Cuatro procesos de paz que fallaron por falta de voluntad política

agosto 29 de 2019

Las cifras de procesos internacionales demuestran que si no hay voluntad política para mantener los acuerdos es más factible volver a la guerra. Semana Rural analiza cuatro procesos de paz en el mundo que se quebraron en el intento. .

Cuatro procesos de paz que fallaron por falta de voluntad política

| La implementación de los acuerdos de paz es más difícil que la firma. | Por: Repositorio Semana


Por: María José Peláez Sierra
@mariajop4



A pesar de que Rodrigo Londoño (Timochenko) aseguró que el anuncio de Iván Márquez, Jesús Santrich, alias “El Paisa” y “Romaña”, no significa una derrota para el Proceso de paz, la incertidumbre frente al futuro de los acuerdos crece. Pues esto reafirma que la Fundación Paz y Reconciliación estaba en lo cierto cuando advertía que se estaba “incubando un nuevo conflicto” en Colombia y que las disidencias se están aliando con otros grupos, como el ELN, para crear una nueva guerrilla. 

Ante este panorama, tanto Timochenko como los líderes negociadores de los acuerdos en la Habana, el expresidente Juan Manuel Santos, los delegados Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo, insistieron en que todavía el 90 por ciento de las Farc está comprometida con los acuerdos y permanece en la legalidad. Y que, por eso, los colombianos no deben sucumbir a la ligereza mediática y política de dar todo por perdido. 

Sin embargo, algunas organizaciones de derechos humanos y mediadores de paz no dudaron en afirmar que estamos en un punto de no retorno y que si el gobierno no demuestra voluntad política pronto para implementar más efectivamente lo pactado, podríamos regresar al estado en que estábamos antes de los acuerdos. 

 


 



De hecho, es importante recordar las palabras que el propio Jaramillo dio en 2016 después de la firma: “El 50 por ciento de los procesos de paz en el mundo fracasan una vez se llega a un acuerdo”. 

Jaramillo expresó en ese momento que lo más complejo de la paz era su implementación. 

Sus declaraciones estaban basadas en los estudios del investigador de la Universidad de Notre Dame, John Paul Lederach, en los que asegura que los acuerdos que se basan principalmente en el castigo, la sanción y la seguridad, suelen no prosperar. 

El profesor Lederach encontró que el 80 por ciento de acuerdos internacionales sustentados en esas tres categorías, terminaron en violencia, como fueron los casos de Filipinas, India, Angola, Bangladesh y Senegal. 

Los cinco primeros años después de la firma son los más importantes, dice su informe. Incluso, otros investigadores, como Charles T. Call y Elizabeth M. Counses, encontraron que el 43 por ciento de las guerrillas o grupos armados vuelven a las armas durante ese periodo.

 

Humberto de la Calle y Sergio Jaramillo en el proceso de negociación de los acuerdos de Paz junta a algunos de líderes de las Farc. ©Repositorio Semana.


Por esa razón, las advertencias que la nobel de paz guatemalteca, Rigoberta Menchú, dio en Boyacá, cuando visitó el país hace unos años, cobran más fuerza. Menchú le recordó a Colombia y al gobierno que “solo los acuerdos que se vuelven políticas públicas tienen éxito”.

En la medida, en que el gobierno y los exguerrilleros no se comprometan realmente a respetar los acuerdos y subsanar el conflicto desde la raíz, Colombia seguirá los pasos de muchos otros países que han fallado estrepitosamente en la implementación de la paz. Aquí los casos más emblemáticos de los últimos años.
 


 

1. Siria, el país del todos contra todos



Siria ha intentado más de diez veces iniciar conversaciones de paz. Hasta ahora, ninguna funcionó. Las causas del conflicto sirio son diversas y complejas. Sin embargo, la mayoría de internacionalistas coincide en que la guerra se recrudeció en 2013, cuando el mandatario Bashar Al-Assad desconoció el deseo popular y se perpetuó en el poder. 

Desde entonces, la tensión entre la oposición, el gobierno y los países aliados (a una u otra parte), como Rusia, Estados Unidos y Turquía, no ha cesado. Y los rebeldes insisten en que no se sentaran a negociar con el gobierno, si Al-Assad no permite elecciones democráticas. 

