Los palabreros de la tortuga charapa en Arauca

abril 24 de 2019

La misión de la comunidad de la vereda de Santa María de la Virgen es convencer a los posibles saqueadores de huevos de tortuga que es más provechoso dejarlos quietos. Todo, a punta de hablar de esperanza y pertenencia por la especie. Para salvarlas, incluso duermen junto a los nidos .

Los palabreros de la tortuga charapa en Arauca

| Las sueltas masivas de tortugas hacen parte de la estrategia para generar apropiación y pertenencia. | Por: Javier Silva - WCS


Por: Andrés Rosales García
@Andresiro

Los padres adoptivos de la tortuga charapa, que viven entre Arauca y Cravo Norte, en límites con Venezuela, se han vuelto invencibles en una azarosa actividad, por decir lo menos: evitar el saqueo de huevos de tortuga a punta de diálogo, convencimiento y esperanza.

Han estudiado y repasado el protocolo cientos de veces: primero, analizar a los potenciales saqueadores de nidos. Segundo, abordarlos. Cabe la posibilidad de que pueda tratarse de alguien venido de lejos o de algún pacífico vecino de la región.

Como sea, todos buscan lo mismo, despojar los nidos de la tortuga charapa –la más grande de río en Suramérica- para lucrarse de los huevos, la carne o incluso del animal vivo, que se vende en el mercado negro como mascota.

 

La charapa está en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN). ©Javier Silva / WCS



El problema es que la especie se está extinguiendo. Y con ella el ícono de toda esa amplia región llanera enlazada con ese cordón resplandeciente de agua llamado río Meta. Ese afluente, precisamente, es el diseñador del hábitat perfecto: unas 20 playas a lo largo de unos 30 kilómetros que se extienden incluso hasta Nueva Antioquia, en Vichada.

En esa zona, según investigadores de Wildlife Conservation Society (WCS), está una de las poblaciones más grandes de lo que queda de la especie en Colombia. Y también, el radio de acción de los defensores.


Todo por la charapa
 

Son siete hombres y una una mujer que por estos días no la tienen fácil. En plena época de reproducción -de mediados de enero a mediados de abril-, cientos de cambotes, como se conoce a los grupos de 300 a 400 hembras de tortuga, salen a depositar sus huevos siguiendo estrictamente el misterio de la vida y generando, por esta época, nacimientos masivos. El escuadrón lo sabe y se mantiene vigilante para ahuyentar la muerte. Incluso en la noche, cuando más intentos de saqueo ocurren.

“Ellos no prohíben nada. Ellos invitan a la conservación. Y hacen todo lo que tengan que hacer para lograr ese cometido, incluso dormir en la playa o caminar kilómetros”, cuenta Carlos Saavedra, coordinador de especies de WCS y quien, de la mano de la comunidad, de la Fundación Omacha y de la petrolera estatal Ecopetrol, ha liderado la estrategia.

Aunque es apresurado e incluso irresponsable hablar de que el trabajo de conservación ya arroja resultados, las cifras se muestran benevolentes: en el 2014, cuando arrancó el programa, los padres adoptivos debieron monitorear cerca de 800 nidos. Hoy, cinco años después, esa cifra se multiplicó.


 


«Ellos no prohíben nada. Ellos invitan a la conservación. Y hacen todo lo que tengan que hacer para lograr ese cometido, incluso dormir en la playa» 

Carlos Saavedra, coordinador de especies de WCS


 



“En esta última temporada tenemos inventariados 2.030 nidos, cada uno con entre 60 y 90 huevos. El aumento posiblemente se debe al trabajo que hemos adelantado con la charapa, pero también es muy posible que este cambio se produzca por variaciones climáticas y ecosistémicas. Todavía nos falta mucho por estudiar y mucho trabajo por realizar”, dice Saavedra.

De lo que sí habla sin duda alguna es de la disminución de saqueos. “Hoy tenemos menos eventos de usurpación de nidos y sabemos también, con certeza, que hay más compromiso no solo de los padres adoptivos, sino de la comunidad en general”, asegura el científico.  

Y no se equivoca. Cada año, por ejemplo y dentro de las iniciativas de conservación, la comunidad hace un festival en el que hay bailes, concursos y liberaciones masivas.

 

Cuando se halla un nido, los padres adoptivos instalan mallas como esta, que les permite monitorear los nacimientos.©Javier Silva / WCS



Un lustro defendiendo la charapa
 

El programa Vida Silvestre, como se conoce la estrategia de conservación que incluye a los padres adoptivos, nació como una línea de investigación científica sobre la especie, pero también como un mecanismo para visibilizar la región y para generar cohesión y sentido de pertenencia.

Juan Moyetón, uno de los más experimentados padres adoptivos, y quién ha participado en monitoreos y vigilancia, explica que para la comunidad del caserío de Santa María de la Virgen, entre Arauca y Vichada, esta tortuga y el trabajo a favor de su preservación tiene dos significados. Por un lado –dice- es una oportunidad para empoderarse como grupo y trabajar en un objetivo, en este caso ambiental.  “La tortuga nos ha demostrado que podemos hacer equipo, que podemos organizarnos para buscar un resultado y lograr lo que queramos como grupo social”.

Y agrega, "la charapa nos ha permitido, poco a poco, que Santa María de la Virgen se dé a conocer a nivel regional o nacional como un lugar que protege una especie en peligro crítico. Esto es lo mejor para nosotros y una oportunidad para mostrar nuestra situación social, nuestras carencias y, de paso, buscar oportunidades para mejorar nuestra calidad de vida". En esto último hay mucho por hacer: en Santa María de la Virgen no hay energía eléctrica, tampoco agua potable, no hay un puesto de salud y la escuela trabaja a media marcha. La tortuga, para ellos, se ha convertido en una verdadera esperanza.

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Autorizo el tratamiento de mis datos conforme a la política de tratamiento de datos de SEMANA.




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario


Te puede interesar






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.