junio 12 de 2018

Mujeres y Pueblos Indígenas en #Hidroituango

Por: Margarita Pacheco

Los descendientes del Pueblo Nutabe son los cañoneros del Río Cauca: pescadores, barequeros y campesinos del Movimiento Colombiano en defensa de los territorios afectados por las represas y la megaminería, que se llama Ríos Vivos Antioquia.  Esta organizacion ha sido clave en el reclamo de los derechos constitucionales de las familias refugiadas y evacuadas ante los altos riesgos generados por el represamiento del río. ¿Quienes son los cañoneros desplazados por Hidroituango?

El país sabe muy poco sobre la historia del resguardo indígena de San Pedro de Sabanalarga del cañon del Cauca. El resguardo fue creado a comienzos del siglo XVII. Fue disuelto y las tierras repartidas a sus habitantes, los indígenas Nutabes. A cada persona, sin distinción de género y edad, le fue adjudicado un número variable de cuadras de tierra, de manera individual o en común con otros propietarios.

Con apellidos españoles y Nutabes, se entregaron tierras a 950 indígenas que recibieron títulos de las tierras del cañon, correspondientes a los actuales municipios de Sabanalarga-Toledo y Buriticá-Ituango, a ambos lados del Río Cauca en las vertientes de las cordilleras Central y Occidental.

En su condición de propietarios de su territorio ancestral, pocos hicieron procesos de sucesión cuando los dueños originales fallecían. El acceso a la propiedad se hacía efectivo por el reconocimiento colectivo del derecho de sucesión. Cuando vendían la tierra, la mayoría de las veces no entregaban escritura o título de propiedad. Los derechos correspondían a tierras heredadas. Aun existen “los comunes”, tierras colectivas a las que pueden acceder los miembros de las familias herederas para cultivar maíz, pastar los animales o recoger leña.

Los cañoneros fueron reconocidos por el Ministerio del Interior en Abril del 2017 como integrantes del Cabildo Indígena Nutabe de Orobajo. Habitan tierras ancestrales a orillas del río Cauca y allí viven porque sus antepasados les dejaron el legado desde la época precolombina.

Los cañoneros, para EPM y la Gobernación de Antioquia, son enemigos del proyecto que no quieren el desarrollo. Despreciados porque luchan por su territorio y sus derechos, “ya se les compensó por sus casas y su tierra” para poder eliminarlos del paisaje, pagándoles a $170 pesos el metro cuadrado de tierra. Otros perdieron el río, base de sustento familiar, pues vivían en las playas del Cauca, que por ley son espacio público. Así fueron desalojados sin compensación. Son hombres y mujeres desplazadas de Sabanalarga, Peque, Ituango y Toledo, organizados en el Movimiento Rios Vivos.

El Pueblo Nutabe llamó Bedrunco al río Cauca. Ellos conocen mejor que nadie las especies de flora y fauna, la variabilidad del clima, los ciclos del agua, pero nunca fueron consultados por los expertos para analizar las dinámicas de las montañas y los posibles impactos de la represa en su tierra ancestral. “Como han dicho los ancestros Nutabes, al río no se doma, al “Patrón Mono” se respeta y venera, es como un dios, ¡No hay poder humano que lo pueda acorralar!

En el contexto asociativo, la Asociación de Mujeres Defensoras del Agua y la Vida “AMARUD”, está conformada por diferentes asociaciones de mujeres de los municipios de Sabanalarga, Ituango, Toledo, Briceño, Caucasia, Valdivia, Peque, San Andrés de Puerquia, Caucasia. Buscan fortalecer la voz de las mujeres. En las reuniones de los hombres casi no las dejan hablar, pero hoy reclaman ser escuchadas, opinar sobre su propia situación, ante el trauma de niños y ancianos a la deriva, sin escuelas ni atención en salud.

