Mil millones para reparar a población LGTBI víctima del conflicto armado

mayo 18 de 2020

El plan de reparación colectiva concertado con la Unidad para las Víctimas dispone de 1.390 millones de pesos que en los próximos tres años serán invertidos en medidas de rehabilitación emocional y garantías de no repetición de la violencia con enfoque diferencial .

Mil millones para reparar a población LGTBI víctima del conflicto armado

| El objetivo de este programa es que no se repita la persecución y la violencia que ya padecieron hace más de 10 años los integrantes de la Mesa  LGBT en barrios de la comuna 8. | Por: Archivo Semana


Por: Tannia Ardila
@tanniamarcela1

Este 17 de mayo se conmemoró el Día Internacional contra la homofobia. Esta fecha coincide con la implementación de un Plan Integral de Reparación Colectiva para las víctimas del conflicto armado con orientaciones sexuales e identidades de género diversas.

 

El objetivo de este programa es que no se repita la persecución y la violencia que ya padecieron hace más de 10 años los integrantes de la Mesa  LGBTI en barrios de la comuna 8. “Mientras planeábamos un carnaval por la diversidad nos dijeron que si lo llegábamos a realizar nos iban a tirar una bomba, que iban a volar plumas y sangre”, cuenta Andrés Gutiérrez, otro integrante del colectivo.

 

No solo hubo amenazas. También ocurrieron asesinatos, golpizas, se les restringieron sus actividades, fueron desplazados y objeto de violencia sexual. Por eso en el año 2016 se convirtieron en las primeras víctimas con orientaciones sexuales e identidades de género diversas reconocidas del conflicto armado en Colombia para su reparación colectiva.

 

“Este plan es un hito para los sectores LGBT en la política pública de reparación a víctimas, porque al ser el primer sujeto con este enfoque diferencial de orientaciones sexuales e identidades de género diversas se convertirán en pioneros para identificar acciones que podrán replicarse con otras poblaciones afectadas por la intolerancia y la violencia por su orientación sexual”, afirma Wilson Córdoba, director de la Unidad para las Víctimas en Antioquia.

  

Su implementación inició en el 2019 con una resolución de fortalecimiento organizacional, cuya primera medida fue la compra de una sede para la Corporación Casa Diversa y su dotación tecnológica, equipos de cómputo, audio y video, además de mobiliario e instrumentos musicales.

 

Jhon Restrepo, representante de la Mesa LGBT de la comuna 8 de Medellín, reitera que la conmemoración del 17 de mayo debe defender la diversidad y no repetición de la violencia por orientaciones sexuales.  © Unidad de Víctimas

 

 

Desde muy jóvenes, los integrantes de la Mesa LGBTI de la Comuna 8 de Medellín fueron violentados, discriminados y hasta desplazados de los barrios que habitaban por su condición de personas lesbianas, gays, bisexuales o transgénero.

 

En vez de esconder su orientación sexual “en el clóset”, desde hace 13 años varios jóvenes de las comunas se convirtieron en activistas de derechos humanos. Jhon Restrepo es uno de sus fundadores. Para él, esta conmemoración “no debe quedarse solo en una fecha para hacer bulla y poner la banderita de colores, sino una oportunidad para defender los derechos de las personas LGBTI y celebrar la diversidad de todos”.

 

Por experiencia propia, Jhon sabe del “matoneo y las discriminaciones que sufren en sus hogares y entornos sociales las personas tratadas de ‘maricas’, sobre todo los más jóvenes, pues están haciendo ese tránsito de construcción de identidad con estas orientaciones y nos llegan huyendo porque enfrentan este proceso solos, sin acompañamiento”.

 

El plan de reparación colectiva concertado con la Unidad para las Víctimas dispone de de 1.390 millones de pesos, que en los próximos tres años serán invertidos en medidas de fortalecimiento organizacional, rehabilitación emocional, de satisfacción y garantías de no repetición de la violencia con enfoque diferencial.

 

Entre estas medidas se cuentan una estrategia psicosocial denominada la Voz de los Cuerpos que, según Jhon, “se diseña para que las victimas LGBT puedan sanar esas heridas que deja el conflicto armado y hacer sus propios duelos”.

 

A la fecha, de acuerdo con el Registro Único de Víctimas, hay 4.971 víctimas únicas autorreconocidas como LGBTI. El colectivo ahora cuenta con una nueva sede en el barrio Los Mangos, que igual que la primera casa donde comenzó su resistencia ondea la bandera arcoíris como símbolo de diversidad y tolerancia.  

 

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos
Al suscribirme, acepto los términos y condiciones y autorizo el tratamiento de mis datos personales conforme a las finalidades y demás condiciones descritas en la política de tratamiento de datos personales de SEMANA.





¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.