A todo esto,  se agregan los grupos radicales islamistas, como los Yihadistas y los Hermanos musulmanes, y los intereses geopolíticos en controlar la zona, que dificultan tremendamente reanudar conversaciones y volver al diálogo. Desde 2017, no ha habido ningún intento real de paz en el país.

 

2. Israel y Palestina, la frontera más compleja

 



En julio de 2013 el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, accedieron a darle otra oportunidad a la paz. En un comienzo las conversaciones se adelantaron positivamente, pues el gobierno Israelí retornó varios prisioneros políticos a Palestina y Palestina cesó los ataques. Sin embargo, un año después las cosas se enfriaron y el discurso bélico del mandatario israelí se hizo más fuerte, hasta volver a los bombardeos y exiliar a cientos de palestinos musulmanes. 

Desde que las Naciones Unidas decidieron darle la tierra de Israel al pueblo judío, como una forma de reparación por lo vejámenes cometidos contra ellos durante la Segunda Guerra Mundial, los palestinos han alegado la usurpación de su tierra. Pues los países europeos entregaron un país que ya estaba ocupado. Desde entonces, las relaciones diplomáticas entre ambos gobiernos han tenido sus altas y sus bajas, pero no han podido implementar nunca un verdadero acuerdo de paz. 

Mientras tanto los civiles siguen siendo los más afectados por los ataques. 
 

3. Sudán del Sur, los problemas de ser una nación nueva


Milicianos de Sudán del Sur violan los acuerdos de paz y no deponen las armas. ©Repositorio Semana.

La población civil es la mayor afectada en las guerras. Casi todos los países evidencian el mismo patrón. © Repositorio Semana.



Sudán del Sur está en guerra desde 2013, dos años después de la declaración de independencia de su vecino del norte, Sudán. A pesar de que en 2015, el presidente Salva Kiir y el rebelde Riek Machar se sentaron a la mesa y firmaron un acuerdo de paz que buscaba ponerle punto al conflicto interno de casi seis años, las cosas no han salido como se esperaba. Pues, desde que Kiir acusó a Machar, que era el vicepresidente en ese entonces, de estar planeando un golpe de Estado, el país se dividió en dos. Los seguidores de Machar tomaron las armas y el gobierno respondió con igual fuerza. Eso detonó una guerra civil. 

En 2018, el Gobierno y los “rebeldes” acordaron que Kiir permanecería en la presidencia durante 36 meses y Machar sería su vicepresidente, luego deben ir a votaciones. No obstante, las matanzas siguen estando al orden del día y la fractura política no ha permitido consolidar una verdadera coalición de gobierno. El proceso de paz quedó en veremos. 

 

4. Irán y Estados Unidos, una vuelta a las armas nucleares

La salida de las grandes potencias mundiales del pacto nuclear es uno de los peores actos de los últimos años. Las internacionales creen que hay una carrera nuclear. © Repositorio Semana.



El 8 de mayo de 2018 el presidente estadounidense, Donald Trump, le anunció al mundo que su país se saldría de los acuerdos nucleares que varias naciones firmaron con Irán para reducir su producción de Uranio, un elemento químico utilizado para la realización de armas y bombas nucleares. Según Trump, su decisión se basó en la “certeza” de que Teherán llevaba años incumpliendo con los acuerdos y, según él, estaba impulsando un programa secreto de armas “superpotentes”. A pesar de que tanto Irán como la Unión Europea calificaron de “infundadas” las acusaciones, las amenazas y sanciones de parte de Washington continuaron. 

Este año el presidente iraní, Hassan Rohaní, manifestó también que no seguirá cumpliendo plenamente con el acuerdo nuclear y que, a menos de que el presidente Trump, levante las sanciones y se retracte sobre lo que ha dicho, no habrá diálogo.

La cruenta guerra en Oriente Medio, con los intereses económicos de por medio, ha dejado más de 500.000 muertos y millones de desplazados. Las organizaciones internacionales temen que sin un acuerdo de cese de las acciones bélicas, el aumento de armamento nuclear en el mundo se salga de control. 

La paz requiere voluntad política. 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.