La obra que transformó la vida en el municipio de La Montañita

agosto 27 de 2020

Los habitantes dejaron de rezar para que no lloviera gracias a un proyecto de infraestructura rural que pretende mejorar la calidad de vida de algunos municipios PDET y promueve el trabajo entre Policía y campesinos.

La obra que transformó la vida en el municipio de La Montañita

| Esta propuesta quiere impulsar el desarrollo económico local y mejorar la calidad de vida de regiones afectadas por el conflicto armado, como los municipios PDET. | Por: Cortesía PNUD


Por: Ángela María Agudelo Urrego
_AngelaMariaA

Ya no importa si llueve a cántaros. El ritual de abrirse camino por las trochas y de que el clima determine los desplazamientos es un cuento del pasado. Quien quiera visitar a un vecino o comerciar sus productos solo tiene que echarle gasolina al carro o alimentar a la mula y encaminarse por la nueva vía del municipio de La Montañita (Caquetá), un proyecto construido gracias a la unión entre la comunidad y la institucionalidad.

Este nuevo corredor es resultado del proyecto ‘Equidad y Progreso: infraestructura y desarrollo rural’, una alianza entre el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD; la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural, DICAR, y la Embajada de Estados Unidos a través del Bureau of International Narcotics and Law Enforcement Affairs (INL). Esta propuesta quiere impulsar el desarrollo económico local y mejorar la calidad de vida de regiones afectadas por el conflicto armado, como los municipios PDET.

Con la construcción de infraestructura rural y el desarrollo rural, el PNUD y la DICAR quieren cumplir una apuesta social mayor: renovar la confianza institucional. ‘Equidad y Progreso’ quiere cambiar el paradigma y que los carabineros, más que sujetos uniformados y lejanos, sean aliados y colegas de los campesinos. En La Montañita la estrategia fue un éxito.

Esta unión entre comunidad e institución dio como resultado la construcción de dos box culverts -estructuras en forma de caja que permiten el tránsito de vehículos-, ubicados sobre las quebradas Agua Bonita, en la vereda homónima, y Las Congas, de la vereda Juntas. Ambas estructuras benefician a otras seis veredas de la región y a más de 2.000 familias productoras que podrán comercializar sus productos. Ahora serán comunes los desfiles de camiones llenos de piña, caña, bultos de café o ganado.

 

smiley

Los box culverts construidos serán una alternativa de movilidad para los habitantes de La Montañita, Caquetá. © PNUD


Trabajo en equipo

Cuando llovía en La Montañita, las quebradas Agua Bonita y Congas se desbordaban y cubrían la precaria vía que conectaba las veredas. Si alguien quería salir, debía cruzar un puente colgante de madera, en malas condiciones, o le rezaba a San Isidro Labrador con su “quita al agua y pon el sol”. Una vía en buenas condiciones era casi una utopía. Según cifras del Dane, el índice de pobreza multidimensional en Caquetá alcanza el 25,7%. En La Montañita, la comunidad de estrato 1 y 2 no tiene los recursos suficientes para pavimentar o arreglar las trochas de la región.

‘Equidad y Progreso’ inició hace un año y medio. Cada cuatro meses, visita algún municipio de Caquetá, Putumayo o el Bajo Cauca para construir una obra, mejorar la infraestructura del lugar y beneficiar a la comunidad. El PNUD ha trabajado en Florencia (Caquetá), en Cáceres, Tarazá y Valdivia (Antioquia), y en Valle del Guamuez (Putumayo).

El 2020 fue el turno de La Montañita. A inicios de año, el PNUD llegó al territorio para establecer alianzas con la DICAR y conocer a la comunidad. Estaban listos para firmar los permisos de construcción e iniciar labores, pero el coronavirus y la cuarentena nacional cambiaron los planes. Marzo y abril fueron una suerte de prueba y error. Durante esos meses, revisaron los protocolos de seguridad emitidos por el gobierno nacional y departamental. Coordinaron con la Alcaldía municipal, y entre la DICAR y el PNUD estipularon las medidas de prevención para mitigar el contagio. De acuerdo con el Instituto Nacional de Salud y con corte al 27 de agosto, en el municipio hay 17 casos activos.

 

smiley

© Cortesía teniente Florez.


La obra inició en junio y finalizó este mes. Además de mejorar la movilidad, la construcción de ambos box culverts generó empleo. Junto a 12 policías gestores de infraestructura y el personal del PNUD, trabajaron 8 integrantes de la comunidad. Todos los campesinos tenían su contrato laboral en orden y recibieron dotación de bioseguridad para las jornadas. Cada una cumplía con los protocolos contra la covid-19, como la toma de temperatura al iniciar y finalizar el día. Además, estaban pendientes de sus familiares por si alguno mostraba síntomas. Los viernes, a manera de informe, le entregaban a la Secretaría de Salud del municipio para reportar que todo iba en orden.

Esto ha permitido que veamos a la DICAR como nuestros amigos —cuenta—. Apoyan nuestro proyecto y nos brindan la seguridad que tanto necesitamos”, dice Marlin Molina. Ella es líder del Comité de Cultivadores de Cacao en Sistemas Agroforestales de Florencia, COMCAFLOR, que integra 80 personas dedicadas a la producción de cacao. Marlin recuerda los días de trabajo. Veía al sargento, al teniente o algún delegado de la DICAR junto a los otros campesinos. Los uniformados eran sus colegas en la siembra, cosecha y recolección de las semillas.

