El certificado que abrirá el mercado del plátano de Urabá

diciembre 17 de 2020

Por primera vez, cultivadores de este producto en Colombia cuentan con el GLOBALG.A.P, un sello que les permitirá abrir nuevos mercados de Europa y otras regiones del mundo.

El certificado que abrirá el mercado del plátano de Urabá

| | Por: Cortesía Fruturo


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

El 2020 no ha sido un buen año para el plátano. En Urabá, una de las regiones más productoras de esta fruta, el verano fue corto y las lluvias propiciaron una sobreproducción difìcil de manejar para los cultivadores. Esto sumado a las pocas compras de plátano para exportar, los bajos precios que ofrecen los intermediarios y una plaga que amenaza los cultivos. Así se configura un panorama desolador, en especial para los medianos y pequeños productores. En medio de las malas noticias, un plan piloto para lograr la certificación de buenas prácticas agrícolas GLOBALG.A.P promete abrir nuevas oportunidades y mercados a los agricultores de Urabá.

 

El plan lograr este sello lo adelanta la empresa Fruturo, una comercializadora que les abre mercado internacional a los pequeños y medianos productores de Urabá. A la fecha, Fruturo ha exportado a más de nueve países de tres continentes diferentes: Europa, Norteamérica y Asia. En 2019, su facturación fue de $5 mil millones.

 

Por el momento Fruturo trabaja con tres productores de la región que ya cuentan con GlobalG.A.P, una certificación que formaliza los cultivos, pues  garantiza en el cultivo la producción de fruta mediante procesos sostenibles y responsables con el medio ambiente y el consumidor. Contar con la certificación es un pasaporte para abrir nuevos mercados de clientes más exigentes. 


Te puede interesar: El mal año de los plataneros


 

smiley

© Cortesía Fruturo

 

 

Juan Camilo Londoño, jefe de operaciones de Fruturo, explica la importancia de contar con la GlobalG.A.P: “Muchas veces, los potenciales clientes no compran tu producto si este no tiene el certificado. Es algo que ocurre con muchos supermercados grandes, como Tesco o Aldi, que podrían ser futuros compradores.”

 

Según Londoño, en Colombia no hay ningún productor de plátano que tenga el certificado. Por eso, este proyecto es pionero. En ese sentido, el país está rezagado con respecto a otros productores como Ecuador, en donde más de 40 cultivadores cuentan con el GlobalG.A.P.

 

“El plátano colombiano -explica Londoño- tiene una caracterìstica única, que lo diferencia de los demàs, incluso, del ecuatoriano, y es que madura dulce. Esa es una gran ventaja, una particularidad que podríamos explotar para llegar a nuevos mercados”

 

Tener el certificado significaría vender el plátano a precios hasta 10 por ciento mayores. Se espera que este piloto se multiplique cuando los demás productores adviertan la buena productividad que significa tener el GlobalG.A.P. Según Londoño, “estamos hablando de que el contrato inicial sería de 3 a 4 contenedores a la semana: unas 80 toneladas. Al año, es una cifra importante. En la medida en que esto crezca, los cultivos que tenemos se quedarán cortos para satisfacer la demanda. Por eso la idea es que pronto los pequeños agricultores puedan invertir y logren certificarse con el GlobalG.A.P”.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.