enero 18 de 2018

Prueba de fuego para Buenaventura

Por:

Difícil  será entender lo que podamos esperar del año 2018, sin fijarnos en lo que nos ha dejado el 2017.

La razón es que hay una fluida continuidad entre lo que se queda a mitad de camino y lo que vemos llegar en esta nueva etapa. Se trata de un año electoral, que implica la renovación del congreso y el cambio de presidente. Pero Buenaventura en particular, desde mitad del año anterior se volvió referente nacional en materia de participación cívica y popular, al punto de llegar a convertirse durante un mes, en foco de la atención para la prensa nacional e internacional. Y  es que  un pueblo que había estado adormecido por años, pareció despertar de su prolongado letargo, y durante 22 días exhibió lo mejor de su espíritu luchador y solidario, generando una atmósfera de esperanza, impensable apenas meses atrás.

El paro cívico para vivir con dignidad y en paz en el territorio, suspendido tras lograr un acuerdo con el gobierno el 6 de junio, logró marcar la agenda de lo que será Buenaventura en los próximos diez años, con la ley 1872 del fondo para Buenaventura, sancionada por el presidente en la propia ciudad el 15 de diciembre de 2017.  Una agenda que plantea enormes y emocionantes desafíos, no sólo para la ciudad, sino para su extensa zona de influencia, como capital natural del Pacífico sur colombiano.

Al tiempo que los dirigentes del paro cívico deberán trabajar duro junto con el gobierno que está de salida para materializar con obras y proyectos los contenidos de los acuerdos, deberán asumir el desafío de encauzar una conquista que no está escrita en ninguna ley, ni tiene presupuesto ni indicadores, y que sobresale sin embargo como uno de los más importantes logros del paro cívico. Se trata  del orgullo de pueblo unido, que surgió en el momento más duro de la confrontación con el gobierno. Esto implica comprender incluso el descontento acrecentado de Tumaco y Quibdó, y en un gesto de liderazgo y audacia extender la mirada al horizonte en procura de orientar acciones que conlleven la búsqueda conjunta de soluciones de alcance regional.


Puede interesarle: Especial: Los clamores de Buenaventura

Han pasado ya 8 meses desde el histórico acontecimiento y la pregunta que podemos hacer ahora, es si ese despertar fue la ilusión de un mes heroico pero pasajero, o si en definitiva se cumple aquella sentencia optimista y grave que repitieron analistas propios y extraños en el momento más elevado del fervor popular. “Buenaventura partió su historia en dos: antes y después del paro cívico”. “El pueblo ya no será lo mismo”. Eso es lo que repitieron diversas voces cuando el pueblo puso contra las cuerdas al gobierno nacional.

Ese es el escenario al que nos va a llevar cada día que transcurre del 2018, hasta llegar a las fechas de elecciones comenzando el 11 de marzo, cuando el pueblo vivirá su primera y verdadera prueba de fuego.

Si es cierto que el pueblo ya no es el mismo, deberá entonces elegir al congreso, nombres cercanos y surgidos de los movimientos cívicos y populares, que conformaron las más de cien organizaciones reunidas en torno al paro cívico de Buenaventura. 

Queda entonces por comprobar, si es verdad que “nuestro pueblo cambió”, incluida su forma de elegir, y que ya no les copia a los poderosos de siempre. Si logra diferenciar entre los candidatos del pueblo y los políticos tradicionales, entonces será señal de que comienza una nueva historia. 

POR: GERSAÍN DÍAZ

Comunicador social de la Universidad del Valle. Coordinador de Comunicaciones en el Comité de Paro Cívico de Buenaventura, documentalista independiente de corte investigativo y educativo con comunidades indígenas del Cauca  de 2002 a 2004. También es realizador audiovisual del Canal Yubarta televisión de  la Universidad del Pacífico en Buenaventura.

Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.