abril 02 de 2018

Mejoramiento genético, gran apuesta para el agro

Por: Rosmery Quintero

El agro se está convirtiendo en una de las principales columnas de la economía colombiana. Basta observar el aporte a la generación de empleo (17 por ciento) y cómo el PIB nacional se vio jalonado por la variación de 4.9 por ciento en el año 2017, superando por mucho el promedio nacional de 1.8 por ciento.

Indudablemente el potencial del campo colombiano es de gran dimensión. Para aprovecharlo, debemos superar algunas brechas identificadas en el último Censo Nacional Agropecuario que arrojó que solo el 15.9 por ciento de las Unidades Productivas Agropecuarias -UPA- cuenta con maquinaria para sus actividades y el 84.1 por ciento de las mismas desempeña su proceso productivo de manera rudimentaria, dando como resultado una baja productividad.

Para estar a la altura de país señalado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura –FAO- como despensa agrícola mundial, la tecnificación se convierte en una decisión estratégica.

En este orden de ideas, los desarrollos genéticos son el punto de partida para un encadenamiento productivo exitoso que combine eficientemente la densidad de cultivos con un alto volumen de alimentos producidos. Hecho ratificado en un estudio realizado por la Universidad Nacional de Córdoba - Argentina (UNC), donde se valida que el incremento de la productividad en los cultivos depende en un 50 por ciento de los mejoramientos genéticos.

Haciendo un proceso de aprehensión en países cercanos, en esta ocasión me referiré a nuestro vecino Brasil, quien cuenta con una institucionalidad como la Empresa Brasilera de Pesquisa Agropecuaria –Embrapa- y unas políticas públicas que han permitido generar cultura de consumo hortofrutícola y, por consiguiente, un gran desarrollo sostenible e incluyente a la cadena. En efecto, la Ley Complementaria 123 de 2006 estipula que el 30 por ciento de las compras públicas debe hacerse a las pequeñas y medianas empresas Pymes- de la región, lo que ha sido aprovechado para la adecuada nutrición de los niños en etapa escolar bajo la responsabilidad de las escuelas públicas.

Un caso de éxito brasileño es la producción de castaña de Cajú (marañón) en la región nordeste, con una producción aproximada de 108 millones de toneladas anuales en 627 mil hectáreas; esto se debe en gran medida a los 12 clones de Cajú enano desarrollados por Embrapa, los cuales logran un incremento de la producción del 300 por ciento.

Regresando a nuestro contexto nacional, contamos con Corpoica, institución responsable del desarrollo tecnológico para el campo colombiano, quien cuenta con 13 centros de investigación distribuidos estratégicamente, donde se desarrollan 49 proyectos investigativos enfocados en material de siembra y mejoramiento genético.

Gracias a la alianza entre Corpoica y Embrapa hoy poseemos tres desarrollos genéticos de marañón ajustados a las características de los suelos y clima de la región Caribe y Llanos Orientales. Estas variedades son conocidas como Yucao, Mapiria y Yopare. Con esta genética hoy se vienen desarrollando varias iniciativas empresariales de manera asociativa, que cuentan con estudios de vigilancia tecnológica para ubicarse en la órbita internacional, con productos de gran tecnificación y valor agregado.

Me permito cerrar mi primera columna, haciendo un llamado especial a los empresarios que hoy desempeñan actividades distintas al agro para que den una mirada al campo aprovechando su experiencia y conocimiento para que, junto con los actores empíricos y técnicos de tradición, desarrollen iniciativas empresariales de mayor impacto económico y social.

**

 

 

POR ROSMERY QUINTERO

Directora de Acopi: Gremio que Representa a las micro, pequeñas y medianas empresas de Colombia.  Magister en administración e innovación de empresas, Especialista en gerencia de recursos humanos, Gerencia PYME y Licenciada en ciencias de la educación.

Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL. 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.