El camionero que se volvió 'youtuber'

septiembre 02 de 2020

Albeiro León creó su canal hace 2 años con un objetivo claro: cambiar la percepción de que los transportadores son maleducados y sucios. "Somos personas chévres, amables y hasta nobles",dice. .

El camionero que se volvió 'youtuber'

| Albeiro encontró su otra pasión en YouTube, hoy su canal le muestra a las persona la otra cara de los transportadores y los secretos de su labor | Por: ©Fotos archivo personal Albeiro León


Por: Mateo Medina Abad
@teomedinabad

Albeiro León se levanta a las 4:00 de la mañana listo para volver a salir a la carretera. Su hija y su esposa aún duermen. En la calle no se escucha nada, salvo el gallo que empieza a cantar en la casa vecina. Su camión rojo cereza lo espera. También más de mil kilómetros de carretera entre Cartagena y Bogotá. Es su jornada habitual. Un viaje que también hacían su padre y su hermano y que, aún con el paso de los años, sigue disfrutando.

 

Hay pocos carros y todavía no sale el sol. Albeiro tiene una sonrisa de oreja a oreja, al fin y al cabo conducir es, desde su adolescencia, lo que más le gusta. Ha encontrado en los kilómetros que recorre, con las muchas tractomulas que ha manejado, lo que le da energía para seguir. Pero su vida es distinta a la de cualquier camionero. En su cabina se ve, montada en un trípode, una cámara GoPro que graba la carretera. Albeiro es youtuber.

 

Hace dos años empezó su canal por azar. Le gustaba grabar videos “recochando” con sus amigos. Una vez un compañero, al que le envío uno por WhatsApp, lo subió a sus redes sociales. El video se hizo viral y un poco después con la ayuda de su esposa, que fue su primera seguidora y que lo motivó, nació su canal Humor Camionero, que en un año y nueve meses ya alcanzó 85.000 seguidores.

 

Su canal tiene todo tipo de videos. Al principio eran de humor: actuaba situaciones que vivían los camioneros de manera rutinaria, como cuando llegaba tarde a un destino, o cuando su esposa le reclamaba por no pasar suficiente tiempo con ella. Pero después empezó a notar el interés de las personas por conocer más de su vida, querían saber de los carros que manejaba, de las carreteras por las que pasaba, entender cómo vivían los transportadores, allí encontró su otra vocación. 
 

   

sad

Con sus videos Albeiro busca mostrar otra cara de los transportadores y acercar a las personas a un mundo que no conocen.

 

Con su celular, un viejo Motorola con cámara de baja resolución, que después cambiaría por uno más moderno y una GoPro, empezó a grabar su día a día, y sus seguidores empezaron a crecer. “Yo a veces no creía cuanta gente empezó a llegar a los videos y empecé a hacer la analogía de cuantos estadios llenaba con las reproducciones. Jamás me imaginé que con un video mío podría llenar El Campín 41 veces, hay uno donde 1.500.000 personas me han visto, dice.

 

En algunos videos da trucos para manejar camiones que cargan hasta 24 toneladas, enseña cómo hacer cambios en cajas de 18 velocidades o muestra para qué sirve cada botón en la cabina. A veces solo deja que la carretera diga todo y maneja en silencio, concentrado en la vía. Con sus videos las personas pueden conocer todos los secretos que esconde un camión. 

 

Siempre edita desde una aplicación en su celular, donde después de cacharrear mucho tiempo, como él dice, aprendió a cortar y pegar bien los videos. El tiempo lo ha hecho perfeccionista, a veces un video de 20 minutos lo trabaja hasta 6 horas para que todo quede exactamente como lo había planeado. 

 

Trabaja con dos cámaras, su celular, y una GoPro que cuelga a veces afuera del camión para hacer tomas externas. Siempre se asegura de tener el mejor plano, ese que se imaginó antes de grabar. Esto lo ha ido aprendiendo sobre la marcha. Equivocándose una y otra vez ha grabado cosas hasta cinco veces para que el video quede tal y como se proyectaba en su mente. 

 

Más que mostrar su vida, Albeiro sueña con “cambiar la imagen de las personas de los camioneros. Cambiar esa idea donde ven al camionero como el gamín, el sucio, el ignorante. Mostrarles que pueden ser amables, chéveres, nobles”, cuenta. Y es que la cultura del transportador y el amor por su trabajo corre por sus venas. Ha sido el legado de su padre y sus tíos, de su hermano. Desde pequeño en Jenesano, Boyacá, municipio del que es oriundo, hasta su llegada a Bogotá, donde pasó buena parte de su infancia, su vida siempre ha estado hilada a los carros, a camiones grandes.
 


