La Sierra está dejando de ser nevada

noviembre 07 de 2019

Mamos llegaron a Bogotá para denunciar los drásticos cambios que están teniendo ecosistemas y especies de su territorio por cuenta de, según dicen, más de 150 proyectos mineros sin consulta previa. .

La Sierra está dejando de ser nevada

| Los cuatro pueblos llegaron a Bogotá para hablar con la procuraduría y MinInterior sobre la grave situación | Por: Stephen Ferry


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural


Piensan los indígenas de las comunidades arhuaco, kogui, wiwa y kankuamo que cuando los padres creadores dieron origen al mundo decidieron que el corazón estaba en la Sierra Nevada de Santa Marta. 

Este miércoles se reunieron en Bogotá miembros de esas cuatro comunidades. Bajaron por la Sierra, en un largo camino que duró una semana, hasta llegar a un punto donde pudieron tomar transporte hasta Bogotá para hacer una serie de graves denuncias.

Todos adultos sabios, en la fría capital, afirman que su territorio ya no es igual. Los 35 ríos que bajan de la alta montaña ya no dan el agua transparente y el clima cada vez está más extraño. Desde que se firmó el Decreto 1500 de 2018, una esperanza para los pueblos originarios, se pensó que este inmenso territorio sería protegido de la extracción minera. Sin embargo, afirma el gobernador indígena Jaime Arias, “hay más de 150 concesiones mineras sin consulta previa”.
 


 

smiley

© Stephen Ferry


 

Lo que quiere decir que no ha sido respetado el decreto firmado por el entonces presidente Juan Manuel Santos. 

Los mamos, guardianes de la palabra que conserva la tradición ancestral de los pueblos, coinciden en que el gobierno de Iván Duque no ha tenido la mayor intención de proteger el ‘Corazón del mundo’.

“Ellos creen que si hacen extracción abajo, no bien arriba en la montaña, donde estamos nosotros, pues no nos va a afectar. Pero se equivocan. Porque la Sierra funciona bajo un equilibrio. Si extraen el carbón del suelo bajo eso afecta lo que pasa más arriba en la montaña. Todo está conectado, las especies de animales, los ríos, todo ha cambiado y estamos preocupados”, dice el mamo Vicencio Torres, un anciano cuya sabiduría se le nota en el cuerpo y en el timbre de su voz cuando habla en iku o arhuaco.


 

smiley

© Stephen Ferry


 

“Si extraen el carbón -los minerales calientes- deja de nevar. Funciona como una nevera. Sin el motor no puede producirse el frío”, hace la analogía el sabio mamo.

“No hay voluntad política para la implementación (del decreto 1500), a lo que se le suma la inestabilidad jurídica en la que se encuentran los pueblos indígenas por la demanda de nulidad (a ese decreto) realizada principalmente por gremios económicos y que hoy se encuentra ante el Consejo de Estado”, escribieron en un documento donde manifiestan su inconformidad.

La Línea Negra es el espacio que les pertenece a los pueblos de la Sierra Nevada y que debe ser devuelto en su totalidad para la permanencia cultural, el ecosistema de la Sierra Nevada y el equilibrio del planeta en general.

“No estamos en contra del desarrollo”, afirma el gobernador indígena Arias. Pero aclara que hay megaproyectos que no van en armonía con la importancia ambiental y cultural que significa este territorio, la Línea Negra. Los indígenas han perdido la mayor parte de su territorio demarcado no porque lo hayan entregado de alguna manera, sino porque han sido despojados y desplazados hacia los sitios más difíciles de la geografía de la Sierra. Las guerrillas, los paramilitares y el mismo ejército crearon presión sobre los pueblos originarios para que se movieran y así expandir los cultivos ilícitos o los combates.

smiley

© Luis Nuitiva, fotógrafo del pueblo Kogui


 


 

Actualmente, en el contexto en el que se encuentra el país, vuelven a estar preocupados por su seguridad, pues aseguran que la guerra “quiere volver”.

Los problemas de extracción no solo les han traído a los indígenas problemas ambientales sino también culturales. Juan Villafañia, mamo kogui, habla de que al territorio le dejaron elementos espirituales donde se hacían ofrendas. Para ofrendar al padre Awa, al padre Río, padre de los pájaros y padre de las montañas. Según su cosmología ellos dan los elementos para buscar a la madre naturaleza, pero cuando ejercen la minería como el saqueo de carbón se pierden estos elementos para ofrendar. 


 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.