febrero 12 de 2018

Los retos de la paz local

Por: Eduardo Ignacio Gómez Carrillo

El Acuerdo de Paz entre las FARC-EP y el Gobierno de Colombia, que está en proceso de implementación, implica una enorme cantidad de retos de todo tipo, desde la financiación de los compromisos obtenidos, hasta la forma como van a ser recibidos los excombatientes por parte de las comunidades en donde van a vivir.

Varios de los principales retos tienen que ver, justamente, con los múltiples compromisos adquiridos para cambiar la realidad de muchos de estos municipios, corregimientos, veredas y pequeños poblados que durante décadas han sido discriminados, olvidados por la inversión pública y, en muchos casos, desconocidos por parte del Estado.

Esa falta de presencia estatal ha impulsado la organización de los ciudadanos para enfrentar la lucha diaria por la subsistencia, consolidando asociaciones que han logrado reconocimiento y legitimidad en los territorios, construyendo empíricamente institucionalidad de abajo hacia arriba.

En este estado de cosas, la llegada de funcionarios de entidades públicas con agendas trazadas desde Bogotá o, incluso, desde las cabeceras municipales, distantes muchos kilómetros u horas de camino, puede ser vista como una intromisión a los territorios no deseada, violenta y originadora de nuevos conflictos.

Para que la paz territorial tenga afianzamiento local se necesita la construcción de agendas en las que participen las comunidades, mediante eventos públicos donde se incluyan incidencia presupuestal y constitución de veedurías propias con poder suficiente para hacer seguimiento al cumplimiento de lo acordado. Para esto, hay que ir a donde están las comunidades, que no necesariamente es en las cabeceras municipales; hay que adentrarse en los corregimientos y las veredas.

Las organizaciones existentes deben ser abanderadas, fortalecidas y convertidas en las garantes de estos compromisos. Solo de esta forma la construcción de Estado podrá tener un correlato local que legitime la democracia como forma de gobierno aceptada y deseada por la mayoría de los ciudadanos.

 

POR EDUARDO IGNACIO GÓMEZ CARRILO | @Corpovisionarios

Coordinador de proyectos de la organización Corpovisionarios

 

Otra columna que puede intreresarle:

Duele Cartagena

 

 

Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.