Isla del Charo: reflejo de cómo Arauca se convirtió en potrero

abril 02 de 2019

En 1947, la isla, rodeada por los ríos Arauca y Madrevieja y ubicada en el noroccidente de saravena, contaba con más de 16.000 hectáreas repletas de árboles de charo. 58 años después, en 2005, un estudio multitemporal evidenció que solo sobrevivieron 607 hectáreas. la ganadería, el gran verdugo de esta deforestación. .

Isla del Charo: reflejo de cómo Arauca se convirtió en potrero

| Pastos y cultivos predominan hoy en la isla del Charo. En la década del 40, más del 80% de la zona era ocupada por bosque. | Por: Gran Alianza Contra la Deforestación


Por: SEMANA RURAL
SemanaRural

Ganadería y deforestación van de la mano. Tanto, que actualmente la ganadería extensiva es una de las principales causas de la debacle de los bosques en Colombia, de acuerdo con el Ideam. Y si bien la cría de ganado se entiende como algo que viene amarrado a la cultura de los Llanos en Colombia, no siempre fue así. Las primeras empresas económicas de los Llanos fueron traídas por las misiones de los jesuítas en los siglos XVII y XVIII (entre 1625 y 1767). Estos introdujeron los sistemas de producción social que caracterizan al actual llanero raizal, el que está en nuestro imaginario.

En esa época, los indígenas hacían una producción en los pisos térmicos, moviéndose desde las nieves perpetuas hasta los Llanos. Cuando vieron eso, los jesuitas pensaron que eran nómadas e introdujeron el manejo horizontal del hato ganadero, primer patrón de transformación de los paisajes de piedemonte, selva y sabana sin tener en cuenta la riqueza del bosque y el agua. La investigación para la tesis de su doctorado en Gestión de Estudios Ambientales le permitió al profesor Juan Eduardo Moncayo Santacruz llegar hasta el origen mismo de la deforestación que hoy azota a los Llanos y se extiende por la Amazonía.


 

Después de la Conquista, los principales verdugos de la transformación del paisaje en la Orinoquía colombiana pasaron de las misiones de los jesuitas a la violencia de mediados del siglo XX y la intensificación de la colonización para la ganadería y los descubrimientos de petróleo en Arauca, Casanare y Meta en los años 80.

El segundo momento catastrófico descrito en la obra de Moncayo inicia en 1950, cuando una gran cantidad de campesinos que desplazó la violencia llevó al gobierno a buscar en la Caja de Crédito Agrario un camino institucional para adelantar los procesos de colonización en Caquetá, Meta y Arauca. “Entre 1959 y 1962 se establece la colonización dirigida por la Caja Agraria en el Sarare, la cual implementó la práctica de asumir la vida de la manera que sea y el imaginario de la selva como bodega de recursos para desactivar la pobreza. Los recién llegados eliminaron arbustos del bosque, aserraron los árboles y prendieron fuego para volver productivas las tierras”.

El profesor indicó que el Incora, desde su creación en 1961 y hasta 1980, con la colonización orientada, mantuvo los privilegios que los latifundistas y terratenientes habían logrado consolidar a través de la parcelación de los terrenos ubicados en las cuencas de los ríos Arauca, Ariari, Caguán, Orteguaza y Putumayo.
 


«En ese tiempo inician los hatos ganaderos y el discurso del desarrollo. La titulación de las tierras dependía de las hectáreas de bosque talado. Si talaban 20 hectáreas se titulaban esas mismas. Todos los árboles que fueron tumbados se pudrieron, ya que no había carreteras ni medios para sacarlos. A los campesinos les otorgaban créditos para que compraran vacas. Así nació la cultura llanera y la etiqueta de la Orinoquía como sinónimo de ganado».


 



Investigadores de la Universidad Distrital anunciaron la tragedia en 1963, pero nadie la escuchó. Afirmaron que al cabo de 10 años, los bosques del piedemonte araucano desaparecerían, sin aprovecharse económicamente un millón de metros cúbicos de madera.

Una isla sin árboles

En 2014, Moncayo culminó su tesis ‘El territorio como poder y potencia, relatos del piedemonte araucano’, obra laureada que contó con el apoyo de las universidades Javeriana y Cooperativa de Colombia.

El plato fuerte de la investigación es un estudio multitemporal sobre la construcción territorial y el impacto del desarrollo en la región del Sarare, que abarca los sectores de Saravena, Cubará, la Isla del Charo y el Estero de Lipa.

Este análisis abarcó seis períodos de tiempo (1947, 1960, 1971, 1986, 1998 y 2005) y utilizó fotografías aéreas del Instituto Geográfico Agustín Codazzi y la metodología Corine Land Conver para caracterizar la cobertura de la tierra.

Los resultados en la Isla del Charo, un terreno de 19.851 hectáreas bañado por las aguas de los ríos Arauca y Madrevieja en Saravena, fueron desgarradores. En 1947 tenía 16.763 hectáreas repletas de árboles conocidos como charo (84,4 por ciento de su área), cifra que en 2005 cayó abismalmente hasta reducirse a tan solo 607 hectáreas. El charo es endémico de América, se distribuye de México a Perú y está áltamente presionado.

En un periodo de 58 años, la isla perdió 96,3 por ciento de bosque frondoso repleto de árboles de 45 metros de altura y un metro de diámetro en promedio, con la muerte de 16.155 hectáreas de verde. Sin embargo, la tasa de deforestación más alarmante, de más del 800 por ciento, fue registrada entre 1960 y 1971, cuando las hectáreas de bosque disminuyeron de 15.725 a 7.051.

El cauce del caudaloso río Arauca también sufrió consecuencias alarmantes y así lo registró la investigación de Moncayo. Mientras que en la década del 40 el cuerpo de agua tenía diversos meandros (sinuosidad) en su paso por Saravena, con el tiempo fue volviéndose recto. Moncayo afirmó que los meandros del río Arauca desaparecieron prácticamente en el mapa de 1986, como consecuencia de la variación de la frontera política entre Colombia y Venezuela.Aunque se dice que esta desaparición es propia de la naturaleza, ayudó bastante incorporar usos como la construcción de viviendas y los cultivos a la dinámica ecológica. Como en un truco de magia, tierras venezolanas se convirtieron en colombianas y visceversa”.

En 2018, el docente elaboró un nuevo mapa con información de 2014 en la zona, con el fin de ampliar los resultados de su tesis: la imagen indicó una aparente recuperación del bosque.

"El resultado de la cobertura de bosques fue de 1.810 hectáreas, cifra superior a las 600 en 2005. Hay que investigar a fondo el por qué de ese incremento, ya que los mapas son a escala general. Eso no permite identificar específicamente lo que pasó en la isla. A mi forma de ver, podrían ser cultivos de cacao, no nuevos bosques”, aclaró.

Mientras que los bosques de la isla fueron sometidos a una masacre, los parches de pasto para la ganadería ganaron terreno. De ninguna mancha ganadera en 1947, la isla pasó a 10.891 hectáreas con pastos en 2005. En 1960, las áreas destinadas para esta actividad no superaban las 32 hectáreas.

La tala de bosque en la Isla del Charo, según Moncayo, fue legal y patrocinada por el modelo de producción del gobierno nacional de ese entonces.

No fue un problema de control, de mafia o de falta de capturas a los grupos malévolos. Lo perverso aquí fue el modelo o el paradigma de la modernidad. Se separó lo físico, biológico y humano, no hubo una lógica para el desarrollo y sí una ausencia total de investigación, planeación y gestión.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.