Te puede interesar: La cuarentena desde el timón de un transportador


 

“Yo no aprendí en un spark o en un automóvil pequeño”— dice riéndose— “aprendí en la mula de mi papá, viéndolo manejar. Él intentó convencerme a mí y a mi hermano mil veces de que la vida del transportador era muy dura, pero siempre quisimos hacer lo mismo que él. Desde que estábamos en el colegio y nos dejaba mover el carro, solo un metro, de adelante para atrás”

 

Las carreteras para para Albeiro cargan muchas historias que cuenta en sus videos. Su padre recorrió Colombia casi toda su vida y su hermano, lamentablemente, falleció manejando el mismo camión rojo cereza que hoy usa para recordarlo. Es un tema del que no le gusta hablar, pero cada vez que pasa por la vía a Guaduas por el alto del trigo, donde sus compañeros le hicieron un altar, vuelve a su hermano, como cuenta en uno de sus videos. “Yo a veces usaba su pase cuando tenía 17 para poder manejar así fuera un poco, éramos tan parecidos. A los dos siempre nos gustó lo mismo”, dice.

 

Su canal también es una forma de recordarlo. Para Albeiro recorrer el país ha sido cumplir su sueño, manejar esas tractomulas, que desde pequeño lo han cautivado, es su pasión. Que a pesar de que es una labor riesgosa, jamás lo ha atemorizado. Aún en la noche, como le pasó en el Alto de Ventanas, entre Yarumal y Valdivia en Antioquia, donde la neblina y la oscuridad hacen casi imposible ver la carretera, como explica en uno de sus videos, Albeiro disfruta la vía, la sabe leer a la perfección, el camión es casi parte de su cuerpo.

 

Pero por más que Albeiro muestre en sus videos la parte más buena y cautivadora de ser transportador, su labor no es fácil. Hay semanas en las que está en su casa solo por unas horas. Días donde empieza a las 3 de la mañana y llegan las 12 de la noche y sigue andando por vías estrechas y oscuras.
 

                       

sad

Albeiro trata de mostrarle a las personas los retos a los que muchas veces se enfrentan con los camioneros en las carreteras del país.

 

Además, como independiente, buena parte de su tiempo la gasta buscando un nuevo flete, algo que explica en sus videos, donde recalca que muchas veces cuánto trabajo encuentra y, a dónde va, depende de lo que pueda conseguir, que no siempre es fácil. Esto lo lleva a estar muchas veces lejos de su familia, entre trabajo y trabajo la vida llega a ser solitaria, extraña a su hija.

 

Esto lo llevó a Cartagena, lugar donde muchos de sus videos empiezan, y donde hoy vive con su esposa. “Cuando estaba en Bogotá llegaba a la casa y mi hija estaba dormida, después salía en la madrugada a volver a cargar el camión y no podía decirle nada, arrancaba otra vez. Era muy duro no verla, no poder pasar tiempo con ella”.

 

Luciana, que apenas tiene cuatro años, es su mayor admiradora. Cada vez que graba un video para sus seguidores en Instagram, que ya le exigen que suba historias todos los días, o cuando decide grabar algo para YouTube, ella quiere aparecer. Quiere presentarse ante la cámara y saludar a las miles de personas que ven a su papá recorrer carreteras por todo el país, quiere ser parte de su otra pasión.

 

Albeiro le entrega ese amor a quien ve sus videos. Llega no solo a las personas del gremio, que hasta le piden fotos en la carretera, sino a los que lo encuentran por equivocación y se maravillan con los paisajes que ven pasar por el vidrio panorámico de su camión o por su capacidad de manejar un carro que mide casi 20 metros. Personas que con sus videos recorren por las carreteras que han acompañado a casi toda su familia y que hoy le enseña a otros. Ya son las 6:00 de la mañana, por la ventana Albeiro ve el sol salir lentamente por la vía, mientras prepara su cámara para grabar su próximo vídeo.

smiley

En la foto se ve a Albeiro (izquierda) con uno de sus seguidores que le regaló una placa con el logo de su canal

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.