Comer o cumplir la cuarentena: la dura realidad en Soacha

marzo 27 de 2020

En el municipio, donde 126.000 familias pertenecen a estratos 1 y 2, muchos habitantes tienen que salir a trabajar a pesar del aislamiento obligatorio. El drama social que se vive impide al alcalde dar un parte de tranquilidad .

Comer o cumplir la cuarentena: la dura realidad en Soacha

| El 50 por ciento de la población son obreros o empleados de una empresa particular, mientras que el 42 por ciento es trabajador independiente | Por: wikicommons


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

 

Este martes 24 de marzo el alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, se mostró preocupado por la situación del municipio en medio de la cuarentena. Afirmó que “la gente le teme más al hambre que al coronavirus” haciendo alusión a todas las personas que salieron de sus casas para mercar y al saqueo de un almacén de la cadena Ara, en donde fueron capturadas cinco personas.  

 

Para la alcaldía no es fácil dar un parte de tranquilidad porque las condiciones socioeconómicas obligan a las personas a salir de sus casas. El Dane concluyó en el Censo Nacional del  2018 que el municipio cuenta con 634.660 habitantes mientras que la Alcaldía dice que hay más de un millón. Si bien la alcaldía y la entidad no se han puesto de acuerdo, ambas coinciden en la alta vulnerabilidad de la población. 

 

Según datos de la alcaldía, de las 128 mil familias que viven habitan el municipio, 126 mil pertenecen a los estratos 1 y 2. Solo un 22% vive estrato 3. El resto de estratos son inexistentes. Muchas de estas personas han llegado hasta el municipio huyendo del conflicto armado. El Centro Nacional para la Atención a Víctimas indica que entre 1985 y 2018 han llegado a Soacha 55.538 desplazados, de los cuales 51.265 han sido declarados oficialmente. El mayor registro se dio en 2017, con 5672 víctimas de desplazamiento forzado, lo que equivale a 15 diarios.

 

La edición del 2018 de la revista Noche y Niebla, del Centro de Investigación y Educación Popular (Cinep), muestra datos revela situaciones de violencia exacerbada, pobreza y desbarajuste social. Según la publicación, el conflicto armado colombiano dejó alrededor de 610 asesinatos en el municipio, lo cuales fueron cometidos por actores el conflicto armado: grupos paramilitares, Ejército, Policía y guerrillas.

 

El estudio, que va hasta septiembre de 2018, dice que “no ha habido un año en que no haya habido violaciones de Derechos Humanos en Soacha”. De acuerdo con la publicación, de los 610 asesinatos que se contabilizan, 360 fueron cometidos por grupos paramilitares, 114 por la Policía, 20 por el Ejército y seis por la desmovilizada guerrilla de las FARC.

 

 

Uno de los lugares que refleja la problemática es la comunidad de Altos de la Florida, localizada al suroccidente del municipio y que cuenta con 2.439 personas (992 hogares). Datos de Acnur estiman que cerca del 40 por ciento de esta población está en situación de desplazamiento forzado, aunque en el Registro Único de Víctimas sólo el 17 por ciento de la población aparece oficialmente registrada. Esta comunidad carece de servicios básicos como agua, alcantarillado, saneamiento básico, vivienda digna y servicios de salud. Sus derechos económicos, sociales y culturales no están satisfechos. Son los programas de algunas ONG´S y apoyos de la alcaldía los que, de a poco,  permiten que estas personas superen al menos la condición de pobreza.

 

 

 

 

El éxodo de migrantes, que se incrementó desde el 2016, ha traído más personas en situación de vulnerabilidad hasta el municipio.  Por este motivo, la alcaldía de Soacha implementó un censo entre abril y junio del 2018 para conocer las condiciones y las necesidades de esta población. Tan sólo en mayo del 2018 se registraron 1.759 familias y, a comienzos del 2019, se estimaba que había 12.300 migrantes de nacionalidad venezolana. El pasado martes el alcalde afirmó que, al día de hoy, son 3.000.  

 

Según datos de la Universidad Nacional de Colombia, las restricciones para salir y para transportarse han afectado principalmente a Soacha. Esto se debe a que el 50 por ciento de la población son obreros o empleados de una empresa particular, mientras que el 42 por ciento es trabajador independiente, lo que alimenta las cifras de trabajo informal. 

 

Por el momento las  medidas de pico y placa tomadas por la alcaldía han producido malestar entre los soachunos, que se quejan de la falta de transporte. Por lo que se han producido aglomeraciones en las estaciones de Transmilenio.

 

Tanto la  alcaldía de Soacha como la de Bogotá están haciendo esfuerzos para tomar medidas que den tranquilidad a la población. Saldarriaga habilitó una serie de cuentas para que quienes puedan donen y ayuden a las personas que no tienen como sostenerse durante la cuarentena. Así mismo, se espera que las ayudas anunciadas por la alcaldesa de Bogotá lleguen al municipio.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.