El ‘gran hermano’ de la fauna silvestre

julio 11 de 2019

Por primera vez en Chingaza se le hace marcaje satelital a un oso andino. Esta semana, también unas 120 cámaras trampa dieron cuenta de la aparición sin antecedentes de ese gran mamífero y otras 17 especies silvestres en parques nacionales en Santander, Norte de Santander y Boyacá..

El ‘gran hermano’ de la fauna silvestre

| En total, 120 cámaras trampa en Santander, Norte de Santander y Boyacá registraron la presencia de 17 especies, la mayoría en vías de extinción. | Por: Parques Nacionales Naturales.


Por: Brenda Guerrero
@brendiska_

 

Una llamada la madrugada del 9 de julio confirmó la noticia. El bosque ya no estaba tan quieto como antes. El puma concolor, el tigre mariposa, el venado de cola blanca y el oso de anteojos, entre otros mamíferos, habían espantado la monotonía. Por primera vez desde que se instalaron, hace unos 7 meses,  la revisión mensual de unas 120 cámaras trampa en Parques Nacionales Naturales en El Cocuy, Pisba y Guanenta arrojaban algo más que el paso tímido de insectos o la caída pertinaz de la lluvia. 

Ana María Rocha, vocera de esa entidad, se enteró porque desde el área protegida la llamaron muy emocionados a contarle que el registro era la prueba de que las especies estaban a salvo de la caza en los andes nororientales del país, en Santander, Norte de Santander y Boyacá.

"Anita estamos super felices, necesitamos que el país lo sepa. Esta es la muestra del estado de conservación de esas zonas. De otra forma,no habría tantos ejemplares", sentenció la voz.

 

 

sad

El oso de anteojos, el segundo mamifero más grande de Suramérica.   PARQUES NACIONALES NATURALES

 

Al estilo de cámaras de seguridad, pero con menos tamaño y más resistencia, los dispositivos instalados son parte de un proyecto de conservación en el que trabajan la universidad Nacional, Corpoboyacá, Colciencias y algunas comunidades locales. La idea de este 'Gran hermano', como se conoce mundialmente un programa de telerrealidad en el que los protagonistas son grabados mientras conviven, es evaluar el hábitat de grandes vertebrados al tiempo que se estudian los corredores ecosistémicos del área protegida. 


Así, vigilando 24 horas cada uno de los movimientos de la selva, los científicos estudian cada detalle y tienen control periódico sobre las especies. Esta semana, precisamente, se produjo la primera captura de un oso andino (Tremarctos ornatus) dentro del  Parque Nacional Natural Chingaza. Esta vez, con la ayuda de la Escuela de Recursos Naturales y del Ambiente de la Universidad de Arizona, ProCAT Colombia, el Bioparque Wakatá, el Arizona Center for Nature Conservation - Phoenix Zoo y el Reid Zoo Park.

La captura del oso , al que los científicos llamaron Xué, (dios del sol muisca), se hizo para ponerle un collar de telemetría con tecnología satelital que transmite periódicamente paquetes de información con sus movimientos en esa región.

El operativo usó una trampa diseñada y construida para la especie (Iznachi) y luego del procedimiento de sedación los expertos evidenciaron que se trataba de un macho en perfectas condiciones de salud con aproximadamente 6 años, y casi 100 kilos de peso.

 

 

 

Las 120 cámaras trampa instaladas hacen parte de un proyecto liderado por la Universidad Nacional de Colombia, con apoyo de Parques Nacionales Naturales de Colombia, Corpoboyacá, Rufford Foundation, Idea Wild, Conciencias y comunidades locales.  ©Parques Nacionales Naturales.

 

“No hemos tenido casos todavía en los que alguna especie silvestre nos haya tumbado alguna de las cámaras. En cambio, sí hemos visto como los animales juegan e interactúan con ellas, es impresionante”, contó Rocha entre risas. 


El oso andino cuida al resto de especies en la selva, de ahí que los expertos lo llamen 'especie sombrilla'. Es perseguido por colonos y campesinos, que por desconocimiento o venganza disparan sin compasión acusando al mamífero de depredar el ganado. Por eso, para preservarlo, la organización declaró la especie como Valor objeto de Conservación (VOC) buscando mejorar las condiciones de la población directamente involucrada y sensibilizar  a la sociedad civil sobre su importancia. 


 

Te puede interesar: En el Amazonas hallan 36 posibles nuevas especies para la ciencia.


 

 

 

sad

Los venados macho bostezan para demostrar su dominio y utilizan el sentido del olfato para reconocer su entorno.    PARQUES NACIONALES NATURALES

 


El uso de cámaras trampa al servicio de la ciencia ha permitido conocer el estado de conservación de las especies amenazadas y sus hábitats. Con flash infrarrojo, larga batería, compacta memoria y reducido tamaño esos dispositivos dan rastro no solo de la presencia de las especies, su frecuencia y densidad, sino que aportan herramientas para la identificación de individuos a través de la captura de imagenes del pelaje, por ejemplo,  proporcionando a los investigadores información muy valiosa.

Aunque los intentos por conservar el ecosistema han dado grandes frutos, el llamado es claro: la selva necesita más aliados que trabajen por la fauna, porque no es solo registrar animales, se trata de construir políticas públicas que garanticen que las 17 especies que hallaron las cámaras trampa y que en su mayoría están en vías de extinción no desaparezcan.

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Acepto los Términos y condiciones




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.