junio 06 de 2020

Editorial: La oportunidad para apostarle de verdad al campo

Por: SEMANA RURAL

La pandemia por el coronavirus ha hecho que las prioridades cambien, que el Gobierno reenfoque su rumbo y salgan a la luz algunas de las falencias estructurales que sufre no solo Colombia, sino el mundo. Y aunque en la medida que avanza el virus cada orilla lo utiliza para reafirmarse en aquellas posturas que tenían desde siempre, hay algunos temas que sí han generado consenso en medio de esta situación difícil.

La primera es el agradecimiento a todos los campesinos y empresarios del campo que han permitido que los ciudadanos sigan teniendo comida en sus mesas. Y la segunda es que, tras la crisis, con una economía profundamente golpeada y un aparato productivo reducido, el Estado deberá ser audaz para propiciar la recuperación económica que, además, permitirá reducir el desempleo y la pobreza. Ya diferentes estudios muestran que estos indicadores aumentarán como no ha pasado en décadas.

Solo estos dos elementos deberían hacer que el Gobierno nacional y el Congreso de la República le apuesten de una vez por todas a la implementación de la Reforma Rural Integral. Ya es hora de que Colombia ponga a producir las 40 millones de hectáreas que tiene aptas para el agro y aumente la competitividad en el campo para garantizar la seguridad alimentaria del país, reducir importaciones y conseguir ese objetivo tan repetido, pero poco perseguido, de ser una de las despensas del mundo.


Todo esto, por supuesto, poniendo en el centro a los casi 15 millones de campesinos y campesinas que tiene el país. El Gobierno ha avanzado tímidamente en lo que tiene que ver con acceso y formalización de la tierra; provisión de bienes públicos fundamentales para la producción y comercialización agropecuaria; acceso a crédito focalizado y la mejora de las condiciones de vida de la población rural.

 

El agro es uno de los sectores llamados a impulsar la recuperación económica en los meses que vienen, pues es un gran generador de empleo y dinamizador de las cadenas productivas. Y su importancia para la subsistencia es tal, que no ha parado ni parará, como sí han tenido que hacerlo otras ramas de actividad económica que muy probablemente continuarán con restricciones sujetas a la evolución de la pandemia. De hecho, una muestra de lo importante que es este sector es que en el primer trimestre del año fue uno de los pocos que creció con respecto al mismo periodo del 2019. Mientras la economía nacional creció solamente 1,1 por ciento, el agro lo hizo en 6,8 por ciento.

 

Con esto en mente, una Reforma Rural Integral puede ser el instrumento que contribuya a darle el lugar que merece el campo, que permita cerrar brechas, resolver conflictos agrarios, avanzar en la pacificación del país, garantizar el abastecimiento y superar la crisis económica pospandemia. Fortalecer el campo como un músculo que bombee e irrigue bienestar a todo el país debe ser el objetivo. 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.