abril 30 de 2019

Elecciones, otra vez

Por: Mónica Pachón

Parece mentira que luego de la jornada electoral abrumadora del 2018, incluida la consulta anticorrupción, estemos de nuevo en otro ciclo electoral. Esta vez eligiendo alcaldes, gobernadores, concejales, diputados y Juntas Administradoras Locales.

Y aunque el calendario electoral establece que el 27 de julio vence la inscripción de candidatos, las campañas comenzaron hace tiempo. Como ha ocurrido en anteriores elecciones, los aspirantes por firmas han duplicado el tiempo de campaña

Si bien la democracia se beneficia cuando hay competencia, la excepcionalidad que existe con la inscripción por firmas y el actual sistema de partidos generan dificultades para la calidad de la representación. Esto ha venido convirtiéndose en la estrategia para la mayoría de quienes aspiran a cargos de elección popular. Hasta mediados de marzo, la Registraduría tenía 352 grupos de ciudadanos inscritos para alcaldías locales. En cuanto a gobernaciones, se han registrado 32 en 17 departamentos. 

Las ciudades con más grupos inscritos por firmas son: Cúcuta, en la que hay 9 grupos; y Barrancabermeja con 10. Para rematar, 16 partidos políticos y 9 de estos manifestaron el deseo de participar en consultas interpartidistas, previstas para mayo. La revisión de millones de firmas y las consultas ponen en jaque la logística electoral. 

Al mismo tiempo, nuestros partidos hoy son más fuertes: vemos más evidencia de ideología compartida en el Congreso, más presencia de bancadas con agendas consolidadas. Sin embargo, la posibilidad de candidaturas por firmas con un umbral tan bajo, mayor libertad para alianzas y la tentación de comenzar campaña antes crean unas elecciones más concurridas, pero con puntos de unión que no son evidentes para los ciudadanos. 

Los partidos existen en la medida que consiguen curules en las diferentes corporaciones públicas para poder ejercer el poder. Por ejemplo, el tener más concejales y diputados elegidos es una muestra de la capacidad de la organización política. Pero no significa que exista unidad y control ideológico. Cada miembro de partido negocia con su alcalde o con los miembros de su concejo y escucha, sobre todo, a sus votantes. 

De esta forma, los partidos en el Congreso tienen como parte de sus labores dar las ‘banderas’ unificadoras entre los niveles nacionales y subnacionales. Los congresistas dirigen las discusiones más programáticas y plantean desacuerdos con los planes de alcance nacional, generando así la unión entre el partido y el electorado. Pero cuando alcaldes y gobernadores no pertenecen a estas colectividades, los nodos de unión del sistema se pierden, dejando muchos hilos sueltos en esas cadenas de representación.  

Faltan muchos meses aún por recorrer, en donde los partidos tendrán que pisar fuerte. No solo nominando candidatos para las corporaciones locales, sino lanzando sus mejores cartas para elegir alcaldes y gobernadores. Conquistar a la ciudadanía con campañas novedosas y transparentes es su tarea fundamental. Y en cuanto al electorado, será necesario que los votantes sopesemos la idea de ‘independencia política’ con la búsqueda de un mejor sistema de representación.  
 

Mónica Pachón es profesora asociada de la facultad de arquitectura y diseño de la Universidad de los Andes.


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Acepto los Términos y condiciones




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.