Uno de esos colegas es el teniente Alexander Flórez, coordinador del proyecto en territorio. Su experiencia durante el trabajo del PNUD ha sido algo grato y un espacio de aprendizaje. Si le preguntan por algún producto, sabe a qué campesino referenciar o qué vereda visitar. Más que las insignias, se siente orgulloso de los campesinos de la región. En La Montañita, la iniciativa también es una alternativa ante los cultivos de uso ilícito. Los mismos productores han reconocido que su esfuerzo enfrenta la estigmatización y al narcotráfico.

 

De acuerdo a Javier Pérez Burgos, gerente del Área de Reducción de Pobreza e Inequidad del PNUD, esta intervención ha consolidado nuevas cadenas productivas, como la ganadería, la piscicultura y la apicultura, y nuevos cultivos: cacao, pimienta y plátano. "El proyecto ha evidenciado que el desarrollo en estas zonas tiene un estrecho vínculo con la seguridad rural y con la presencia del Estado a través de extensión agropecuaria e infraestructura local", comentó.

Jairo Baquiro, presidente de la Junta de Acción Comunal de Agua Bonita, habla por toda su comunidad. Hombres, mujeres y reincorporados del ETCR homónimo serán los principales beneficiarios. Con emoción, dice que esta vez sí les cumplieron. También cuenta que el imaginario hacia los Policías cambió. Antes, los uniformes eran algo temerario y lejano; ahora, son trabajo y beneficio colectivo. “Los carabineros también aportan al proceso y nos colaboran —dice—. Eso hace que seamos una familia que trabaja en el mismo territorio”.

 

smiley

© Cortesía teniente Florez.


“El conocimiento es lo más bonito que queda”: Deisy Bermeo

Ante la contingencia por la covid-19, las comunidades aprovecharon las herramientas tecnológicas como WhatsApp. Junto a los chats familiares o de amigos, se abrieron paso los grupos de trabajo y de colegas con recomendaciones técnicas y minivideos pedagógicos. Incluso, algunos carabineros pasaron de acompañantes a tutores y se encargaron de la producción, edición y difusión de mini cápsulas informativas. La estrategia tecnológica también afianzó los vínculos entre Policía y comunidad.

Esto no se hizo en las oficinas. Se realizó en el campo, con nosotros los productores. Es algo de nosotros y para nosotros”, dice Marlin. En vez de libros de estudio u horas de lectura, la DICAR imparte jornadas con la estrategia FOCO: fortalecimiento organizacional y comunitario. Esto le permitirá a las asociaciones y a la comunidad desarrollar otros proyectos y mejorar su calidad de vida. Además de las lecciones del campo, el PNUD quiso dejar varias semillas de aprendizaje sobre la prevención de violencia sexual, la economía del cuidado, la resolución de conflictos y la equidad de género.


El enfoque diferencial también fue importante en la formación, sobre todo por trabajar con mujeres. “Para nosotras los proyectos no son algo de paso. Para nosotras significan continuidad”, cuenta Deisy Bermeo, líder y vocera de ASOMCOCA, que trabaja desde hace seis años y está compuesta por 96 mujeres víctimas del conflicto. Con la ayuda del PNUD y la DICAR, adecuaron 21 estanques propios para la siembra y cosecha de cachama y aprendieron sobre el empoderamiento y la equidad de género. “Cuando el proyecto no esté, tendremos la capacidad y el aprendizaje para seguir trabajando”, dice.

smiley

© Cortesía teniente Florez.


Otro sector beneficiado fue el ganadero. Robert Sánchez es gestor de proyectos de ASOGROEMPT. Con la ayuda del PNUD y la DICAR, han implementado medidas para fomentar la ganadería extensiva y mejorar la producción bovina. Además, la nueva vía les ayudará a comercializar leche, queso y otros derivados.  “Esta oportunidad nos ha abierto muchas puertas. Ya tenemos una alianza con la Alcaldía para futuros proyectos de infraestructura”, cuenta Robert. 

La entrega oficial del nuevo corredor vial será la próxima semana. Mientras, el PNUD y la DICAR esperan la respuesta de Corpoamazonía, que les indicará cuántas especies arbóreas deben recuperar por construir los box culverts sobre dos quebradas. El PNUD es consciente del impacto positivo en la infraestructura, pero no quiere evadir la responsabilidad ambiental que conllevan estos proyectos.

Tanto los campesinos, como el PNUD y la DICAR se preparan para la inauguración y el evento oficial. La nueva vía causa un montón de expectativas y sueños: Marlin espera transportar con mayor facilidad sus sacos de cacao, Jaime anhela comercializa especies aromáticas, Deisy quiere que otros caqueteños prueben las deliciosas cachamas, y Robert, que la ganadería sea uno de los primeros renglones económicos del Caquetá. Por su parte, el teniente Florez espera que la institución mantenga su cercanía con los productores y sea el inicio de más alianzas en beneficio de los habitantes.

‘Equidad y Progreso’ cambió el paradigma en las regiones. Gracias a la iniciativa la infraestructura no solo es un asunto técnico, y las relaciones entre la Policía y los campesinos no se limitan a la obediencia y la comunidad. Las obras, las veredas y los cultivos son espacios para trabajo y provecho de todos. Sin discriminación, rangos o etiquetas. Desde la próxima semana, La Montañita (Caquetá), tendrá un nuevo camino para fomentar su desarrollo económico, comercializar sus productos y emprender un viaje que beneficia a todos los que ahora son colegas, compadres y vecinos.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.