Desinformación y ayuda precaria, otros problemas de los evacuados de Hidroituango

mayo 21 de 2018

Las comunidades afectadas durante los días de crisis siguen a la espera de soluciones concretas sobre su reubicación y reparación de los daños..

Desinformación y ayuda precaria, otros problemas de los evacuados de Hidroituango

| Unos 3.000 habitantes de zonas de influencia del río Cauca y del megaproyecto debieron evacuar sus viviendas. | Por: David Estrada Larrañeta


Por: Yeison Camilo García
@yecgarcia

William de Jesús Gutiérrez está desde el sábado 12 de mayo en el coliseo municipal de Puerto Valdivia, un corregimiento de Valdivia (en el norte de Antioquia), tras la borrasca que se llevó parte de su casa y sus pertenencias. Él es el presidente de la Asociación de Mineros y Pesqueros Artesanales de Puerto Valdivia. Ha escuchado en las noticias, y por parte de Empresas Públicas de Medellín (EPM), que la emergencia al término de la semana pasada parece estar bajo control, pero para él y su familia apenas empieza el desafío de salir adelante tras la tragedia.

La incertidumbre de William, y de otras 3.000 personas que comparten espacio en el coliseo, se junta con la penosa situación que se vive en el albergue: “Recibimos las comidas a deshoras. Esta tarde cancelaron 800 comidas porque estaban vinagres (dañadas). Ayer, la comida no la recibió nadie porque el arroz se dañó”, comenta. También insiste en que “los están engañando con la información” y que hasta el momento no hay ninguna propuesta de reubicación. Los días pasan y, mientras tanto, los animales que William dejó en su finca parecen condenados a morir de hambre.

Óscar Mauricio Madrigal, vicepresidente de la Asociación de Pequeños Mineros Artesanales de Valdivia e integrante del Movimiento Ríos Vivos en Antioquia, recordó que, al conocer la alerta, al mediodía del 16 de mayo, el último pico de la emergencia, las comunidades abandonaron las casas y albergues. A las 3 de la tarde les dijeron que podían regresar y a las 5 cambió la instrucción: ordenaron evacuar por completo Puerto Valdivia. Fueron transportados hasta el casco urbano del municipio en carros prestados por la Fuerza Pública y busetas gestionadas por la Alcaldía.
 


 

“Acá en el coliseo municipal hay más o menos entre 2.500 y 3.000 personas. Esa primera noche fue muy dura: hubo demoras para entregar las ayudas humanitarias y el espacio es reducido, a pesar de que habilitaron una escuela también como albergue”.

– Óscar Mauricio Madrigal –
 


 




Las familias evacuadas fueron acomodadas en carpas. / FOTO: DAVID ESTRADA LARRAÑETA - REVISTA SEMANA. 
 


Hasta el jueves de la semana pasada, el personero del pueblo, Didier García Álvarez, no tenía conocimiento de que EPM se hubiese puesto en contacto con los afectados. “No están recibiendo atención de la Administración porque la que ocasionó todas esas afectaciones fue EPM. Ya se les solicitó que revisaran la situación, pero aún no hay pronunciamiento. Ya esto se puso en conocimiento de la Procuraduría y la Defensoría regional”, concluyó.

Además de Valdivia, otros municipios como Ituango y Sabanalarga sufren una situación similar y no están recibiendo un apoyo equitativo. Isabel Cristina Zuleta, vocera del Movimiento Ríos Vivos en Antioquia, explica:


“Hemos hecho reuniones con las Alcaldías (de Ituango y Sabanalarga) y allí dicen que ellos no tienen capacidad de atender la situación. Que ya mandaron cartas al Dapard –Departamento Administrativo de Prevención de Desastres de Antioquia– y les dicen que no, que eso no es una emergencia. Que la prioridad está en Valdivia, que por eso no les pueden dar comida (como parte de las ayudas humanitarias). Los campesinos no saben qué hacer”.


 

A los albergues en estos municipios, al igual que a los de Puerto Valdivia, llegan campesinos a diario. Los de Sabanalarga son la Administración Municipal y dos oficinas de EPM. En Ituango las personas están en el coliseo municipal y los que llegaron a El Bombillo ahora comparten espacio con los del sector El Líbano. Según el censo del pasado viernes, dice Zuleta, en Sabanalarga se contabilizan 360 personas y en Ituango, 120.
 

Miembros del Ejército ayudan en la recolección de escombros luego del desbordamiento del río Cauca. / FOTO: DAVID ESTRADA LARRAÑETA - REVISTA SEMANA.


“Le estamos pidiendo a EPM que nos hable con la verdad. ¿Qué es lo que está pasando en el proyecto? ¿Por qué a veces sí, a veces no, que salgan, que regresen? ¡Ya estamos cansados! ¿Y quién va a reparar los daños morales, las afectaciones psicológicas, más allá de pagar las casas y los electrodomésticos? Además, tenemos muchos niños perdiendo clase y los hombres sin poder ir a trabajar”, dice Madrigal.

Este líder también denunció que hay otras comunidades afectadas que no han recibido atención, en los sectores de Palomas, Raudal y los kilómetros 14 y 15 de la vía que conecta a Valdivia con Tarazá. Igualmente, dijo que un grupo de barequeros de Ituango –quienes extraen artesanalmente minerales de las aguas– resultó damnificado desde abril por el represamiento del caudal aguas arriba de la presa. Juan Carlos Cárcamo, personero de Ituango, confirmó que desde mediados de ese mes hay dos grupos de barequeros: unos que se hallan en el coliseo municipal y otros que permanecieron hasta hace poco en El Bombillo, un sector de la vía de ingreso al pueblo. “Son aproximadamente 50 personas, quizás un poco más, que trabajaban en las riberas del río Cauca, en cuatro playas: Mote, Guayacán, Sardinas y Palmichales”.

