ESPECIAL | Cuando la luz llegó al Vichada

julio 08 de 2019

Semana Rural le cuenta cómo es la vida sin luz en un lejano municipio del Vichada, cuál es la labor de una profesora indígena bilingüe en ese lugar y cómo es la conexión de dos niños indígenas con el español .

ESPECIAL | Cuando la luz llegó al Vichada

| El colegio Buenavista es uno de los internados del municipio La primavera y una de las opciones que tienen los niños indígenas de la zona para acceder a educación. | Por: Camilo Ramírez (Movimiento Ambientalista Colombiano)


Por: Estefanía Palacios


La cancha de fútbol y las cuatro casas amarillas del internado Buenavista aparecen como un espejismo en medio del paisaje semidesértico y poco habitado de La Primavera (Vichada). En ese departamento casi todos los colegios son internados, pues la distancia entre los puntos poblados y la falta de carreteras dificultan y encarecen el transporte.

Entre la cabecera municipal de La Primavera y el colegio Buenavista hay 109 kilómetros y el recorrido en carro dura cinco o seis horas. La dificultad para llegar a la escuela y la falta de presencia institucional la han condenado -como a tantas otras en la ruralidad- al olvido: los profesores todavía luchan por acceder a bienes y servicios básicos.
 

 


Para Jenci Ortiz, rector del colegio, lo más problemático ha sido no contar con energía. Los 46 niños -la mayoría pertenecientes al pueblo indígena sikuani- que estudian en Buenavista han vivido ciclos de oscuridad, en los que tienen que acostarse a las seis de la tarde, cuando se esconde la luz del sol, entre otras condiciones impuestas por la falta de energía.

El 5 de junio, el Movimiento Ambientalista Colombiano y la Fuerza Aérea trabajaron juntos para instalar un sistema de páneles solares que genera un kilovatio de energía y puede utilizarse para el aula de clases o áreas comunes. 

Pero la vida en un internado sin luz no es el único relato que brilla en esa escuela vigilada por la selva del Vichada. Allí también resalta la pasión de Noralba Moreno, una profesora sikuani que preserva las tradiciones de su pueblo; y la amistad de dos jóvenes que no hablaban español pero cantaban música llanera. Semana Rural resalta tres historias que dibujan los obstáculos, los sueños y la vida en la ruralidad.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Acepto los Términos y condiciones




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.