Día Mundial De La Mujer Rural | Angélica y la huerta sostenible que la hizo renacer

octubre 15 de 2019

En su condición de madre cabeza de familia, Angélica Valbuena empezó de ceros para sostener a sus tres hijos. Después de tocar varias puertas organizó un emprendimiento que conserva su tradición familiar, pero que también se adaptó al cambio climático .

Día Mundial De La Mujer Rural | Angélica y la huerta sostenible que la hizo renacer

| Angélica Valbuena recorre todos los días en bicicleta las calles de Ubaté en Cundinamarca vendiendo sus hortalizas. | Por: Bancamia


Por: Julián Sáenz
@julianS10

Pedalear por un sueño, pedalear por sus hijos, pedalear por el oficio que le enseñaron sus padres. Así es la vida de Angélica Valbuena, quien todos los días se levanta a las 5:30 de la mañana para escoger y empacar las mejores hortalizas de su invernadero y salir con su bicicleta a recorrer las calles de Ubaté, para vender sus productos puerta a puerta.

Sus jornadas son extenuantes y generalmente se extienden hasta las 4 de la tarde. Angélica, madre cabeza de familia con tres hijos, vuelve a su casa ubicada a 15 minutos de este municipio cundinamarqués para descansar un poco y preparar lo que viene para el día siguiente.

El sacrificio y la constancia de Angélica en su emprendimiento pronto tuvieron recompensa. Ahora cuenta con muchos clientes fieles que salen a comprar hortalizas tan pronto ven la bici en la que se pasea repleta de lechugas, cilantros, espinacas y algunos abonos orgánicos.
 

smiley

Además de las ganas de emprender, los hijos de esta Angélica son el motor que impulsan todos los días su bicicleta. ©Bancamia

Cosechando resiliencia

A pesar de tener una tradición familiar de más de 20 años en el cultivo de hortalizas, la historia de Angélica y su familia no siempre fue exitosa. Como muchas familias rurales en el país, decidieron apostar todo por un único producto, en su caso por los tomates chonto, cherry y para ensaladas. 

Pero no contaban con que entre las hortalizas este era el segundo producto más difícil de cosechar y que las empresas que compraban los tomates lo hacían a un valor muy bajo. En una cosecha perdieron todo y quedaron con una deuda de 3 millones de pesos que aún hoy están pagando. El sueño colorado acabó pronto.

Sin embargo, Angélica y su familia le hicieron frente a las dificultades. Y con más temores que certezas empezaron de nuevo esta vez cultivando lechugas, cilantro y espinacas y aprendieron que la mezcla de ají, cebolla y ajo licuado que con dos o tres días de fermentación funcionan de manera natural como abono, que cuida a los cultivos de los bichos y pone a las hortalizas más lindas. Para Angélica “este abono natural es mejor que utilizar químicos que pueden dañar el sabor de los productos o dañar el terreno”.
 

smiley

Lechuga, cilantro y espinaca, son los productos que han respaldado este emprendimiento rural en Úbate ©Bancamia


Ahora los clientes aseguran que los productos de Angélica destacan sobre los demás por el tamaño, color, sabor y olor de sus hortalizas y muchos se preguntan ¿Cuál es su secreto?

“Gracias a mi hermano e hijos conocí el funcionamiento de la Finca Demostrativa en donde pude a aprender las medidas de adaptación al cambio climático y todos los empezamos a poner en práctica. Ahora usamos pocetas de plástico para almacenar aguas lluvia y llevar la cantidad justa a cada cultivo, con esto logramos solucionar uno de los problemas más grandes que era el acceso al agua. Después de tocar muchas puertas Bancamía fue la entidad que me ayudó con el préstamo que hoy permite que mi familia esté progresando”, manifestó Angélica.

La Finca Demostrativa, en Ubaté, es un lugar donde pequeños productores aprenden técnicas ecoeficientes como biodigestores, abonos orgánicos o deshidratadores solares, pues ellos son los más afectados con el cambio climático. Este proyecto hace parte de la iniciativa de microfinanzas para la adaptación basado en ecosistemas (MEbA), que impulsa la Fundación Microfinanzas de BBVA junto con ONU Medioambiente y el Instituto de Ciencias Agroindustriales y del Medio Ambiente (ICAM).

La finca se inauguró en septiembre de 2017 con el desarrollo de 12 medidas de adaptación y ya son más de 600 personas las que han apostado por estas alternativas sostenibles.

Con estos nuevos conocimientos Angélica logró impulsar su emprendimiento y continuar con su tradición familiar. Ahora su trabajo es reconocido por todos los habitantes de Ubaté quienes diariamente esperan la bici llena de hortalizas y además representa a Colombia en la mesa redonda: “Mujeres rurales latinoamericanas: Sostenibilidad y tecnología, aliadas para su desarrollo”.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.