Desarrollo en Nuquí: ¿con o sin puerto?

julio 31 de 2020

Un documental de la U. de los Andes, que se estrena esta semana, abre nuevamente la discusión de un puerto en Tribugá y lo que significa la palabra progreso para las comunidades. .

Desarrollo en Nuquí: ¿con o sin puerto?

| Las playas de la zona hacen parte de los ecosistemas que se verían afectados por la construcción del Puerto | Por: ©Proyecto Territorios Impostergables


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

Durante décadas, desde el gobierno de Rojas Pinilla de 1953, para ser exactos, se ha hablado de que la construcción de un puerto de aguas profundas traería un beneficio económico y social gigantesco para Tribugá, en Nuquí (Chocó). 

 

Esa propuesta ha traído siempre el viejo antagonismo entre conservación y desarrollo. Pero el verdadero debate no debería tener en cuenta el concepto de progreso entendido desde el Gobierno nacional, sino desde la capacidad de las poblaciones de la zona, y sobre todo del consejo comunitario de establecer realmente qué entienden por progreso y qué tipo de proyectos quieren que se desarrollen en su comunidad. 

 

Ese debate llevó a Julián Idrobo y a Diana Marcela Gómez, profesores de la Universidad de los Andes, a realizar su investigación “Territorios Impostergables: Planeación y Bienestar en el Pacífico Colombiano”, en la que abordan, directamente desde la zona, qué entienden las personas por progreso y cómo esas perspectivas deberían establecer la discusión que se de en torno a las políticas públicas y los planes que hay para Nuquí.

 

“Nosotros queríamos entender cómo se podía abordar el tema de la planeación desde el bienestar local. Siempre he creído que Nuquí es un modelo clave para pensar en el desarrollo de manera crítica en el país. Ahí contactamos al consejo comunitario y a través de los intereses que ellos tenían fue que llegamos al debate del Puerto”, dice el profesor Idrobo. 

 

smiley

©Proyecto Territorios Impostergables

 

En el proyecto, los investigadores abordan conceptos como calidad de vida, bienestar, economía local y acceso a servicios públicos entre otros, para comprender a profundidad lo que este tipo de iniciativas significan para la población de la zona. La investigación, que sí aborda el tema del Puerto, busca identificar en un sentido más amplio cómo entienden desde la comunidad directamente las nociones de bienestar para establecer un debate frente a la mirada institucionalizada del progreso.

 

“Buscamos entender y visibilizar que existen otras formas de relacionarse con el mundo y de organizar la sociedad, la vida cotidiana, el presente y los planes a futuro. Lo que vimos en Nuquí es que hay formas propias de planear el territorio, el bienestar, el vivir bien. Eso en muchos casos no necesariamente va de la mano con la mirada que existe del bienestar que hay en el departamento o en el gobierno”, afirma Gómez. 

 


Te puede interesar Volver a lo ancestral, la apuesta de los afro en la pandemia


 

La investigación, que será presentada en un documento audiovisual, recoge a través de un estudio transversal las perspectivas sociales, políticas y económicas que existen en Nuquí frente a la construcción del Puerto y permite conocer más a fondo lo que las personas entienden por progreso y desarrollo, además del concepto de “vivir tranquilamente”. Ese, en muchos casos, se puede identificar en la economía local de la zona, que se estructura alrededor de tres sectores co-dependientes: la pesca artesanal, la agricultura y el turismo comunitario.

 

La construcción del Puerto amenaza esta economía al destruir ecosistemas manglares, costeros y selváticos, claves para la conservación de recursos en las comunidades. La propuesta de infraestructura marítima incluye una carretera y una ruta férrea que eliminarían el filtro geográfico que Nuquí tiene para la llegada de foráneos: hoy solo es posible viajar a la zona en avión o barco, una  situación que gran parte de la población local, según el documental, asocia con deterioro social.

 

smiley

El documental fue realizado por el CIDER de la Universidad de los Andes y dirigido por  Julián Idrobo y Diana Marcela Gómez

 

El proyecto aborda además deudas históricas con las comunidades como el acceso a servicios públicos. Según cifras del 2018 del Dane, en Nuquí solo 6 de cada 10 viviendas tienen acueducto y solamente el 9,3 por ciento de la población tiene alcantarillado. En todo el departamento la cifra no es más alentadora: en Chocó solo el 20,4 por ciento de los habitantes puede disponer apropiadamente sus aguas negras.  

 

Pero parte de lo que busca el documental, sin olvidarse de esas cifras, es demostrar que la capacidad inventiva y organizativa de la zona en torno a sus cosmovisiones y sus formas de vivir va de la mano con lo que la comunidad entiende por calidad de vida, sin dejar de lado en ningún momento las necesidades básicas que existen en la región.

 

Cómo reconoce Julian Idrobo, “a pesar de ese contexto en la zona, en muchos casos precario, hay una forma diferente de relacionarse con el mundo, algo que complementa Diana Marcela Gómez. “Las comunidades tienen una visión crítica sobre los modelos de desarrollo que les han impuesto, en Nuquí lo que se entiende por calidad de vida y por pobreza es completamente diferente, afirma. 

 

La investigación fue construida articulando la mirada académica de la investigación con las necesidades que tenían las personas de la comunidad, a través del consejo comunitario. “El documental los planteamos como un puente para ayudar a las comunidades a que cuenten su propia historia, a mostrar como los planes de desarrollo no necesariamente responden a las necesidades de la gente”, dice Gómez.

 

El proyecto del Puerto de aguas profundas en Tribugá sigue vigente —fue incluido en el Plan de Desarrollo Territorial en el que se contempla como “un puerto en el Pacífico norte colombiano”— y ya existe un consorcio interesado en su construcción, Arquímedes S.A. No obstante eso, el documental "Territorios Impostergables: Planeación y Bienestar en el Pacífico Colombiano" presenta una mirada crítica frente al proyecto y permite abrir la discusión en torno a si su construcción va de la mano con los intereses y el bienestar de los nuquiseños, que deberían ser actores claves en los proyectos que se desarrollen en su municipio.

 


Te puede interesar La pobreza campesina casi dobla al resto del país


¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.