octubre 02 de 2018

Grandes adquisiciones en el agro, ¿una preocupación o una oportunidad?

Por: Luis Fernando Martínez

Mucho se ha hablado sobre las grandes adquisiciones que han sacudido al sector agroindustrial en los últimos meses.

Ante la consolidación de Dow-Dupont en Corteva, la compra de Sygenta por Chem China —previamente había comprado Adama—; sumado a la compra de Monsanto por parte de Bayer y la venta de una parte del portafolio de semillas y de algunos productos agroquímicos y biológicos de esta última a BASF, algunos analistas afirman que los grandes están asegurando una de las industrias de mayor crecimiento y se preparan para controlar el mercado mundial.

Pero, ¿qué tan cierto es lo que se dice sobre los movimientos del sector? ¿Estamos ante una amenaza o hay otra cara de la moneda?

Si bien las empresas líderes de la industria agroalimentaria tienen en común su interés en invertir en el desarrollo de tecnologías necesarias para la optimización de los cultivos, los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, sugieren un desafío mayor.

En la actualidad, somos cerca de 7.500 millones de personas y en 30 años seremos más de 9.500 millones. En un mundo que requiere cada día producir más comida, pero que a la vez está viendo cómo se limitan los recursos, el reto de quienes trabajamos en el sector agroindustrial es inmenso: alimentar a la humanidad y sacarle mayor productividad a la tierra, minimizando el impacto ambiental.

Enfrentar este desafío solo será posible con herramientas innovadoras y tecnológicas que vuelvan más efectivos los procesos agrícolas y que permitan utilizar mejor los recursos. Actualmente, la Industria de Soluciones para la Agricultura invierte más de 6 millardos de dólares anuales en investigación y desarrollo.

Solo este tipo de capitales permiten multiplicar los esfuerzos en investigación científica y maximizar las sinergias a lo largo del ciclo de cultivo –semillas, traits, protección química y biológica de cultivos y salud del suelo–; además de las inversiones en tecnologías digitales y para la agricultura de precisión.

Las soluciones tecnológicas pueden ayudar a producir cosechas con mayor calidad, más variedad y cultivos más vigorosos. Por ejemplo, con semillas de última generación tolerantes a sequías, al tiempo que optimizan el uso de los recursos del suelo y aprovechan de manera más precisa hasta la última gota de agua en todo el proceso.

La inyección de capital en la agricultura garantizará, no solo mayor producción, sino procesos más seguros y certificados. Lo que se reflejará en un producto final, que responda a los más altos estándares de inocuidad de los alimentos y a las más estrictas regulaciones en términos ambientales, eco-toxicológicos y cuidado de las personas.

De esta manera, con las nuevas fusiones se amplía la productividad y competitividad de los países emergentes como el nuestro, porque se podrán acercar a los cánones internacionales de calidad que exigen los productos de exportación.

La incorporación de tecnología en el campo, el desarrollo de la agricultura de precisión y el uso de herramientas innovadoras –apps, drones, big data– traerá implícitamente un mayor acceso a información especializada e interés hacia el agro por parte de las nuevas generaciones. A quienes desde ya estamos vinculando al apoyar sus investigaciones y aplicaciones. La agricultura ya no es un trabajo de azadón y yugo.

Aunque estas adquisiciones han generado incertidumbre, la verdad es que detrás de ellas hay una oportunidad para hacer crecer aún más el sector agrícola; tecnificarlo, enamorar a los jóvenes, incrementar la rentabilidad de los cultivos, así como asegurar el alimento para todos.

En el caso de BASF sabemos que con este movimiento creamos una oferta amplia y valiosa para apoyar el aumento de la producción agrícola sostenible y cumplir con nuestra labor, impulsar la agricultura. el trabajo más valioso de la tierra.

 

*****

POR LUIS FERNANDO MARTÍNEZ 

Director de Protección de Cultivos de BASF LAN


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.