¿Cuál es el impacto de la megaobra en la vida de las mujeres y de los Pueblos Indígenas de la región? Isabel Zuleta, Presidenta y representante legal de AMARUD, explica la importancia de generar confianza ante la crisis humanitaria. Ellas mismas están recibiendo y distribuyendo las ayudas, donaciones y mercados, garantizando que las ayudas lleguen a quienes más lo necesitan (1).

El gran problema ambiental y social ocasionado por Hidroituango está afectando severamente la tranquilidad, los proyectos de vida, los medios de subsistencia y las viviendas de las comunidades ribereñas de 17 localidades, y amenaza a más de 120 mil personas. Esto sin contar el desplazamiento preventivo de los Pueblos Indígenas Embera Katio, Embera Chami, Senú y la comunidad Soibadó, que están en albergues no oficiales, en condiciones sanitarias de alto riesgo.

Los Pueblos Indígenas que han vivido en estas tierras desde épocas precolombinas sobreviven de la agricultura, pesca, recolección de plantas del bosque y la cacería. Tienen su propia lengua y creencias espirituales relacionadas con el entorno natural. Subsiste aún la práctica de la medicina tradicional a base de plantas y manejan su hábitat conservando la biodiversidad. La diversidad cultural y lingüística ha obligado a la Gerente Indígena del Departamento de  Antioquia a solicitar a EPM y al Departamento de Atención y Recuperación de Desastres, un tratamiento diferencial para los Pueblos Indígenas en la emergencia. El hecho es que la compleja problemática socio-ambiental, en época electoral, está siendo manejada por los mismos que la provocaron y son ellos los que deciden qué se debe hacer, con quién y cuándo. Los habitantes que no están censados y no portan una manilla, como los indígenas de Cáceres, aún no reciben ninguna atención humanitaria.

Los afectados por Hidroituango reclaman transparencia y participación a través de sus organismos representativos ante la Dirección de Derechos Humanos del Ministerio del Interior. Mientras no haya respuesta, reina un ambiente de desconfianza que mantiene a las comunidades en la zozobra.

Los cañoneros piden que sus representantes sean invitados a discutir sobre su situación y sobre el futuro de los ecosistemas rio arriba y rio abajo. La represa tendrá repercusiones no solo en el sitio donde se construye sino a cientos de kilómetros del río que se represa. Esta crisis afectará la vida de diferentes Pueblos Indígenas que sobreviven en la región. La Organización Indígena de Antioquia (OIA) informa que la situación más crítica se presenta en el municipio de Cáceres, con dos asentamientos del pueblo Senú; la Isla de la Dulzura y Puerto Santos. Más de 80 familias se desplazaron a la comunidad del Guarumo, en condiciones muy precarias. Son cerca de mil personas que comienzan a evacuar sus resguardos. A la evacuación se suman comunidades Embera Katio, Embera Chami, comunidad de Soibadó, del Municipio del Bagre.

Es oportuno analizar con una visión más integral lo que está sucediendo a nivel de la cuenca del Rio Magdalena-Cauca. Comenta Lisbeth Fog en Pesquisa Javeriana, un artículo científico (2) que plantea posibles escenarios y los efectos de las represas en la Depresión Momposina, sí se siguen construyendo más hidroeléctricas en la cuenca.

Ya hay 33 hidroeléctricas operando y dos en construcción, que ya están alterando la salud del afluente como un todo, en las planicies inundables de la depresión momposina, al norte de Colombia, ubicadas en los departamentos de Bolívar, Cesar, Córdoba, Magdalena y Sucre. El análisis predice la afectación sobre varias especies de peces migratorios, que sufren de la perturbación al modificar el caudal natural de los ríos. La tragedia para La Mojana apenas comienza.

Las especies de peces migratorios ya encuentran barreras cuando nadan aguas arriba para cumplir con sus ciclos de vida y llegar a sus áreas de desove. Las rutas de estas especies están bloqueadas por los muros de las hidroeléctricas. Uno se pregunta si EPM, en sus estudios de impacto ambiental, tomó en consideración los efectos del represamiento aguas arriba y aguas abajo de la represa, modificando los servicios ecosistémicos que presta el rio y sus afluentes a las comunidades ribereñas.

