Fracking: las claves para entender la decisión del Consejo de Estado

septiembre 10 de 2019

SEMANA RURAL habló con Gonzalo Andrade, uno de los miembros de la comisión de expertos que tenía la responsabilidad de establecer la conveniencia para el país de esa técnica de extracción de yacimientos no convencionales. 'No hay datos, y el país los necesita', dice .

Fracking: las claves para entender la decisión del Consejo de Estado

| Gonzalo Andrade es magíster en Biología y dirige el Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional. | Por: Foto: Unimedios - Montaje: SEMANA RURAL


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

El Consejo de Estado respondió este martes de forma negativa a un recurso de súplica presentado por el Ministerio de Minas y Energía para levantar la restricción de hacer fracking en Colombia, una técnica prohibida en algunos países que consiste en inyectarle agua y químicos al subsuelo para posibilitar la obtención de petróleo y gas en yacimientos no convencionales. 

Aunque el alto tribunal decidió que por ahora en el país no se usará esa técnica, conocida en español como fraccionamiento hidráulico, la realidad es que el Consejo de Estado seguirá analizando un marco jurídico que regularía esa actividad en el territorio nacional para lo cual pidió también este martes concepto a la Universidad Nacional de Colombia. 

Dentro de esas discusiones, precisamente, el Gobierno Duque había nombrado una comisión de 13 expertos -11 colombianos y 2 extranjeros- que debía establecer la conveniencia o no del fracking para los ecosistemas y el equilibrio biótico de las regiones en donde podría llevarse a cabo dicha práctica.

Gonzalo Andrade, magíster en Biología y uno de los científicos que lideraron esa investigación, que produjo un documento de 173 páginas al respecto, estableció su posición frente a la decisión del Consejo de Estado, la cual considera que deja al país, por ahora, sin información científica sobre el fracking.  
 


«No es tema de si uno es ambientalista o si uno no es ambientalista. Como científicos necesitamos hacer experimentos para poder comprobar»

Gonzalo Andrade, director del Instituto de Ciencias Naturales de la U. Nacional.


 

SEMANA RURAL: ¿En qué se traduce para el país la decisión del Consejo de Estado de este martes en la que mantiene la suspensión de fracking? 

Gonzalo Andrade: 
Básicamente no permite que las recomendaciones que le hicimos al Gobierno Nacional desde la Comisión de Fracking se pongan en práctica.

SEMANA RURAL: ¿Cuáles son esas recomendaciones?

G.A: 
La Comisión de Fracking lo que propone son unos condicionantes que el Gobierno debía cumplir, como el tema de la transparencia institucional. La idea es que exista una plataforma que permita tener toda la información en datos de línea base, datos de acuiferos subterraneos, datos de salud etcétera; que se tengan para el tema de los hidrocarburos y que cualquier persona pueda entrar y consultarlos libremente.

Lo otro que proponemos es que haya una transformación de las instituciones en Colombia, para poder hacer temas de gobernanza o, mas bien, de poder hacer seguimiento de mega proyectos.

Algo más que pedimos es que se haga un tema que se llama licencia social, que es sanear por ejemplo con las comunidades todos los pasivos ambientales y solucionar esa problemática que se tiene en Colombia con quienes están cerca de las zonas de explotación de hidrocarburos.

 


Te puede interesar: Inquietudes sobre el fracking


 

SEMANA RURAL: Ustedes proponían hacer proyectos piloto...  

G.A:
Sí. Lo que estamos proponiendo es que después de que todo eso esté arreglado (las recomendaciones), proponemos unos proyectos piloto con fines de investigación integral. Es hacer la técnica del fracking pero con fines de investigacion y con normas estrictas de seguridad(...). Cuando construimos el informe de la Comisión, segun los datos del Estado Nacional del Agua que reporta el Ideam (...), establecimos que desconocemos el 70 por ciento del agua subterránea del país y tambien desconocemos la información de flora y fauna. Para el valle del Magdalena Medio, por ejemplo, no hay datos suficientes. Planteamos que para esos proyectos piloto se pueda ir también tomando la información de línea base de flora y fauna para estos ecosistemas pero también informacion para temas de salud y temas de contaminación de los acuíferos. Una vez se finalicen esos proyectos piloto, proponíamos una evaluación que pueda concluir si verdaderamente el fracking afecta la salud, los acuíferos o la pérdida de biodiversidad. Ahí es donde uno puede tener la suficiente información científica que le permita al Gobierno tomar la decisión.

SEMANA RURAL: ¿No es mejor el principio de precaución? 

G.A: 
El Consejo de Estado dijo no a la propuesta de nosotros, no por ahora.  Tocará seguir esperando. El Consejo de Estado le pidió a la Universidad Nacional que contestara una serie de preguntas. No se si ellos van a esperar a que la Universidad y otros expertos respondan y termina levantando la suspension que hizo en noviembre o ratificándola de por vida. Por ahora, lo que dice el Consejo es que no se permiten hacer esos proyectos piloto que permiten tomar la informacion científica. 

SEMANA RURAL: Pero se ha documentado ampliamente los daños del fracking en el mundo...

G.A: 
Hay  muchísima bibliografía en el mundo sobre el tema del fracking, pero resulta que ninguna aplica para Colombia. Nuestro suelo es totalmente distinito al de Estados Unidos y al de cualquier país de Europa. Nuestras condiciones geográficas (...) hacen  que Colombia sea uno de los países mas ricos en biodiversdad, con mayor concentración de especies por  kilómetro cuadrado. Eso hace que seamos un país único y no nos permite extrapolar los datos que se tienen para países vecinos y aplicarlos a Colombia. No es tema de si uno es ambientalista o si uno no es ambientalista, sino de que, como científicos, necesitamos hacer experimentos para poder comprobar. 

SEMANA RURAL:¿La decisión del Consejo de Estado es entonces una mala noticia para la ciencia?

G.A: Yo no se si es una buena o una mala noticia.
A mí lo que me interesa es tener datos para pasado mañana poder decir si o poder decir no. Y hasta ahora seguimos sin tener datos para tomar una posición.
 

¿Qué es el fracking?

El petróleo se almacena en el subsuelo en formaciones de roca. En algunos casos, estas tienen poros o grietas que permiten que el hidrocarburo fluya, en otros no.

El fracking no es otra cosa que una técnica para extraer petróleo y gas en esos últimos casos que utiliza agua, arena y químicos a presión para fracturar las rocas y acceder al llamado ‘oro negro’.

Esa mezcla, precisamente, es un veneno para el ambiente, y por eso dicha tecnología resulta tan polémica. Las filtraciones a las reservas de agua potable que hay en el subsuelo, y que en Colombia son desconocidas en el 70 por ciento de los casos, es apenas una de las preocupaciones ambientales. El destino de los lodos resultantes del proceso es otra. Y hay una tercera: la estructura. No se sabe a ciencia cierta qué ocurre con el paso de los años en las paredes de protección de la tubería instalada, y las filtraciones siempre son un riesgo. 

En favor de esa tecnología hay que resaltar lo que significaría para la economía del país más reservas de petróleo. También habría que referirse a los miles de pozos de fracking que funcionan en el mundo y que, aparentemente, tienen controladas las consecuencias, al menos en el corto plazo. 
 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.