Con perdón se cosecha mejor café

mayo 23 de 2019

Habitantes de Rioblanco (Tolima) y excombatientes trabajan juntos en proyectos productivos de café. Estos, además de mejorar la economía de los cultivadores, contribuyen con la reconciliación.

Con perdón se cosecha mejor café

| Hoy las fincas del sur del Tolima producen en promedio entre 12 y 15 cargas de café. | Por: Yennifer Aristizabal


Por: Leonardo Numpaque Moreno
@leonumpaque

Muchos habitantes del sur del Tolima sufrieron durante 50 años las consecuencias del conflicto armado en el país. Lugares como el Cañón de las Hermosas, cercano a Chaparral, pasaron de ser reconocidos por su belleza natural y biodiversidad a ser identificados como zonas rojas.

Poblaciones de cordillera como Rioblanco o Chaparral que históricamente han vivido de la caficultura, además de padecer con creces las secuelas de la guerra, también se tuvieron que enfrentar a la estigmatización de su región. Sacar a la venta sus cargas de café era peligroso, no contaban con las vías necesarias y esto generaba sobrecostos en el transporte.  Esto sumado a que no obtenían un pago justo por lo poco que podían llegar a comercializar.

Con este panorama, el proyecto Alianzas para la Reconciliación financiado por la agencia USAID y ejecutado por Acdi/Voca, comenzó a trabajar con las familias de ambos municipios con el fin de consolidar sus proyectos productivos y mejorar calidad de vida. Esta iniciativa, además, busca apoyar el proceso de consolidación de la paz y la reconciliación en Colombia con ayuda del gobierno nacional, sector privado y la sociedad civil.
 

 

La comunidad se ayuda en la contrucción de los beneficiaderos y filtros verdes. ©José Millán



En Rioblanco 160 familias recibieron diferentes equipos para la producción de café, asistencia técnica y ambiental. Pero tal vez, uno de los procesos más importantes y difíciles de sobrellevar fue el del perdón. Un paso que se va dando paulatinamente y que implica superar cargas emocionales y de dolor que se enquistaron, con razón, en muchos pobladores durante años.

"Antes la gente de estos lugares vivía con desconfianza, pero la realización de talleres psicosociales, ha permitido en buena parte  que la gente vuelva a mirarse a los ojos, a que se acerquen los vecinos y se conozcan. Y a que las familias se apoyen entre sí”, aseguró José María Millán, líder regional del proyecto.

Muchos de los caficultores de esta región son adultos mayores, ya que los jóvenes fueron reclutados, desplazados o asesinados. Pero este proyecto ha permitido su retorno y les brinda oportunidades para trabajar. Por ejemplo, muchos de los desmovilizados quienes quieren reintegrarse a la sociedad han optado por esta alternativa.

“No hay una cifra cifra exacta de ex integrantes de grupos ilegales armados, ya que la mayoría son jóvenes que regresaron con sus padres y no aparecen como titulares o representantes de alguna familia. Lo que es claro es que estos muchachos decidieron retornar a su tierra para aportar a su proyecto de vida y al de sus familias”, agregó Millán.
 


«Puedo afirmar que no ha habido discriminación con las personas desmovilizadas, lo que se ha hecho es ver que estas personas no son diferentes y que todos somos colombianos»

José María Millán

 

Proyectos amigables con el medio ambiente

Esta industria ha sido criticada por contaminar ríos, ya que en el proceso del lavado del grano recolectado el agua que sale de ahí se le conoce popularmente como “aguas mieles”, la cual es devuelta a los ríos con todos los residuos orgánicos del café, siendo un agente contaminador importante.

En pro de una solución para el campesino y el medioambiente, se diseñaron filtros verdes que combinan lo mecánico y lo vegetal. Estos hacen que el agua después de lavar el café pasa a un tanque donde son filtrados los residuos pesados, el líquido sigue por unos tubos hasta un área de infiltración, compuesto por pasto vetiver, que tiene un sistema radicular que es el que absorbe las impurezas restantes.

"El propósito de este filtro verde es descontaminar el agua luego del lavado del café, para devolvérsela al río con un 80 por ciento de pureza” dice José Millán.
 

Los talleres tienen un enfoque reconciliador y han tenido muy buena recepción de los pobladores. ©José Millán

Familias completas encontraron una nueva oportunidad de mejorar su calidad de vida luego de la salida de los grupos armados de la región. ©José Millán


Cada finca cuenta con este filtro, además de un beneficiadero en cada predio que se han venido construyendo con el trabajo y colaboración de todos los vecinos. Todo esto con el objetivo de lograr la certificación de cafés especiales para así mejorar el precio de las 12 cargas anuales que produce cada finca cafetera.
 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.