El hambre: la otra pandemia de los wayuu

agosto 13 de 2020

Un informe del Centro de Salud Humanitaria de Johns Hopkinks y Human Rights Watch revela la fragilidad de un pueblo donde la pobreza multidimensional sobrepasa el 90 por ciento y los niños tienen 6 veces más posibilidades de morir que los demás niños colombianos..

El hambre: la otra pandemia de los wayuu

| | Por: Archivo SEMANA


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

La pandemia del coronavirus ha socavado aún más la frágil situación de los pueblos indígenas colombianos. Uno de los casos más preocupantes es el de los wayuu, que constituyen el 20 por ciento del total de la población indígena del país. Como lo demuestran los datos, la situación era grave antes de que llegara el covid19. 

 

En los últimos 15 años, los wayuu han crecido 5.5 veces más que el promedio nacional, de acuerdo con el censo de 2018. Hoy se calcula que hay unos 380 mil, distribuidos así: Uribia (41,7%), Manaure (18.7%), Maicao (17.9%) y Riohacha (13.3%). El crecimiento demográfico de la población, en medio de tantas carencias, constituye un riesgo enorme, especialmente para los menores. 

 

El pasado miércoles 12 de agosto, José Miguel Vivanco, director para las Américas de Human Rights Watch, alertó sobre la difícil situación que viven los wayuu y los efectos laterales que ha traído la pandemia.  “Las comunidades indígenas de La Guajira ?dijo Vivanco? no tienen acceso a alimentos suficientes ni al agua necesaria para practicar una higiene básica, incluyendo para lavarse las manos, y la información y acceso a la atención en salud es sumamente deficiente”.

 

Las declaraciones se dieron en el lanzamiento de un informe realizado por el Centro de Salud Humanitaria de Johns Hopkinks y Human Rights Watch. Se trata de una pieza multimedia firmada por la investigadora Hillary Rosenthal y titulada “Un pueblo resiliente: El pueblo indígena wayuu de Colombia enfrenta una crisis de desnutrición en medio de la pandemia”.

 

El informe, que evidencia la grave situación del pueblo wayuu, indica que los niños indígenas de La Guajira tienen 6 veces más posibilidades de morir de desnutrición que los demás niños colombianos. El 96 por ciento de los que que habitan zonas rurales no tienen acceso a agua potable. 

 

Según el informe, “La Guajira representó más de una quinta parte de las muertes por desnutrición en niños y niñas menores de cinco años en Colombia, pese a solo albergar cerca del 7 % de la población del país. Es probable que el número sea aún mayor, ya que muchas muertes no se registran porque ocurren en viviendas en vez de hospitales”.

 

En los últimos años, las principales noticias sobre La Guajira han sido las de las muertes por desnutrición, cuyas cifras aumentaron de manera considerable a partir de 2016. En 2018, los fallecidos fueron 1.647, mientras que en 2019 se registraron 1.607. 

 

El informe también aborda el mal manejo de los programas gubernamentales, así como la corrupción, como determinantes de la crisis social que viven los wayuu: “En dos de las muchas investigaciones que se han realizado sobre corrupción en La Guajira, los fiscales encontraron en 2015 y 2016 que funcionarios y contratistas privados habían malversado más de US $ 900.000 asignados a planes para proporcionar alimentos y atención médica a niños y mujeres embarazadas o lactantes”.

 

En medio de la crisis propiciada por la Covid-19, que acaparará los recursos, no se esperan buenos resultados cuando, a fin de año, llegue la hora de los balances. 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.