junio 15 de 2018

Los desaciertos de la Hidroeléctrica Amoyá

Por:

La Eco-región integrada por más de 20 ríos del sur del Tolima y el ecosistema variado que ofrece el clima que se forma en la cuenca del rio Saldaña no ha sido protegido como una política de Estado.

En condiciones normales, el Río Saldaña le aporta como afluente al rio Magdalena 17 millones de metros cúbicos en 24 horas. Suficiente para abastecer una población de 102 millones de habitantes, es decir, más del doble de la población colombiana.

Sin embargo, desde hace ya casi tres años se encuentra en operación la hidroeléctrica Amoyá, un proyecto inicialmente de la Generadora Unión que luego fue vendido a Isagen. Este proyecto de 80 gigawatios es el más grande del sector de energía en Colombia y está registrado ante la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) como Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

La Hidroeléctrica Amoyá se construyó en lo que fue uno de los mayores focos del conflicto armado: el Cañón de las Hermosas. Hoy el proyecto encarna todo lo que una hidroeléctrica no debe hacer, empezando porque fue un eje de confrontación entre las comunidades que se oponían al proyecto y los grupos armados.

Hoy en día las personas de las 16 veredas que vivían cerca a la hidroeléctrica están llevando agua en mulas y en timbos porque las quebradas se secaron. En el corregimiento de Amoyá todavía hay veredas sin luz, mientras que en el casco urbano del municipio de Chaparral hay apagones con frecuencia.

Por otra parte, de acuerdo a la Corporación Reiniciar, al secarse las fuentes hídricas también se ha reducido el nivel de humedad de los suelos afectando la producción agrícola y de pastos para el ganado y se han dificultado las tareas de beneficio del café reduciendo la calidad del producto y las ganancias de los cafeteros. 

Hasta el son de hoy, la empresa y la Corporación Ambiental se escudan en los efectos del cambio climático y en las supuestas malas prácticas de los mismos campesinos para desvirtuar las quejas por los impactos ambientales de la obra y del funcionamiento de la hidroeléctrica.

Mientras tanto la Corporación Reiniciar en sus estudios asegura que la búsqueda de la empresa de tener un aval de la comunidad terminó produciendo una fragmentación de los lazos comunitarios.

“Bajo el viejo discurso del progreso y desarrollo de la región empezaron a caramelear a los pobladores prometiéndoles un bienestar que nunca se habían imaginado. ASOHERMOSAS queda en una situación muy difícil y sin gran campo de acción para decirle no al proyecto”, cuenta la Corporación en su informe de 2015.

Los pocos recursos que recibe el municipio, el daño ambiental ocasionado por Isagen por la construcción de la hidroeléctrica sobre el rio Amoyá a filo de agua o paradójicamente llamado como “Mecanismo de Desarrollo limpio” (MDL), tiene sus implicaciones ambientales, políticas, sociales y económicas de las que solo menciono algunas.

Afectaciones en lo ambiental

  1. Se secaron más de 47 quebradas, afectando el nivel freático en los suelos, cultivos, ganadería y la misma subsistencia humana en este caso a campesinos.
  2. El paso de redes eléctricas afecto a las abejas, afectando a la producción de miel del sector.
  3. La cercanía de varias viviendas a redes eléctricas de 115.000 voltios, causó desalojo y desplazamientos por principio de precaución.
  4.  De acuerdo a Hermes Devia, representante legal de Asoambeima después de la hidroeléctrica sobre el rio Amoyá, el rio Ambeima, fue afectado por la disminución de su caudal en más de 40 centímetros. (Proyectos que solo están separados por un cerro).

En lo social

  1. El incremento del costo de vida, debido al déficit de vivienda que implicó el elevado valor de los arriendos, canasta familiar e inseguridad. Hoy una casa en la que se pagaba 300 mil pesos de arriendo cuesta entre 600 mil y 700 mil pesos.
  2. La infraestructura del municipio quedo frágil en atención hospitalaria, servicios públicos. Debido a una mayor demanda de estos servicios.
  3. El incremento de enfermedades de trasmisión sexual y descomposición del núcleo familiar.
  4. Así como las diferentes violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH, representadas en falsos positivos o ejecuciones extrajudiciales, homicidios y judicializaciones infundadas; como en la que se encuentran 16 personas, entre ellas, dirigentes de Asohermosas y líderes comunales de este corregimiento. Caso que ha sido expuesto por la Corporación Reiniciar.

En lo económico

  1. No se ha trazado la deuda social de Isagen sobre los daños causados por la construcción de la Hidroeléctrica al municipio.
  2. Las regalías que son de solo el 3% de las utilidades netas tanto para el municipio como para Cortolima, son insignificantes frente al 25% de participación de utilidades, de lo que recibe el departamento de Antioquia por cualquier hidroeléctrica que se construya.
  3. Por desconocimiento no se supo negociar o al menos tener una mayor participación del municipio ni el departamento de la utilidad generada por la hidroeléctrica.

 

Es por todo esto que creo en la necesidad de que existan más espacios de discusión -foros, talleres, debates-  que formen a las comunidades en relación a la justicia ambiental y por esa vía se vinculen como procesos locales. Para que sea desde una población consiente e informada que se decida el futuro de estos proyectos.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.