto está teniendo la pandemia sobre el empleo rural?


¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.