Pueblos indígenas: salvaguardas de los ecosistemas y del manejo sostenible de los recursos

agosto 09 de 2019

Un poco más del 20 por ciento del planeta alberga 80 por ciento de la biodiversidad, un tercio de los bosques del mundo y casi la totalidad de los territorios indígenas tradicionales. En el Día Internacional de los Pueblos Indígenas, Colombia reporta la presencia de al menos 102 pueblos indígenas, de los cuales casi 80 por ciento están distribuidos en las zonas rurales.

Pueblos indígenas: salvaguardas de los ecosistemas y del manejo sostenible de los recursos

| Los resguardos indígenas del país se encuentran ubicados en zonas con alta riqueza natural. | Por: FAO


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

De acuerdo con la FAO, la gran mayoría de estos pueblos o bien habitan territorios colectivos ubicados en áreas rurales que fueron constituidos legalmente bajo la figura de resguardos, parcialidades y reservas indígenas o son habitantes de territorios tradicionales y ancestrales aún no delimitados legalmente. 

Para el año 2018 el Instituto Colombiano Agustín Codazzi (IGAC) reportó un total de 894 Resguardos equivalente a 31.646.865 hectáreas.


Los bosques que habitan estas comunidades en el planeta son cruciales para la supervivencia de la humanidad por su aporte en la reducción de las emisiones de carbono. 


 

Diferentes estudios han determinado que los pueblos indígenas son los guardianes esenciales del medio ambiente. Según un informe del World Resources Institute (WRI) de 2016 las áreas boscosas habitadas por comunidades locales y étnicas en general presentan menores tasas de deforestación, y parte de ello se da porque en estas zonas las comunidades locales tienen profundos nexos históricos y culturales con la tierra. 


“En la mayoría de los casos a nivel mundial, millones de comunidades dependen de los bosques para satisfacer sus necesidades. Es por ello que el estudio también indica que mediante el fortalecimiento de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales sobre la propiedad de la tierra, también se estaría impactando en la reducción de la deforestación, y por ende, en la conservación de diversos servicios ecosistémicos prestados por los bosques como el almacenamiento de carbono, los servicios hidrológicos, la retención de nutrientes, la regulación de la dinámica climática y el ciclo del agua locales, o la polinización de la mano con la conversación de la biodiversidad, o la recreación y turismo, entre otros”, dice un informe de la FAO.

 


 


 

Los pueblos indígenas son guardianes esenciales del medio ambiente. © Cortesía FAO.


 


 



Y agrega que gran parte de los resguardos indígenas del país se encuentran ubicados en zonas con alta riqueza natural manifestada en su diversidad biológica y sus amplias zonas de bosques natural, donde la población indígena a través de sus conocimiento, usos y prácticas ancestrales ha convivido y manejado milenariamente la naturaleza para su pervivencia y para la conservación de esta. 

“En particular, los sistemas productivos en comunidades indígenas corresponden a sistemas tradicionales de producción, que se basan en la biodiversidad, agrobiodiversidad y conocimientos tradicionales indígenas para realizar actividades interrelacionadas de manejo de bosques, agricultura, producción pecuaria, caza, pesca, recolección e intercambio, horticultura itinerante, pastoreo de ganado y pequeña minería artesanal, sistemas productivos altamente sostenibles”, dice la FAO.

Según el más reciente reporte del IDEAM la superficie de bosque natural en Colombia es de un poco más de 60 millones de hectáreas. Se estima que la propiedad colectiva de los resguardos indígenas representa aproximadamente 46 por ciento del bosque natural en Colombia (más de 27 millones de hectáreas).


Para esos territorios la deforestación en estos territorios representó 9,3 por ciento del total nacional, concentrándose solo en cuatro resguardos indígenas: Nukak – Maku, Llanos del Yarí - Yaguará II, Selva de Matavén y Río Atabapo e Inírida.
 


 

Esto sugiere, de acuerdo con la FAO que al igual que en otras partes del mundo, los territorios habitados por comunidades étnicas, en este caso indígenas, se encuentran conservados y contribuyen a la protección de la biodiversidad asociada y la acción climática global. Por tanto, el mantenimiento y fortalecimiento de sus procesos de gobernanza y autogobierno, son acciones claves para la protección de los recursos naturales y la supervivencia de la humanidad.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.