febrero 02 de 2018

Las radios comunitarias en tiempos de paz

Por: Fernando Tibaduiza

Algo más de 630 municipios cuentan con una emisora comunitaria desde hace casi 20 años. En la práctica, estas emisoras están siendo integradas por hombres y mujeres comprometidos con la participación en todos los niveles, dado que ellos mismos son parte de la comunidad y en su cotidianidad ejercen como productores, directores, administradores o locutores.  Son radioapasionados que conocen la realidad social, económica, política y ambiental de su municipio, y trabajan desde su rol para mejorar las condiciones de su entorno y el de sus familias.  

En ese sentido, la radio comunitaria ha venido cobrando mayor importancia. Por eso, hoy como nunca antes, su rol es esencial en la construcción de paz, ya que, en términos de información, de pedagogía y de cambio del imaginario social en las audiencias, la radio juega un papel determinante. Así lo reconocen las comunidades al legitimar su trabajo, pues, en muchos lugares apartados, la radio comunitaria es el único medio masivo que existe.

El reto está entonces en fortalecerla y empoderarla para que sus esfuerzos se sumen a las grandes apuestas colectivas; una de estas, la implementación de los acuerdos de paz, dado que la radio comunitaria fomenta la participación, construye ciudadanías y fortalece la democracia. En este sentido, aunque la radio comunitaria aún no se logra consolidar como una empresa sustentable, entre otras porque en lo organizativo y administrativo tiene muchas debilidades, está llamada a jugar un papel protagónico en la Colombia del posconflicto.

Desde la humildad que nos caracteriza, considero que el proyecto ‘Radios Comunitarias para La Paz’es uno de esos instrumentos que, desde 2016, viene desarrollando actividades de formación, producción y difusión de contenidos, en conjunto con radialistas comunitarios, precisamente para fortalecer su papel en los territorios. Hacia futuro, la idea es que el trabajo en red de las emisoras comunitarias fortalezca sus capacidades de gestión y de organización y consolide su articulación con las redes regionales, así como su representación en la red nacional. Esto será determinante en los próximos años, de cara a propiciar un discurso de tolerancia en los territorios donde históricamente se libró la guerra.

 

FERNANDO TIBAUDIZA ARAQUE | @Radiosparalapaz

Director de 'Radios para la paz'

 

Otra columna que puede interesarle:

El trabajo comunitario, la herramienta para reconstruir el tejido social

 


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos



OPINIÓN

¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.