De las regiones a su casa: productores muestran sus proyectos

noviembre 13 de 2020

SEMANA RURAL le trae la historia de tres asociaciones de productores en las regiones para que conozca más sobre sus productos y sobre cómo usted puede ayudarlos a consolidar sus iniciativas.

De las regiones a su casa: productores muestran sus proyectos

| | Por:


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

La asociatividad es clave para el desarrollo del campo colombiano. Muchas veces las comunidades se agrupan en aras de crear y cuidar proyectos productivos en torno a las regiones y sus productos insignia, pues de esta forma es mucho más sencillo consolidar sus cultivos y tener garantías de mejores ingresos para sus familias.

 

Hoy estas comunidades requieren vender, como puedan,para poder consolidar sus proyectos y, sobre todo, darse a conocer. Vea tres asociaciones campesinas, indígenas y afro que a través de sus propias voces, en videos cortos que grabaron con sus manos, hablan sobre productos que han transformado su realidad a pesar de estar en muchos casos en contextos difíciles. 

 


ASOVIVU (Asociación de Víctimas del Conflicto Armado y Población en Situación de Vulnerabilidad)


Esta asociación fue creada hace ocho años a raíz de los hechos de violencia que se dieron en Bojayá. El municipio por años fue un epicentro de cientos de combates entre las Farc y las AUC en Chocó. En el 2002 una pipeta de gas explotó en la iglesia del pueblo, en medio de un combate, dejando un centenar de muertos y heridos que aún marcan a la comunidad.

 

Pero este municipio rodeado de dos ríos, el Atrato que recorre casi todo el departamento y el río Bojayá, está renaciendo. Un nuevo Bojayá se ha contruído poco a poco. Este es el sueño de quienes hacen parte de Asovivu, que luego de sufrir la violencia y huir del pueblo, quieren seguir consolidando un Bojayá diferente.

 

“Nosotros no necesitamos que nos miren con lástima, sino que vean todo el esfuerzo y el trabajo que hacemos para ayudar a las comunidades”, dijo Edwin Allín Guardia uno de los líderes de la asociación.

 

 

Es que en medio de las dificultades y de la incertidumbre, al volver a un pueblo del que cerca de 5,000 personas escaparon al principio de los 2000 los miembros de Asovivu se atrevieron a intentarlo: juntaron los conocimientos de los indígenas con la fortaleza de los afro, como ellos describen su unión y empezaron a cultivar curcúma, una raíz orginaria de la India que los indígenas utilizaban para la medicina, para cocinar y hasta para pintar.

 

“Queremos que el país nos conozca por nuestra capacidad de salir adelante, nuestra capacidad de unirnos como dos etnias que habían vivido de manera independiente por años. Nos unió la empatía, reconciliarnos, compartir saberes,  entregar nuestra cultura”, dijo Denis Roamaña, quien hace parte de la asociación.

 

Conozca en este video, grabado por dos líderes de la asociación, de qué se trata este proyecto productivo llamado Curcumetto que transforma un municipio golpeado durante décadas por el conflicto armado, pero que hoy se pinta de cúrcuma color naranja:

 

 


Café Mucahui: Mujeres cafeteras del centro de Huila: una empresa con futuro


El café colombiano es reconocido a nivel mundial, por su calidad, sabor y aroma. En los cafetales del país se cultiva uno de los mejores varietales del mundo.  Así lo viven Ana Milena Valencia y Nuvia Ortiz representante legal y socia, respectivamente, de la Asociación de Mujeres Cafeteras del centro de Huila.

 

Ellas como más de 40 mil familias del país viven de este cultivo, que abarca 853 mil hectáreas de 23 departamentos. Ambas residen en El Pital, y son vecinas a pesar de que entre sus fincas hay casi una hora de distancia. 

 

Ana Milena vive en la vereda San José de El Pital con su esposo, su suegra y su hijo, rodeada no solo por cafetales, sino por cultivos de plátano, yuca, naranja, limón y aguacate. Nubia produce lo mismo, vive en la vereda Chorrillos, con su mamá. 

 

Los dos hacen parte de la asociación desde que empezó hace cuatro años. Hoy 27 mujeres hacen parte del grupo, que a pesar de las distancias busca siempre reunirse en El Pital (Huila) para pensar en nuevas formas de apoyarse entre todas, sobre todo como mujeres caficultoras.

 

 

 Su más reciente logro fue haber sido elegidos por el convenio ADR – FAO. La Asociación recibió capacitación en gestión administrativa, financiera, en crecimiento personal, en aprendizaje técnico, TIC`s y en comercialización. Además, les entregaron palas, guadañadoras, despulpadora, fumigadoras, fertilizantes, y piezas publicitarias para comercializar su café y participar en ferias, el cual bautizaron el nombre Café Mucahui (Mujeres Cafeteras del Centro del Huila).

 

La asociación está iniciando su proceso de comercialización. El sueño, dicen, es que puedan vender directamente el café, sin intermediarios y continuar presentando proyectos que ayuden a fortalecer la asociación.

 

Si quiere conocer más sobre el Café Mucahui, en este video realizado por las productoras, puede conocer más sobre la asociación:

 

 


ASOPROCAQ (Asociación de productores de Cacao de Quibdó)


La asociación nace en 2013 fruto de la necesidad de asociarse en búsqueda de soñar con realidades diferentes. Desde el 2014 283 beneficiarios han sido apoyados por la organización que ha dedicado sus esfuerzos para ayudar a personas, en su mayoría del río Munguidó, un lugar cuya población fue desplazada casi en su totalidad en 2003, a consolidar sus cultivos de cacao, un fruto insignia de la región. 

 

Allí muchas familias habían sido desplazadas y habían temido volver a sus tierras, pero en búsqueda de ayudarlos a enamorarse de su cultivo, la asociación empezó a trabajar para que los productores se sintieran nuevamente seguros y encontrarán en el cacao una excusa para volver a sentirse en su casa.

 

“Queríamos mejorar la comercialización, ayudar a los productores a que ganen bien y se les cumpla con buenos y mejores precios por su cacao y así se vea motivado a cuidar sus plantaciones y a seguir sembrando”, dice Edson Mosquera Suárez quien encabeza la asociación.

 

Además de estar en Quibdó, también tienen presencia en  Tadó, Istmina, Baudó, Condoto, ayudando a más cacaoteros a mejorar su productividad, quienes con su ayuda tienen mejores cultivos. 

 

Hoy venden sus productos a una de las grandes comercializadoras de cacao en el país como Casa Luker, pero también producen chocolate de alta calidad y con alma chocoana en Late Chocó. Allí uno de los fundadores de la iniciativa, Joel Palacios, decidió abrir en Bogotá una fábrica donde con el cacao de los productores hace chocolates con esencia chocoana: frutos de la región como piña, borojó, guayaba agria y hasta sal marina (a este chocolate se le bautizó Nuquí).

 

Si quiere saber más de esta asociación, en este video realizado por los productores podrá conocer más sobre los cacaoteros de Quibdó:

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.