Así se vivió el Festival de la Reconciliación de los Montes de María

diciembre 07 de 2018

Víctimas y excombatientes se encontraron durante dos días en San Juan Nepomuceno para, a través de ejercicios de arte y memoria, comprometerse con la reconstrucción de la verdad del conflicto. .

Así se vivió el Festival de la Reconciliación de los Montes de María

| En un ejercicio de reconciliación,los asistentes se reunieron en un abrazo. | Por: Marlon Márquez


Por: Marlon Márquez
@marlonMARQUEZ04

El 4 y 5 de diciembre tuvo lugar en San Juan Nepomuceno el Festival de la Reconciliación de los Montes de María, un encuentro que propicia la construcción de paz en los territorios.

Entre muestras culturales masivas y conversaciones triviales entre los asistentes se vivió un ambiente de diálogo y muchas sonrisas en torno a un objetivo en común: el esclarecimiento de la verdad.
 

Los asistentes al Festival dejaron sus nombres en un lienzo que representa "la hamaca grande" como muestra del compromiso con la reconstrucción de la verdad. ©MARLON MÁRQUEZ.

 

Con la guía de una artista salvadoreña, líderes plasmaron la historia de la región en una obra titulada 'Montes de María: de la memoria a la diversidad y reconciliación' ©MARLON MÁRQUEZ.

 

 

“La paz es necesaria porque sin ella no podemos avanzar. Sin ella el campo no florecerá”.

Así resume Manuel Vicente Álvarez su experiencia en el Festival. Un hombre de Los Palmitos, Sucre, que  ha dedicado 34 años de su vida a navegar entre el oleaje de las montañas, a degustar el sol con la espalda y a pescar oyentes con su música.

Desde los seis años ha trabajado en el campo, en labores que van desde cultivar arroz hasta tumbar mangos del palo de su casa: “Me tocó aprender a tirar machete, porque hilar no era lo mío”. Sin embargo, desde esa edad se ha dedicado a rebuscarse lo del día a día, o como él lo llama “hilar las ganancias”.

 

Manuel Vicente Álvarez, quien perdió a su hijo en el conflicto, fue uno de los asistentes al Festival.  ©MARLON MÁRQUEZ.

 

Manuel hace parte de la Organización Indígena Cabildo Cabecera, la cual tiene fuertes raíces en la cultura Zenú, por eso lleva a todos lados su sombrero de cañaflecha o “coraza” como él lo llama. La razón para no dejarlo va más allá de lo práctico: “Esto me conecta con mi tierra”.

Las raíces son las últimas que mueren, o al menos  esa es la esperanza de Manuel. El conflicto armado en la región le arrebató a uno de sus cuatro hijos y hasta la fecha no se ha logrado esclarecer qué actor armado del conflicto fue responsable. Al parecer Manuel Vicente Álvarez Conde (hijo), líder indígena, fue víctima de los asesinatos selectivos que hubo en el municipio.

Entre luces y faroles, la noche sanjuanera se iluminó con la luz de la esperanza. Mientras los campesinos prendían una vela en homenaje a sus víctimas, la voz de Marta Ruiz, Comisionada de la Verdad para el Caribe, hacía eco en las montañas que abrazan al municipio:


«Todavía falta mucho camino para que el diálogo realmente nos permita establecer relatos comunes, porque a nuestros hijos no les podemos legar una historia de polarización, ni de mentiras, ni de verdades a medias».

MARTA RUIZ, miembro de la Comisión de la Verdad


 

Soledad Acosta, viuda del líder campesino Chucho Pérez, prendió una vela como símbolo de su duelo.  ©MARLON MÁRQUEZ.

 

Soledad Acosta, viuda del líder campesino Jesús Pérez, precursor de la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos -ANUC, encendió una vela como símbolo de duelo y como un llamado a que la vida y obra de todos los campesinos que han luchado por la tierra perdure en la historia.

La noche no sólo estuvo llena de luces, también los colores y collares del colectivo Son de Negros de la Expedición Sensorial de Montes de María adornaron la noche. Bailaron con la alegría que los caracteriza, pero sus miradas se bajaron ante las palabras de la comisionada. 

 

El atuendo festivo de los miembros del colectivo Son de Negros contrastaba con la expresión nostálgica de sus rostros.  ©MARLON MÁRQUEZ.

 

La esperanza se vistió de arte el segundo día del encuentro. Habitantes de diferentes municipios de Montes de María y algunos excombatientes de las Farc, con el acompañamiento de la artista salvadoreña América Vaquerano, plasmaron en un lienzo la historia del conflicto armado en el territorio montemariano, desde las masacres hasta la luz de un nuevo amanecer.

La coyuntura histórica representada por el rostro de una mujer, agrietado por el pasado, y por el otro lado lleno del verde esperanza. El nombre de la obra: Montes de María: de la memoria a la diversidad y reconciliación.

 

La mujer encargada de presentar la obra terminó su relato en medio de lágrimas y recibió el abrazo de varios asistentes.  ©MARLON MÁRQUEZ.

 

Un vasto territorio fragmentado por la guerra hoy se reunifica con el abrazo de la paz y con la esperanza de conocer la verdad. Así lo demostró la lideresa encargada de explicar el significado de la obra:

“Esto representa la historia de nuestro pueblo”. El transcurso del relato aguó los ojos de la ponente, lo que incentivó a que víctimas y excombatientes se pararan de sus sillas a abrazarla. 

Las balas escribieron el pasado y esperan que la verdad escriba el futuro. Que no haya más sangre derramada ni cuerpos olvidados porque en la hamaca grande nos reconciliamos todos.  

*El primer Festival por la Reconciliación de Montes de María fue organizado por el Espacio Regional de Construcción de Paz Montes de María, la Comisión de la Verdad, Centro Nacional de Memoria Histórica, ONU Migración, DeJusticia, Mutual Ser, Programa de Paz Multtrack entre Colombia y Suiza y el PNUD.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.