febrero 12 de 2018

Medidas para una mejor ruralidad

Por: Jorge Bedoya

Durante los próximos años los colombianos enfrentaremos el enorme reto de contribuir al mejoramiento del nivel de vida de las comunidades que fueron más afectadas por décadas de conflicto. Si bien es un esfuerzo que tomará tiempo, el trabajo conjunto entre el Estado, sector privado, comunidades y medios de comunicación, entre otros, nos permitirá avanzar de manera más efectiva para que esas comunidades y su ruralidad encuentren oportunidades para su desarrollo.


El Estado, sin duda alguna, debe hacer verdadera y permanente presencia con las diferentes entidades que son cruciales para cualquier colombiano: nuestras Fuerzas Militares y de Policía, por ejemplo, para que en un trabajo articulado con la Fiscalía General de la Nación y los jueces de la república combatan de manera conjunta cualquier fenómeno criminal y genere una mejor condición de seguridad para el desarrollo de las actividades sociales y económicas de las comunidades.

La salud y la educación de calidad también son fundamentales, en especial para nuestros niños y jóvenes, los responsables del futuro de nuestra ruralidad; educación con énfasis en el desarrollo de empresas o negocios rurales, para que logremos el tránsito de una actividad rural enfocada a la oferta hacia una actividad orientada al mercado, a la rentabilidad del productor y la empresarización. El aporte de las universidades en las ciudades será necesario para que aquellas carreras que pueden facilitar el desarrollo empresarial del campo, mediante la implementación de programas “rurales” como los que ya existen en carreras como medicina. Así se potencia aún más la capacidad de nuestros pobladores rurales.


Qué bueno será ver a profesionales de mercadeo y publicidad, administración de empresas, derecho e ingeniería, transfiriendo conocimiento y experiencia a los nuevos empresarios del campo.


Sin duda alguna, la infraestructura energética, la conectividad a internet y las vías terciarias se convierten en bienes públicos de la mayor importancia para las comunidades rurales. En el caso particular de las vías terciarias, tan solo el 6% de la red terciaria está pavimentada y el 75% está en mal estado. Será muy difícil pensar en un verdadero desarrollo competitivo de nuestras regiones si este problema no se resuelve estructuralmente.


Es un hecho positivo que el Gobierno haya dispuesto del mecanismo de obras por impuestos, el plan 51/50 y, aún más importante, 1.2 billones de pesos de las regalías para tener una mejora sustancial. Se trata de arreglar al menos 14.000 kilómetros del total de 142.184 kilómetros de vías terciarias que tiene nuestro país.


Los recursos para las vías no serán suficientes, pero su inversión será un buen inicio en el que los habitantes de las zonas rurales deberán estar literalmente encima de cómo se priorizan los corredores viales. La idea es que le sirvan a la comunidad y no que terminen haciéndole un favor al mandatario de turno, sus familiares o amigos.

Finalmente, son cruciales los gremios de la producción agropecuaria. Con su trabajo buscan gestionar sanas políticas públicas que faciliten el desarrollo y la competitividad de los productores. Su capacidad de transferir conocimiento, divulgar buenas prácticas y generar espacios más rentables serán una prioridad en los años por venir. Algunas tareas que también desarrollan es lograr la cercanía de los productores con los consumidores, generan una visión de mercado y orientación empresarial y defienden el sector en las instancias que corresponda.

Desde la SAC celebramos este compromiso de Semana Rural con el campo colombiano, pues se constituye en un espacio para compartir todas aquellas experiencias, discusiones o historias que contribuyan a un mejor desarrollo del sector agropecuario. Gracias por el espacio y desde aquí buscaremos también aportar con nuestra visión y gestión en pro del campo colombiano.

 

POR: JORGE BEDOYA

Presidente Sociedad de Agricultores de Colombia. Economista de la Universidad Javeriana magister en Política Pública de la Universidad de Harvard. Fue Director de la Fundación Bavaria y Desarrollo Sostenible, formó parte de la Federación Nacional de Cafeteros y presidió la Federación Nacional de Avicultores de Colombia, Fenavi. Viceministro de Defensa Nacional (2011).


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL.

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.