¿Por qué participar en una pirámide es una mala idea?

febrero 14 de 2020

Las modalidades bajo las que operan las pirámides financieras ha venido mutando con el paso del tiempo, por ejemplo desde 2015 se viene alertando sobre la captación de dinero por medio de Whatsapp y desde 2016 según la Superintendencia Financiera de Colombia aumentaron los casos de estafas piramidales en redes sociales al requerir menos recursos iniciales a sus miembros. .

¿Por qué participar en una pirámide es una mala idea?

| Tenga cuidado si la oportunidad de ingresos se deriva principalmente de conseguir más participantes o vendedores en lugar de la venta de un producto. | Por: Archivo Semana


Por: Tannia Ardila
@tanniamarcela1

En junio de 2019, la Superintendencia Financiera intervino “Tejedoras de sueños”, un esquema piramidal que reunió a cerca de 400 mujeres, quienes pagaron, individualmente, 4’500.000 pesos con el objetivo de recibir, en 28 días, 36 millones de pesos. Terminó siendo una pirámide disfrazada. Por esta razón, a través de la resolución 0712 de 2019, se ordenó la suspensión inmediata de las operaciones de este esquema. Pero, ¿en qué consisten las pirámides?

Se conoce como pirámide a la captación no autorizada de dinero. Los fractales, las mandalas y la economía solidaria funcionan bajo una misma modalidad: la punta del esquema convoca a algunas personas (“ahorradores”), quienes, además de realizar una inversión económica, convocan a otros para poder escalar rápidamente. El éxito de este “negocio” depende del dinero que entreguen las personas nuevas que se vinculan (“inversionistas”).

En principio, puede parecer un negocio rentable, pues a los primeros “ahorradores” se les cumple el pago con relativa rigurosidad, lo que los convierte en el mejor testimonio para que otras personas participen.

Sin embargo según Ana María Córdoba, economista de la Universidad de Nariño, “el grupo o la persona que capta el dinero tiene pleno conocimiento de que no podrá responder por los elevados intereses que ofrece,  porque el sistema tendría que ser infinito y la experiencia demuestra que en algún momento el sistema colapsa, bien sea por la imposibilidad de seguir pagando los intereses, o porque los “inversionistas” deciden no regresar.”

Se trata de un negocio sin garantías. En el momento de ser  intervenidas por las autoridades, aquellos que están a cargo de la pirámide huyen y nadie se hace responsable por el dinero entregado. 

En Colombia, pese a que desde inicios de los 2000 se han registrado casos de captación de dinero bajo la modalidad piramidal, estas aún continúan apareciendo y hay distintas razones por las que no se logra erradicar de raíz. Por ejemplo, porque al momento de judicializar a los responsables es difícil diferenciar a quienes fueron engañados de quienes estaban conscientes de la estafa. Otra razón es que las personas prefieren no denunciar cuando ven irregularidades, debido a que ya se encuentran participando del sistema. 

 

Ahora algunos consejos de la Superintendencia de Sociedades y la Fundación WWB para evitar caer en este tipo de estafas:

 

1. Tenga cuidado si la oportunidad de ingresos se deriva principalmente de conseguir más participantes o vendedores en lugar de la venta de un producto.

 

2. Dude de aquellos planes o programas que dicen que va a ganar dinero a través de un crecimiento continuo de su "línea descendente", es decir,  a través de las comisiones sobre las ventas realizadas por las personas que usted incorpora al programa, en vez de ganar dinero por sus propias ventas.

 

3. Tenga cuidado cuando se le presenta "testimonios" de otros vendedores o distribuidores. Estas historias "de éxito" rara vez reflejan la realidad.

 

 4. Tómese el tiempo necesario para revisar los documentos o contratos que deba firmar para vincularse a un programa multinivel. Si es necesario, pida orientación a un amigo bien informado, un contador o un abogado de su confianza.

 

5. Tenga cuidado cuando los productos o servicios son simplemente vehículos para la contratación. Los productos pueden ser trucos para comprometerlo a incorporar más personas al plan o programa.

 

6. Cuestiónese cuando no hay un producto o servicio que se vende a los demás, o si lo que se vende parece tener un precio irreal. 
 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.