febrero 18 de 2019

De cultivador de coca a líder social

Por: Richard Patiño

Soy un campesino de Briceño, Antioquia. Cuando tenía 13 años, en el 2000, comencé a dedicarme al cultivo de coca en la vereda La Cristalina, porque no tenía la oportunidad de estudiar. Después de coger plata, mis prioridades cambiaron: solo quería seguir en esta actividad.

De 2005 a 2008 se presentó la primera erradicación forzada, que dejó desplazados, mutilados, miembros de la fuerza pública heridos y enfrentamientos entre los actores armados que hacían presencia en el municipio. Este hecho afectó a toda la población y no dejó resultados positivos frente a la disminución de los cultivos.

Entre 2008 y 2012 se dio la aspersión aérea, que impactó de manera negativa el territorio. El agua se contaminó y los altos contenidos de glifosato afectaron las siembras lícitas y las áreas boscosas. 

En 2015 empezó el plan piloto de desminado humanitario entre el Ejército y las Farc en la vereda El Orejón. Un año más tarde se declaró al municipio de Briceño como pionero en la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito y las asambleas comunitarias se convirtieron en prioridad, un método efectivo de participación ciudadana en la construcción de la paz.

En ese momento empecé a acompañar el levantamiento de los planes de desarrollo para el pueblo. Hasta ahora he sentido una satisfacción enorme, porque puedo aportar a la paz y en el avance sostenible para mi región.

Las comunidades decidieron apoyar la sustitución voluntaria como el único procedimiento capaz de reducir los cultivos de uso ilícito e intervenir en la extrema pobreza. El éxito se consiguió por la gran voluntad de la gente para la transformación.

Es muy difícil hacer un cambio de esta magnitud y más cuando se está acostumbrado a otra economía. Sin embargo, y gracias a Dios, en Briceño hay una voluntad inquebrantable. Mi comunidad continúa hacia adelante con los proyectos productivos del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS). Esto sucede a pasos lentos, pero con la satisfacción de estar en la legalidad.

Se han llevado a cabo procesos de asistencia alimentaria en todo el municipio y proyectos de seguridad alimentaria en las 11 veredas donde se inició el plan piloto. También, se ha hecho una gran inversión con fines sociales. Considero que somos privilegiados por poder mostrar al resto del país y al mundo que sí es posible intervenir en la extrema pobreza y a la vez disminuir los cultivos ilícitos. Se debe aplicar el PNIS en lugares donde aún hay coca y no se debe repetir la aspersión aérea.

Como presidente de Asocomunal Briceño y del Consejo Municipal de Evaluación y Seguimiento del PNIS deseo seguir luchando por mis comunidades y defendiendo el Programa como único método efectivo. El proceso de paz fue una ventana de oportunidades para los campesinos y estamos dispuestos a aprovechar al máximo sus resultados.

Sueño con que se termine totalmente el conflicto; somos los campesinos quienes pagamos las consecuencias de la guerra. Sueño con una Colombia de oportunidades, donde podamos trabajar el campo con verdaderas garantías de rentabilidad.

Somos un ejemplo vivo de transformación de la guerra, a pesar de que muchos crecimos en medio del conflicto armado y estuvimos involucrados con los cultivos ilícitos. Sí es posible conquistar nuestros territorios. 

 


*Presidente de Asocomunal Briceño, Antioquia, y del Consejo Municipal de Evaluación y Seguimiento del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS).



Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.