Las tejedoras laboriosas de Urabá

enero 08 de 2021

Diez mujeres desplazadas por el conflicto armado emprendieron su negocio aprovechando los residuos de los racimos de plátano para crear productos artesanales..

Las tejedoras laboriosas de Urabá

| Annelis Gonzlález y Argénida Fuentes muestran sus artesanías en ferias locales de Turbo y Apartadó- | Por: Cortesía Argénida Fuentes


Por: Milagros Palomares
milapalomares

Cinco horas disciplinadas sentada en la salita de su casa le toma a Argénida Fuentes tejer un canasto frutero. Si el pedido es un bolso o una cartera grande puede demorar más de ocho horas. La materia prima que utiliza esta mujer, de 52 años, no es convencional: la obtiene a partir de las fibras de los racimos de plátano que en su mayoría son desechados en Urabá, la región platanera y bananera más importante del país.

 

Argénida, junto con otras nueve mujeres desplazadas del conflicto armado, consiguió en este material natural una esperanza para emprender y crear su propia empresa que casi cumple 12 años y a la que llamó “Manos Laboriosas”.

 

La idea de tejer con las fibras del racimo de plátano se le ocurrió a esta antioqueña en el año 2007, cuando representantes de una empresa platanera invitaban a los productores locales a actividades recreativas y los incentivaban a aprovechar todos los recursos del rubro agrícola.

 

Allí dio rienda suelta a su creatividad y pensó en que se podían aprovechar las populares ‘calcetas de plátano’, unas estructuras cóncavas que forman las cepas o tallos de la planta. Pensó en extraerlas y secarlas al sol para convertirlas en insumo para elaborar artesanías. Así comenzó a tejer una hamaca, luego un petardo, un canasto y presentó los productos en una feria local, donde fueron admirados. Meses después, con la ayuda de la empresa bananera, Fuentes capacitó en tejidos a un grupo de 30 mujeres, quienes se iniciaron tejiendo individuales de mesas, billeteras, paneras, cofres, cajas, portaretratos, bolsas decoradas, empaques de botellas de vino y hasta aretes.

 

Las 10 mujeres que actualmente forman parte del emprendimiento Manos Laboriosas son cabeza de familia y residen en varias veredas y corregimiento de Turbo, como Las Camelias, Santa Inés y Monte Verde. Para el negocio, han recibido el apoyo del programa Emprendimientos Productivos para la Paz (Empropaz) que, en alianza con Bancamía, USAID, la Corporación Mundial de la Mujer Colombia y la Corporación Mundial de la Mujer Medellín, ha brindado asesoría a más de 56 mil emprendedores y microempresarios en el país. 

 

smiley

Los productos elaborados por este grupo de artesanas son totalmente ecológicos, biodegradables al ambiente. El público local ya conoce sus creaciones. 

B
La obtención de la materia prima para hacer estos tejidos es compleja. Después de cortar el racimo de plátano se realiza el corte del seudo tallo a unos 40 centímetros del suelo, para proteger a los hijuelos que puedan brotar de la planta más adelante. Luego, se retiran las hojas y se colocan en posición vertical, de manera que escurra la savia, se agilice el secado y se evite su descomposición. Posteriormente se hace el deshoje o retiro de las calcetas del tallo con mucho cuidado para no partirlas, se colocan sobre láminas de zinc y se dejan al sol durante tres días por cada lado. El proceso puede durar entre cinco y siete días.

 

Como el procedimiento es dispendioso, algunos plataneros de Urabá vieron una forma de obtener ingresos vendiendo a las tejedoras el rollo de 100 calcetas secas y listas por 30 mil pesos. Cuando las artesanas pueden, las compran; de lo contrario, les toca prepararlas durante una semana. 

 

Annelis Beltrán es una mujer renovada que dejó atrás los malos recuerdos del conflicto armado. Se ha dedicado a este oficio, que le ha dado una nueva esperanza, por casi 10 años y asegura que las capacitaciones que recibió hace una década le han servido para sacar adelante a su familia. Esta es una razón que la llena de orgullo y que se ve refrendada en cada ocasión en que una persona le dice que el acabado de uno de los productos hechos con sus manos es perfecto. 


Argénida Fuentes interviene para recalcar que ser desplazada a una zona rural no ha sido un impedimento para innovar y emprender. Por el contrario, alienta a las mujeres que como ella se la juegan a diario por el futuro de sus hijos. “Sí se puede”, dice mientras remata el tejido de un canasto ‘Made in Urabá’. 


 

smiley

Esta iniciativa rural es apoyada por el programa Emprendimientos Productivos para la Paz (EMPROPAZ). Les brindan capacitaciones sobre desarrollo rutal e inclusión financiera. 

 

Antes de la pandemia, las integrantes de Manos Laboriosas se reunían a tejer todas las tardes en la casa de Argénida, pero con las medidas de aislamiento cada una empezó a elaborar los productos desde su residencia. Cuando completan los pedidos de varias artesanías las llevan hasta una tienda de Empropaz en el barrio Ortiz de Apartadó. Al año participan en tres ferias culturales realizadas en  plazas de mercado y alamedas de Turbo y Apartadó.

 

Estos son los únicos espacios en que tienen la oportunidad de exponer sus creaciones, porque no cuentan con redes sociales ni página web en internet. Fuentes está consciente de que dar el salto al mundo digital podría traerles más clientes y aumentaría sus ingresos, por lo que es uno de sus propósitos para este año que empieza. Sabe que los productos con sello artesanal y materiales ecológicos totalmente biodegradables pueden tener mucha acogida en mundo cada vez más consciente de la destrucción ambiental.


 

“La gente ha recibido con mucha aceptación nuestras artesanías. Nos dicen que son muy bonitas y prácticas. Con ‘Manos Laboriosas’ hemos visto que sí podemos sacar esta empresa adelante y eso es lo que buscamos, más apoyo para tener más beneficios para nuestras familias”, concluye la artesana y emprendedora. 

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.