¿Estarán previstas las compensaciones ante los impactos en la vida de pescadores y barequeros a lo largo de la cuenca, fuera de la jurisdicción de Hidroituango? Razón tienen los evacuados de estar tan traumatizados por un futuro tan incierto. 

Hoy, las organizaciones exigen a la Procuraduría General de la Nación una investigación disciplinaria a la Empresas Públicas de Medellín EPM por la violación de derechos humanos ambientales en el desarrollo de Hidroituango entre 2010 y 2018. Piden que se esclarezca el asesinato de los líderes comunitarios Héctor Alberto George Pérez y Luis Alberto Torres Montoya del Movimiento Ríos Vivos Antioquia, quienes alertaron sobre la inminencia del desbordamiento y fueron asesinados los días 2 y 8 de mayo respectivamente.

El Movimiento responsabiliza a quienes estigmatizaron y atacaron a las comunidades rurales y al movimiento Ríos Vivos Antioquia, los ex-gobernadores: Luis Alfredo Ramos (2008-2011) como principal responsable de la emergencia, quien actuó como empresario y accionista mayoritario de Hidroituango. Amedrentó y amenazó con encarcelamiento a los defensores ambientales y propició la vulneración de derechos humanos y ambientales a través de acciones vinculadas con paramilitares. Sergio Fajardo Valderrama (2012-2015) quien omitió todos los reclamos y denuncias de las comunidades, dándole prioridad a los intereses económicos sobre el bien público y privado de las comunidades rurales. Luis Pérez (2016-2018) quien a través de sus recientes declaraciones públicas tildó de “telenovela” la catástrofe ambiental a la que se enfrentan las comunidades y la región, estigmatizando a los defensores y minimizando la grave problemática frente a la opinión pública.

El esclarecimiento público de las causas técnicas, políticas y ambientales que incidieron en esta tragedia no-natural deben ser investigadas para que se identifiquen públicamente y se judicialicen a los responsables. Esto implica determinar de manera expedita el detrimento económico y patrimonial a las finanzas públicas, que según algunas fuentes hoy asciende a 400.000 millones de pesos, se realice una caracterización de todas las comunidades en riesgo del Bajo Cauca Antioqueño y se les compense sin paternalismos, brindando tierras y proyectos productivos para las familias campesinas que perdieron sus modos de vida. El Movimiento Rios Vivos exige que la ANLA se pronuncie sobre la procedencia o improcedencia de las medidas anunciadas públicamente por EPM para atender la inundación y a los cañoneros, con el respeto que merece la diversidad cultural.  

 

(1) Donaciones a cuenta de ahorros de Bancolombia 319-814716-39 a nombre de AMARUD Asociación de Mujeres Defensoras del Agua y de la vida.

 

**

 

 POR MARGARITA PACHECO | @Margamiel

Columnista y consultora en comunicación ambiental 

Otra columna de este autor:

Colombia #VotaSostenible 


Las opiniones de los columnistas en este espacio son responsabilidad estricta de sus autores y no representan necesariamente la posición editorial de SEMANA RURAL

¡Suscríbete!

Y recibe primero una selección de los mejores contenidos y novedades de SEMANA RURAL. Nada de spam, promociones comerciales ni cosas aburridas.

Ingresa el correo que más utilices, gracias por ayudarnos




¡Comparte!



Foto de perfil del autor del comentario






Semana Rural. Un producto de Proyectos Semana S.A. financiado con el apoyo de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) a través del programa de Alianzas para la Reconciliación operado en Colombia por ACDI/VOCA. Los contenidos son responsabilidad de Proyectos Semana S.A. y no necesariamente reflejan las opiniones de USAID o del gobierno de Estados Unidos.