 

Parte del proyecto Hidroituango. Ocupa predios de Valdivia, Ituango, Briceño y otros nueve municipios de Antioquia. / FOTO: EMPRESAS PÚBLICAS DE MEDELLÍN.


“La gente de aguas abajo de la presa no quiere seguir en la incertidumbre. Y para no seguir en la incertidumbre, el río tiene que seguir corriendo como antes. Dicen que EPM ya les mintió. No sabemos si se va a caer la presa, porque EPM no puede saber qué va a pasar con la montaña. Entonces, lo que están pidiendo aguas abajo es que dejen el río libre, como estaba”, puntualiza la vocera del Movimiento Ríos Vivos.


 YA VAN 23 DÍAS DE CRISIS 

 

El 16 de mayo, mientras avanzaba la atención a los damnificados de Puerto Valdivia, se presentó una nueva emergencia en Hidroituango. Un poco antes del mediodía, y durante más de dos horas, hubo una obstrucción en la casa de máquinas que se está usando para evacuar el agua represada. Eso hizo que el líquido emergiera por las galerías de acceso y ocasionó heridas a cuatro trabajadores del megaproyecto.

 


La crecida del río Cauca averió las casas que estaban en las orillas y arrastró tres puentes. / FOTOS: HABITANTES DE PUERTO VALDIVIA.


La Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres ratificó la alerta y la “orden preventiva emitida por EPM a las comunidades que habitan la zona de influencia del río Cauca, como Valdivia, Cáceres, Tarazá, Nechí, Caucasia; así como las zonas bajas de San Benito Abad, Caimito y Guaranda en el departamento de Sucre”, para salvaguardar la vida e integridad de los habitantes.

Con respecto a la alerta para las comunidades ribereñas, Juliana Palacio Bermúdez, directora del Dapard, informó que fueron evacuadas 4.985 personas del corregimiento Puerto Valdivia (2.194) y los municipios Tarazá (814), Cáceres (1.128) y Caucasia (849).  
 

 Familias de Puerto Valvidia desalojando sus viviendas el pasado míercoles. Alguna solo puedieron sacar unos pocos enseres/ FOTO: DAVID ESTRADA LARRAÑETA - REVISTA SEMANA.


Ante esta emergencia, el gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, y directivos de EPM dirigieron en la tarde de ese mismo día una carta al presidente Juan Manuel Santos para informarle sobre la situación crítica en que se encuentra el megaproyecto y le solicitaron que ordene urgentemente “la disposición de todos los instrumentos y medios posibles a efectos de evitar situaciones que lamentar”. Esto, debido a que la estabilidad de la casa de máquinas está en riesgo y podría llegar a colapsar y generar una tragedia por el aumento impredecible e incontrolable del caudal del río.

En respuesta, el presidente aseguró que desde el inicio de la emergencia en Hidroituango se activó el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres y, posteriormente, se instaló un Puesto de Mando Unificado, coordinado por el Ministerio de Minas y Energía. “Eso ha permitido que, por fortuna, no se hayan presentado pérdidas humanas ante la gravedad de la situación”, añadió.

 


 ¿QUÉ PASÓ CON HIDROITUANGO? 

 

La contingencia en Hidroituango, el megaproyecto que generará el 17 por ciento de la demanda de energía eléctrica en el país, comenzó el pasado 29 de abril. Desmoronamientos de roca y tierra ocasionaron una obstrucción en un túnel de desviación del río Cauca. Eso generó el represamiento accidental aguas arriba de la presa y la disminución del caudal aguas abajo.

Pero no fue sino hasta la tarde del 12 de mayo cuando se registró la primera emergencia. A las 2 de la tarde hubo un destaponamiento natural del túnel, que se obstruyó de nuevo pasadas las 6. Esto produjo una creciente del río que de inmediato puso en riesgo la vida de los habitantes del corregimiento Puerto Valdivia porque “el sistema de alertas no funcionó”, sostuvo el personero de Valdivia.

 

FOTOS: DAVID ESTRADA LARRAÑETA - REVISTA SEMANA.


Según censos de EPM, 544 habitantes del corregimiento tuvieron que evacuar sus hogares y refugiarse, 250 de ellos en albergues y 294 en residencias de familiares y amigos. Afortunadamente, no se registraron desaparecidos, muertos o heridos en la emergencia.

Respecto a los daños materiales, la empresa precisó que 59 viviendas resultaron destruidas o averiadas y tres puentes –uno de ellos comunicaba con el puesto de salud del corregimiento– fueron arrastrados por la corriente. También hubo daños en las redes de acueducto y electricidad del centro poblado, servicios que ya fueron restablecidos.

FOTO: DAVID ESTRADA LARRAÑETA - REVISTA SEMANA.


El 14 de mayo, el Gobernador de Antioquia declaró la calamidad pública por 30 días en los municipios afectados por la contingencia en Hidroituango.

Por su parte, los directivos de EPM aseguraron mediante un comunicado que estaban trabajando en tres frentes para superar la contingencia: “La atención de los afectados del corregimiento de Puerto Valdivia, en el municipio de Valdivia; la recuperación del control del proyecto y el cuidado del ambiente, a través del rescate de fauna silvestre”.

Entre tanto, las comunidades evacuadas reciben atención humanitaria y se mantiene la alerta máxima para los municipios ubicados aguas abajo de la presa, tanto los de la zona de influencia de Hidroituango, en Antioquia, como otros de los departamentos de Sucre (Majagual y Guaranda), Córdoba (Ayapel) y Bolívar (Achí y San Jacinto del Cauca) ante la posibilidad de nuevos incidentes.

 

 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.